El nuevo Plan del Júcar perpetúa la injusticia histórica, según UPA

24
0
24
  • Júcar (Wikiepedia).

La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Castilla-La Mancha ha afirmado que el nuevo Plan del Júcar perpetúa "la injusticia histórica", mientras el Levante "avanza en sus derechos con el agua de la región".

UPA, que se ha congratulado de que la ciudad de Albacete no tenga que pagar por beber agua del Júcar en tiempos de sequía, ha lamentado que se siga manteniendo "la filosofía" que ha inspirado un Plan del Júcar, "injusto con la tierra, además de ilegal e inconstitucional, y que mantiene como objetivo principal el que lleguen los máximos recursos a la Comunidad Valenciana en detrimento de Castilla-La Mancha", tal y como ha informado en nota de prensa UPA Castilla-La Mancha.

UPA se ha congratulado de que Albacete no tenga que pagar por beber agua del Júcar en tiempos de sequía

Así pues, la Unión de Pequeños Agricultores ha señalado que el proceso de planificación del Júcar "no ha respetado las líneas rojas que nunca deberían haberse traspasado", por lo que, a su juicio, se "han vulnerado escandalosamente" actuaciones como la de "garantizar la preferencia de uso de la cuenca cedente y atender las necesidades presentes y futuras de la tierra", algo que la organización venía reclamando en sus alegaciones.

"Aunque el nuevo borrador mejora algunos aspectos esenciales para la región como son que Albacete no va a tener que pagar un sobrecoste por utilizar agua del Pantano de Alarcón en situaciones de sequía, se adelanta el inicio de las obras para prevenir inundaciones y se incrementa la reserva de recursos para atender algunas actuaciones de regadío de 65 a 100 hectómetros cúbicos, este Plan sigue siendo injusto con la tierra, además de ilegal e inconstitucional", ha aseverado.

En este sentido, UPA Castilla-La Mancha ha comentado que el ciclo hidrológico en la cuenca hidrográfica del Júcar "no se respeta", ya que se trasvasa el agua desde la cuenca hidrográfica del Júcar, "que siendo en principio excedentaria, acaba siendo deficitaria". "Déficit que la Confederación plantea sea cubierto por el Plan Hidrológico Nacional, es decir, por otros aportes externos. A efectos prácticos lo que provoca es que el uso del agua en otras cuencas limita las dotaciones de los regantes de Albacete y Cuenca".

"Injusto para la tierra"

Asimismo, ha continuado, aunque perpetúa los trasvases desde el Júcar, "es curioso como en el nuevo Plan desaparece el concepto de trasvase interno, que tiene como objetivo producir una ruptura de los principios de unidad de cuenca y de los sistemas hidráulicos".

"De esta forma, se conculca el principio de prioridad de la cuenca cedente, ya que desaparece de la norma el concepto de cuenca hidrográfica, sustituyéndolo por el sistema de explotación de recursos, que en el caso del Júcar se convierte en un artificio para llevar agua al Palancia, Turia y la Albufera, para usos que de esta forma adquieren la misma prioridad que los propios de la cuenca hidrográfica del Júcar", además de "vulnerar la Ley de Aguas, la Directiva Marco de Agua 2000/60/CE y la Instrucción para la Planificación hidrológica", ha asegurado.

Así pues, para UPA esta situación "llevará al absurdo", puesto que Castilla-La Mancha "debe pedir el aporte de agua externa al sistema al Plan Hidrológico Nacional, incluso disponiendo de más agua en el Júcar, que las demandas reales que tenemos", ha afirmado.

"Verdaderos trasvases"

En este sentido, consideran que el borrador de Plan Hidrológico contiene "verdaderos trasvases" a otras cuencas hidrográficas incluidas en la Demarcación, aunque ya no tengan esa consideración en la norma.

Consideran que el borrador de Plan Hidrológico contiene verdaderos trasvases a otras cuencas hidrográfica

"El nuevo Plan del Júcar reconoce que deja de atender 60 hectómetros cúbicos de los derechos de agua legales que hoy tienen los regantes de la mancha oriental y además plantea que para 2027 el volumen de las extracciones de agua subterránea deberá ir gradualmente reduciéndose de 320 hectómetros cúbicos a 260. Es decir, se nos recortan otros 60 hectómetros cúbicos", ha señalado.

Además, ha continuado, la cuenca hidrográfica del río Júcar pasa de ser excedentaria a ser deficitaria pero solo para los usos de regadío de La Mancha Oriental. "La masa se considera en mal estado cuantitativo y eso genera más problemas. Por ejemplo, anualmente un Plan de Actuación en esas masas y un Plan de Extracciones que aprobará la Junta de Gobierno, controlada por el Levante, y que dirá el agua que podemos extraer anualmente", ha detallado.

"En las masas de agua subterránea que no se encuentren en buen estado cuantitativo, no se otorgarán nuevas autorizaciones acogidas al artículo 54.2 del texto refundido de la Ley de Aguas con destino a regadío, permitiéndose únicamente con destino al abastecimiento urbano o al uso industrial cuando sea, en este caso, inviable la conexión a las redes de abastecimiento", ha afirmado.

Para la Unión de Pequeños agricultores, "esto es una limitación más al uso del agua en Castilla-La Mancha, ya que con el nuevo Plan no se van a poder poner en marcha pozos de hasta 7.000 metros cúbicos, importantes por ejemplo para el cultivo de viñedo en toda la zona de la Manchuela".

Finalmente, han comentado que el nuevo Plan del Júcar "condena a los agricultores de la Comunidad Autónoma a competir con sus productos en un mercado globalizado en clara desventaja con el resto productores de otras zonas, que con nuestra agua no van a ver limitados sus caudales y por lo tanto tampoco la viabilidad de sus explotaciones", al tiempo que también ha lamentado que "se abandone a los jóvenes que quieran incorporarse al sector sin ofrecerles una garantía para poder regar sus futuros cultivos".

Comentarios