España ha elevado a la Unión Europea 15 de los 25 planes de cuenca que debería haber enviado en 2009

61
0
61
  • Arias Cañete y Ramos con los consejeros autonómicos de las cuencas de Tajo, Segura y Júcar
  • Aún quedan pendientes los planes de cuenca de las Islas Canarias, que son de competencia autonómica.

España ha enviado a la Comisión Europea y a los Estados Miembro un total de 15 planes hidrológicos de cuenca, del total de 25 demarcaciones hidrográficas del conjunto del país, aunque quedaría pendientes aún los planes Canarias, que son de competencia autonómica, y con ello finalizaría la primera fase de planificación hidrológica de todas las cuencas españolas.

De acuerdo con la normativa, la comunicación de la aprobación de los planes hidrológicos a Bruselas se realiza a medida que los mismo concluyen su tramitación, según han informado a Europa Press fuentes del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, que apuntan que este requisito figura en el artículo 15 de la Directiva Marco del Agua, que establece que los planes aprobados deben comunicarse a la Comisión Europea y a otros estados miembro interesados.

Así, han explicado que España informa mediante el envío material de todos los documentos del plan grabados en un DVD desde el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a través del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación y a través de la Oficina de Representación de España en Bruselas.

Además, de forma complementaria se remite la documentación vía telemática, cumplimentando una base de datos alfanumérica y espacial creada por la Comisión a tal efecto, que alimenta el Water Information System for Europe (WISE), a través del portal Reportnet establecido al efecto.

En la actualidad España incumple la Directiva de Agua desde finales de 2009, ya que la primera fase de planificación hidrográfica debía concluir en esa fecha para iniciar la fase de revisión, que culmina en 2015. A partir del próximo año, el conjunto de los Veintiocho deberán iniciar el segundo ciclo de planificación, cuyo plazo expira en 2021.

Por este incumplimiento de la ley, el Reino de España se enfrenta a sanciones de varios millones de euros. En aquella fecha, únicamente había sido aprobado el plan de las cuencas internas de Cataluña que posteriormente ha sido recurrido por el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña por temas competenciales.

El último plan que ha sido aprobado ha sido el del Ebro. Así, estos catorce planes hidrológicos son los de Ceuta, Melilla, Islas Baleares, Duero, Cantábrico Occidental, Cantábrico Oriental, Guadiana, Guadalquivir, Miño-Sil, Galicia-Costa, Tinto-Odiel-Piedras, Guadalete-Barbate y Cuencas Mediterráneas Andaluzas, que se suma al único aprobado por el anterior Ejecutivo, el del distrito fluvial de Cataluña.

Tajo, Segura y Júcar, los últimos

Los últimos planes de cuenca en tramitación son el Tajo, Júcar y Segura, que han sido informados favorablemente por el Consejo Nacional del Agua y que están pendientes de aprobación por el Consejo de Ministros. El plan del Júcar ha sido analizado esta misma semana en la última reunión del Consejo del Agua.

Esta semana, el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que ha defendido la gestión del Ejecutivo y su "enorme esfuerzo" en esta materia para superar el retraso acumulado y ha agradecido el "trabajo constante" con las comunidades autónomas.

"Hemos seguido avanzando en los pactos del agua para aprobar, en poco más de dos años, 14 planes de cuenca e impulsar la tramitación del resto"-- ha subrayado. --"En poco más de dos años estamos haciendo lo que no fue capaz de hacer en ocho años el Gobierno anterior".

Por otro lado, el Gobierno ha prometido que una vez finalice la planificación se tratará de lograr un "gran" pacto nacional del agua que garantice agua en cantidad y calidad de forma integral y solidaria a toda España. Después del pacto, se realizará el nuevo Plan Hidrológico Nacional que incluya los acuerdos alcanzados en las cuencas y que según ha manifestado en distintas ocasiones el ministro "no descarta ninguna tecnología", lo que abriría la puerta a nuevos trasvases y obras hidráulicas como embalses.

Comentarios