La cuenca del Segura inicia el año hidrológico con 300 hectómetros más de agua que en el anterior periodo

41
0

Sobre la Entidad

Confederación Hidrográfica del Segura
La Confederación Hidrográfica del Segura es un organismo de cuenca intercomunitaria, creado mediante de Real Decreto el 5 de marzo de 1926 para gestionar las aguas de su demarcación hidrográfica.
  • Río Segura.
  • Los pantanos de Fuesanta y Cenajo llegaron a estar prácticamente al 100% de capacidad, una situación que no se había dado nunca. 

La cuenca del Segura ha terminado el año hidrológico 2012-2013 con 760 hectómetros cúbicos de agua de reservas en los embalses, casi 300 más que los que tenía a su comienzo. La clave de este gran nivel de recursos reside en las intensas nevadas de la pasada primavera, que se produjeron en las cabeceras de los ríos Segura y Mundo, y no en las lluvias, que con 325 litros por metro cuadrado se situaron en la media del último decenio. Las reservas actuales garantizan al menos dos años de satisfacción de todas las demandas de los usuarios del Segura, manteniendo una política de distribución y consumo responsable.

Los pantanos de la cuenca almacenan 760 hectómetros cúbicos (hm3), al 67% de su capacidad total. El año pasado por estas mismas fechas tenían 464 hm3 y un porcentaje del 41%.

Los pantanos de la cuenca almacenan 760 hectómetros cúbicos.

De hecho, la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) debió hacer frente los pasados meses de marzo y abril a una situación extraordinaria en la zona de cabecera a causa del aumento de las aportaciones procedentes de las nevadas. Por primera vez en la historia de la cuenca del Segura, los mayores embalses de cabecera, Cenajo y Fuensanta, coincidieron a prácticamente el 100% de su capacidad. Camarillas y Talave también alcanzaron niveles máximos, lo que llevó a la CHS a realizar un programa controlado de desembalses que garantizara un margen de seguridad en los pantanos.

Riego extraordinario

El año hidrológico que ahora termina ha sido tan excepcional que la CHS permitió entonces un riego extraordinario, lo que redundó en beneficio de los agricultores de la cuenca. Esto conllevó un aumento controlado del caudal circulante en el Segura y sirvió para limpiar de sedimentos el río y la red de acequias, además de generar una masa de agua constante que potenció la recuperación medioambiental del ecosistema fluvial.

Comentarios