Cataluña reitera su rechazo al Plan Hidrológico del Ebro y lamenta la falta de diálogo

48
0
48

El conseller de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, Santi Vila, ha reiterado este viernes su rechazo frontal al nuevo plan hidrológico del Ebro aprobado este viernes por el Consejo de Ministros y ha lamentado la falta de diálogo del Gobierno en la aprobación de un modelo que considera "lesivo" para la conservación del río y para evitar la regresión del Delta.

En una atención a los medios convocada para reaccionar al anuncio del Ejecutivo central, Vila ha recordado que los 3.000 hectómetros cúbicos anuales confirmados en el tramo final del río son menos de la mitad de los 7.000 que solicitaba la Generalitat y entidades ambientalistas de la zona, como la Plataforma en Defensa del Ebro (PDE), una diferencia que considera "descomunal".

Los 3.000 hectómetros cúbicos anuales confirmados en el tramo final del río son menos de la mitad de los 7.000 que solicitaba la Generalitat 

El conseller, que en mayo anunció que si el plan se aprobaba como estaba redactado la Generalitat acudiría a Bruselas para recurrirlo, ha precisado este viernes que los servicios jurídicos del Govern ya están estudiando si el plan vulnera la directiva europea del agua en lo relativo a los caudales ecológicos mínimos o si reduce las competencias autonómicas.

Vila ha hecho una "valoración francamente negativa" del plan y lo ha puesto de ejemplo de cómo no deben hacerse las cosas entre administraciones, aunque ha reconocido que su elaboración era imperativa y respondía a un mandato directo de las instituciones europeas.

Asimismo, ha considerado que el Gobierno ha sido "excesivamente prisionero" de las comunidades de regantes y de las peticiones de las comunidades autónomas por las que transcurre el Ebro, lo que ha comportado que el plan final, a su entender, no tenga como prioritarios los criterios medioambientales.

Vila ha criticado también la falta de diálogo con el Gobierno central ya desde julio de 2013, cuando el Consejo Nacional del Agua emitió un informe favorable al proyecto con 72 votos a favor y 9 en contra -los de Generalitat y entidades ecologistas-, aunque ha admitido que la postura del Ministerio ha sido siempre la de considerar que era imperativo aprobar un plan y, en todo caso, dialogar más en profundidad cuando se tenga que renovar, a partir de 2015.

"Fijaros si ha habido poco diálogo que desconozco si ha habido cambios" en el texto final respecto al que aprobó el Consejo, ha expresado, aunque también ha puntualizado que en las próximas semanas concretarán qué vía utilizarán para oponerse al plan.

El Parlament ya acordó en octubre una moción de rechazo al plan hidrológico con los votos de CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP en la que instaba al Govern a emprender las acciones legales pertinentes para lograr su modificación.

La PDE, que ganó una gran notoriedad y vehiculó las protestas contra el primer plan que se aprobó durante el Gobierno de José María Aznar, finalmente retirado, lleva meses alertando que denunciará ante la Unión Europea (UE) el plan, al considerar que es inasumible e implica la destrucción del Delta, tanto por la puesta en marcha de 495.000 hectáreas de regadío -también en Cataluña- como por la construcción de 40 nuevos embalses.

Comentarios