Cerdá: "Es el momento de buscar ese gran pacto nacional que, en definitiva, es un nuevo Plan Hidrológico Nacional"

47
0
47

El consejero de Agricultura y Agua, Antonio Cerdá, ha considerado que, tras la previsible aprobación de los planes de cuenca del Tajo y del Segura en el Consejo Nacional del Agua que tendrá lugar la semana que viene, "es el momento de buscar ese gran pacto nacional que, en definitiva, no es ni más ni menos que un nuevo Plan Hidrológico Nacional".

En una entrevista concedida a Onda Regional recogida por Europa Press, Cerdá ha confirmado que ya se está trabajando ya en este Plan Hidrológico Nacional, y ha apostado por "repetir" el último. Así, ha explicado que "se parte del que había, pero hay que actualizarlo y ver cómo están los recursos en cada una de las cuencas, ver los problemas que hay".

Ha lamentado que el anterior Gobierno socialista haya sido "tan negativo en estos aspectos del agua y una ministra que ha sido letal para la planificación de España, no ya de Murcia sólo, y que también ha terminado con una rica política trasvasista del PSOE, que ha estado a lo largo de todo el siglo XX implicado en solucionar los asuntos del agua".

Cerdá espera que el nuevo Plan Hidrológico Nacional resuelva el déficit de 480 hectómetros cúbicos de la Cuenca del Segura

A su juicio, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente actual, Miguel Arias Cañete, "quiere resolver el problema de toda España. Hay que pensar que el agua es de todos los españoles, y por lo tanto tienen que darle solución a los problemas que tiene España".

Cerdá ha confirmado que el 26 de diciembre acudirá al Consejo Nacional del Agua, donde se van a aprobar los planes de cuenca del Tajo y del Segura, y ha descartado que se puedan producir "sorpresas".

"Cuando el primer trimestre de 2014 se apruebe el plan de cuenca del Júcar, todos los planes de cuenca habrán terminado y será el momento de empezar con la planificación, es decir, intentar ver la situación en la que se encuentran todas las zonas de España para ver dónde falta y donde sobra y buscar como dice el ministro ese gran pacto nacional", ha avanzado el consejero.

Cerdá espera que el nuevo Plan Hidrológico Nacional resuelva el déficit de 480 hectómetros cúbicos de la Cuenca del Segura. Se trata, ha añadido, de un "déficit notable que sólo se puede resolver con caudales procedentes de cuencas externas". Ha admitido que las desaladoras "pueden ayudar en momentos de dificultad", pero ha advertido que el precio de su agua "es bastante caro para los agricultores".

Plan de Cuenca del Tajo

Por otro lado, ha valorado el Plan de Cuenca del Tajo como "el hecho más importante que le ha acaecido al trasvase Tajo-Segura desde que está en funcionamiento, es decir, en los últimos 35 años, y así creo que lo entienden los regantes".

Ha defendido que "aporta seguridad jurídica" porque el trasvase "se ha sacado del Plan de Cuenca del Tajo y está en el Plan Hidrológico Nacional, que es donde tiene que estar, y las reglas de explotación ya no son arbitrarias, sino que están sometidas ya a una ley y, por lo tanto, todo el mundo sabe a qué juega".

Por ejemplo, remarca que la cesión de derechos "se ha admitido" y "habrá un control desembalses". Es decir, a su juicio, "se dan una serie de avances en cuanto al funcionamiento del trasvase, cosa que hasta ahora no había sucedido".

Efectivamente, ha admitido que para llegar a un pacto "hay que tener voluntad de pactar", y cuando se tiene voluntad de pactar "todo el mundo tiene que ceder algo". En este sentido, la Cuenca del Segura "ha cedido de los 240 a los 400 hm3", y los 160 hm3 de diferencia "se abonan una vez y una vez estén abonados sigue funcionando exactamente igual. Pero a diferencia de antes, ahora hay seguridad jurídica".

Admite que la negociación ha sido larga, pero afirma que "por primera vez, hay un Gobierno de Castilla-La Mancha que no tiene voluntad de eliminar el trasvase".

En este sentido, recuerda que el Gobierno murciano "partía de una situación bastante "complicada y difícil", con un Plan de Cuenca elaborado por el Gobierno manchego socialista de José María Barreda, cuyo objetivo "era cargarse el trasvase a partir del 2015".

"Esto ha habido que reelaborarlo otra vez y había una voluntad por parte del Gobierno central, por parte del actual Gobierno de Castilla-la Mancha y una colaboración también de los gobiernos de Murcia y Valencia", ha aseverado.

Anterior propuesta del Plan de Cuenca del Tajo

Recuerda que el Gobierno socialista de Barreda planteaba precisamente "un aumento de los caudales ecológicos, que hacían inviable el trasvase". Si se hubiera tenido que abastecer desde la cabecera, Cerdá advierte que "no hubiera quedado agua para trasvasar".

En cambio, los caudales ecológicos "han quedado igual que estaban", con lo que la Cuenca del Segura "dispone de los mismos caudales en función, como es natural, de la climatología, y los años que más llueva podremos trasvasar más y los años que menos llueva trasvasaremos menos, pero dependemos de los excedentes, que varían en función de la pluviometría".

Esta situación, indica, "no es nueva" y en la cuenca del Segura "estamos acostumbrado a ello" porque "tenemos ciclo de lluvia en los que entra mucha agua a Entrepeñas y Buendía", y también hay ciclos en los que "también hay más sequía" pero se ha mostrado seguro en que "lo superaremos".

Comentarios