La Mesa pel Xúquer estudiará su respuesta al nefasto Plan de Cuenca

35
0
35

La Mesa pel Xúquer se reunirá este sábado para analizar el Plan de Cuenca del Júcar aprobado por el Consejo Nacional del Agua, un documento que han calificado de "nefasto", y decidir qué medidas tomar para evitar que este plan "arruine el futuro del río, de La Albufera y de la agricultura de la comarca" de La Ribera.

Xúquer Viu ha convocado a la Mesa pel Xúquer -formada por respresentantes de esa plataforma, regantes, alcaldes, organizaciones ecologistas, sindicales, agrarias y sociales- para el sábado 5 de abril a las 11.00 horas en su sede de la Mancomunidad de la Ribera Baja, en Sueca (Valencia).

Las mismas fuentes han incidido en que el plan aprobado "no ha podido ser peor, no sólo para el futuro del Júcar y de La Albufera, sino también para los intereses de La Ribera, que ha salido mal parada, por no decir humillada, en el documento definitivo".

Censuran que el plan "mantiene los mismos errores que el plan anterior de 1998 y no da solución a los principales problemas del Júcar

Asimismo, censuran que el plan "mantiene los mismos errores que el plan anterior de 1998 y no da solución a los principales problemas del Júcar". En este sentido, insisten en que el documento definitivo "no contempla unos caudales ecológicos suficientes y adecuados para el Júcar y La Albufera" y, por el contrario, "aumenta los caudales para regar La Mancha, consagrando la sobreexplotación del acuífero que proporcionaba agua al Júcar".

"Niegan una concesión de agua del río para beber a La Ribera y, en cambio, se la dan al Vinalopó para el negocio y la especulación. Y para mayor humillación, el plan establece que los ahorros provocados por la modernización del regadío en La Ribera irán también al Vinalopó y a Alicante, en lugar de compensar los caudales del Jñucar y La Albufera", han criticado desde Xúquer Viu.

Además, han insistido en que "por si fuera poco, el 26 de marzo el ministro de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y el vicepresidente del Consell, José Císcar, firmaron un protocolo "que consuma la traición a La Ribera" y contempla "la construcción de un nuevo trasvase desde Cortes o Antella que supondrá el deterioro irreversible del Júcar y perjudicará gravemente el futuro de nuestra comarca".

Comentarios