El Gobierno andaluz pide a Málaga implicación en el futuro Plan Hidrológico de las Cuencas Mediterráneas

67
0

Sobre la Entidad

Junta de Andalucía
La Junta de Andalucía es la institución en que se organiza el autogobierno de la Comunidad Autónoma de Andalucía.
  • La insuficiencia de caudales fluyentes y la contaminación por aguas residuales urbanas son aspectos que abordará el documento para resolverlos.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación el Territorio ha celebrado en Málaga una jornada en la que ha dado a conocer a Administraciones públicas, agentes sociales y económicos de la provincia los temas más importantes que se han incluido en el documento que servirá de base para la elaboración del futuro Plan Hidrológico de las Cuencas Mediterráneas Andaluzas, que tendrá vigencia entre los años 2016 y 2021. En este encuentro se ha presentado el denominado Ciclo de Planificación Hidrológica -de la Directiva Marco de Agua de la Unión Europea-, que tiene como objeto prevenir el deterioro y mejorar el estado de los ecosistemas acuáticos, así como promover el uso sostenible del agua. El director general de Planificación y Gestión del Dominio Público Hidráulico, Juan Serrato, ha presidido el acto de presentación del Ciclo de Planificación Hidrológica junto con el delegado territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Javier Carnero.

Uno de los elementos más importantes en el procedimiento, que viene a revisar el Plan Hidrológico 2009-2015, es la elaboración de lo que se conoce como el Esquema Provisional de Temas Importantes (EPTI). Este esquema servirá de nexo de unión entre los documentos iniciales y la propuesta definitiva. El objetivo es identificar, definir y valorar los problemas que más preocupan a Málaga y, en general a la Cuenca Mediterránea Andaluza, así como plantear y valorar las posibles alternativas de actuación para solucionarlos y concretar posibles decisiones, para incorporarlas en el futuro Plan. El plazo de exposición pública de los informes –de seis meses- finalizará el próximo mes de agosto.

La Cuenca Mediterránea Andaluza abarca 17.962 kilómetros cuadrados entre el Campo de Gibraltar (Cádiz) y la desembocadura del río Almanzora (Almería), en las provincias de Cádiz, Málaga, Granada y Almería. Esta demarcación, la más extensa entre las situadas íntegramente en el territorio andaluz, tiene unos recursos disponibles de 1.075,4 hectómetros cúbicos. La población residente supera los 2,4 millones de habitantes, a los que hay que sumar los numerosos visitantes que eligen el territorio como destino turístico.

En Málaga, los aspectos más importantes relacionados con el futuro plan hidrológico se refieren a la insuficiencia de caudales fluyentes

Temas prioritarios en la provincia de Málaga

Javier Carnero ha señalado que en la provincia de Málaga, los aspectos más importantes relacionados con el futuro plan hidrológico se refieren a la insuficiencia de caudales fluyentes, la contaminación por aguas residuales urbanas, las alteraciones e inestabilidad de los cauces y del frente litoral, junto con la contaminación por nitratos de origen agrario, o la sobreexplotación de acuíferos, entre otros.

En este sentido, ha explicado que la insuficiencia de caudales fluyentes se debe al exceso de volúmenes aprovechados, además de la inestabilidad de los cauces o la regulación de embalses y trasvases internos, lo cual precisa la puesta en marcha de una serie de medidas encaminadas a reducir este déficit, entre las que se encuentra la elaboración de un inventario de aprovechamientos ilegales o el desarrollo de obras de restauración hidromorfológica de los cauces desestabilizados, además de iniciativas encaminadas a reducir las necesidades de captación alta en regadíos o campos de golf.

En lo que respecta a la contaminación por aguas residuales urbanas, es una problemática que afecta debido a la ausencia de estaciones de depuración en pequeños núcleos poblacionales o por las deficiencias en las redes de saneamiento y depuración actuales, para lo que se prevé completar las actuaciones de depuración en los núcleos poblaciones afectados existentes en las comarca del Alto Guadiaro, la comarca Norte de Málaga, el Medio y Bajo Guadalhorce y algunos núcleos de La Axarquía. Al mismo tiempo, para paliar esta problemática el EPTI también define la necesidad de adecuar las instalaciones de depuración ya existentes, así como la mejora y rehabilitación de las redes de saneamiento.

Por otro lado, las alteraciones morfológicas e inestabilidad en los cauces y del frente litoral vienen motivadas por las presas, la destrucción de la vegetación de ribera, o las infraestructuras de costa que afectan la dinámica del litoral. Para solucionar esta cuestión se define la necesidad de adecuar las infraestructuras existentes para que cumplan tanto con los caudales ecológicos como con la conservación hidromorfológica de los cauces, así como actuaciones encaminadas a la recuperación de márgenes y riberas. Junto a ello, también se precisa la realización de actuaciones encaminadas a la regeneración, restauración y protección de las playas del litoral malagueño.

Por último, otro de los aspectos definidos en el documento de trabajo como problemática para la que se precisan actuaciones de intervención hidráulica están relacionados con la contaminación por nitratos de origen agrarios, o la sobreexplotación de acuíferos y procesos de salinización que pueden tener afección a hábitats y especies de interés, como es el caso de la Laguna de Fuente de Piedra.

Para solucionar todos estos problemas, según ha advertido Javier Carnero, “es necesaria una implicación activa de los propios usuarios y de las administraciones públicas en función de sus competencias -locales, provinciales, autonómicas, nacionales o europeas-. Por eso, lo importante es que todos nos concienciemos de que podemos hacer mucho por conseguir una buena gestión del agua en la provincia puesto que en ello nos va la sostenibilidad de nuestros sectores económicos y nuestra propia supervivencia”. 

Comentarios