Aqualia
Connecting Waterpeople
Newsletters temáticos de iAgua
Tratamiento, Digitalización, Cambio Climático, Agro, Data, LATAM, México. ¡Elige el tuyo y suscríbete!

Marianne Kjellén: "El agua es un tema transversal crucial para el logro de la Agenda 2030"

1
69
  • Marianne Kjellén: " agua es tema transversal crucial logro Agenda 2030"
    Proyecto iWaSH de Filipinas. Foto: Erwin Lim.

Sobre la Entidad

PNUD
Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD)
Almar Water Solutions
Minsait
· 69
1

Para tener una mejor comprensión del Día Mundial del Agua, que se celebró el pasado el 22 de marzo, y abordar las razones por las que muchas personas se están quedando atrás, hablamos con Marianne Kjellén, Asesora Senior en temas de Aguas en el Programa de Gobernabilidad del Agua y de los Océanos del PNUD, que nos cuenta cómo está trabajando la organización para alcanzar la meta de agua (ODS6) para el año 2030.

Pregunta: En primer lugar, nos gustaría conocer brevemente su trayectoria profesional y las funciones que desempeña en el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Respuesta: Trabajo como Asesor Senior en temas de Aguas en el Programa de Gobernabilidad del Agua y de los Océanos del PNUD, en la Oficina de Apoyo a Políticas y Programas. En este puesto, me encargo de asesorar sobre la posición del PNUD y su participación en iniciativas globales relacionadas con políticas de aguas, y proporciono apoyo a las operaciones en el terreno de las oficinas del PNUD en los países y los centros regionales.

Completé mi formación académica en geografía humana. Trabajo en la gobernanza del agua, es decir, las relaciones y estructuras que determinan quién tiene agua, cuánta, cuándo y cómo, en varios contextos, como la gestión medio ambiental en zonas urbanas, el abastecimiento y saneamiento, y enfoques inclusivos para la reducción de la pobreza y la desigualdad. Mi experiencia en investigación abarca estudios de colaboración público-privada en relación con formas formales/oficiales e informales/no oficiales de distribuir el agua.

Tengo más de veinticinco años de experiencia trabajando en el ámbito del agua y el desarrollo. Antes de incorporarme al PNUD en 2016, trabajé en el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo (SIWI), y anteriormente en el Instituto de Medio ambiente de Estocolmo (SEI) y la Universidad de Estocolmo. Trabajé durante tres años como Profesional Junior en la oficina del PNUD en Tanzania en la década de los 90, antes de realizar el doctorado (que estudia el caso de Dar es Salaam, en Tanzania). Por lo tanto, estar de vuelta en la sede central del PNUD es como volver a casa. 



Marianne Kjellén, Asesora Senior en temas de Aguas en el Programa de Gobernabilidad del Agua y de los Océanos del PNUD.

P.- ¿Qué tipo de actividades lleva a cabo el PNUD relacionadas con el agua y el saneamiento?

R.- El agua es un tema transversal, crucial para lograr la Agenda 2030. Está relacionada con aspectos sociales, medio ambientales y económicos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). La mayoría de los proyectos del PNUD relacionados con el agua probablemente tienen que ver con ayudar a comunidades que se enfrentan a los efectos del cambio climático u otros retos para la sostenibilidad de sus sistemas de aguas. Normalmente conllevan una ampliación o adaptación del sistema de abastecimiento y saneamiento existente, que puede necesitar reparaciones, ampliación o mejoras en la gestión para poder servir mejor a los usuarios a los que está destinado.

En términos generales, el Programa de Gobernabilidad del Agua y de los Océanos del PNUD (www.undp.org/water) está dirigido a la reforma de la 'gobernanza' para abordar estratégicamente los retos relacionados con los recursos de agua dulce y recursos marinos, e impulsar el cumplimiento de los ODS 6 y 14. Esto implica promover la gestión integrada de los recursos hídricos (GIRH) y ayudar con su aplicación transfronteriza, generalmente con el apoyo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).

En cuanto a la gestión del conocimiento y el desarrollo de capacidades, incidimos en las interconexiones y flujos de materiales en relación con la GIRH y la gestión de las zonas costeras a través de enfoques "desde la fuente hasta el mar" (source to sea: S2S) o "desde la montaña hasta el arrecife". El trabajo también trata aspectos como la resiliencia frente al clima, y cuestiones transversales como los derechos humanos, la igualdad de género y la integridad (lucha contra la corrupción). A través de Cap-Net PNUD se conectan redes de desarrollo de capacidades para la gestión sostenible del agua en todo el mundo. Recientemente se han finalizado o actualizado materiales formativos sobre Adaptación al Cambio Climático y Gestión Integrada de Recursos Hídricos y sobre Poblaciones Indígenas y Gestión Integrada de Recursos Hídricos.  

El agua es un tema transversal, crucial para lograr la Agenda 2030

P.- ¿Con qué organizaciones trabajan para llevar a cabo estos proyectos?

R.- La ejecución sobre el terreno normalmente se realiza con colaboradores locales u organizaciones gubernamentales locales o nacionales, en parte porque de esa manera se tiene conocimiento del contexto, y en parte para asegurar que localmente se asume la responsabilidad del proceso de desarrollo. El PNUD se compromete con la iniciativa "una ONU" y trabaja junto con otras entidades de Naciones Unidas, como ONU Medio Ambiente y otras, en la implantación de muchos de los programas transfronterizos respaldados por el FMAM.

A nivel global, la colaboración con otras entidades de Naciones Unidas se coordina a través del mecanismo de colaboración ONU-Agua. Como Asesor Senior en temas de Aguas soy el representante del PNUD en el trabajo de ONU-Agua, y canalizo las contribuciones del PNUD, por ejemplo al  Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos (WWDR) que elaboran conjuntamente los socios y miembros de ONU-Agua. ONU-Agua también es un foro para hablar de cuestiones y posiciones conjuntas sobre políticas relacionadas con los retos mundiales del agua.

Por otra parte, el PNUD trabaja en estrecha colaboración con sus principales socios internacionales en relación con el ODS 6: el Instituto Internacional del Agua de Estocolmo, responsable de la iniciativa del PNUD y SIWI para la gobernanza del agua (Water Governance Facility, WGF), y la Asociación Mundial para el Agua (Global Water Partnership) que actualmente es responsable de las actividades de Cap-Net PNUD.

P.- De estas actividades, ¿Cuáles destacaría por su impacto social?

R.- En este contexto destacaría el programa iWaSH (agua, saneamiento e higiene integrados) en Filipinas. Es un buen ejemplo de colaboración a largo plazo en la que el PNUD ha apoyado los esfuerzos del gobierno para proveer servicios de agua y saneamiento sostenibles a comunidades sin agua.[1] También es un ejemplo del modelo que solemos seguir: programas de mayor tamaño (como el programa SALINTUBIG del gobierno Filipino) proporcionan la infraestructura y el PNUD (a menudo en colaboración con UNICEF) complementan aspectos relacionados con la gobernanza para asegurar la transparencia, la rendición de cuentas y la participación en la implantación y mantenimiento de programas. El programa iWaSH aprovecha el anterior apoyo por parte de España a través del Fondo para los Objetivos de Desarrollo del Milenio y el posterior Fondo para los Objetivos de Desarrollo Sostenible, junto con el programa GoAL WaSH (Gobernanza, Fomento y Liderazgo en cuestiones relacionadas con el Agua, el Saneamiento y la Higiene) que recibe el apoyo de la Agencia de Cooperación Internacional para el Desarrollo de Suecia (Sida).

En cuanto al impacto social, sobre todo ha mejorado la comunicación entre los gobiernos locales y las comunidades en los municipios sin agua, por ejemplo mediante campañas informativas sobre la calidad del agua y fuentes alternativas de agua. Una parte importante de la comunicación y de crear una atmósfera de confianza mutua han sido los Códigos de Servicio al Cliente a nivel Local que se probaron hace unos años. Se trata de contratos sociales desarrollados a través de un proceso participativo entre las comunidades y los proveedores de servicios. Definen el nivel de servicio, así como las funciones y responsabilidades de usuarios y proveedores, acordados mutuamente. La adopción de dichos códigos y la mayor transparencia con la participación activa de los usuarios en la gestión de los servicios han dado lugar a una mayor tasa de conexiones al servicio, tarifas y cobro más eficaces, y un uso del agua más eficiente.

Para una gestión integrada de los recursos hídricos es necesario entender el papel del agua en todas las partes de la economía, el medio ambiente y el sistema social

P.- ¿Cuáles son los principales obstáculos que encuentra el PNUD a la hora de llevar a cabo estos proyectos?

R.- Hay muchos obstáculos o desafíos que abordar. La magnitud y las interdependencias del reto del desarrollo constituyen un problema en sí mismo: al realizar intervenciones aisladas se corre el riesgo de no tener en cuenta posibles sinergias o conflictos con otros aspectos del desarrollo. Para una gestión integrada de los recursos hídricos es necesario entender el papel del agua en todas las partes de la economía, el medio ambiente y el sistema social. Es más fácil decirlo que hacerlo.

Un obstáculo relacionado tiene que ver con la coordinación necesaria a nivel local de todo el esfuerzo de desarrollo, para asegurar que se usan los recursos disponibles (financieros, humanos y naturales) de la mejor forma posible. El PNUD asiste en este sentido mediante el fomento de sistemas que sean transparentes, con mecanismos de rendición de cuentas, e inclusivos. El enfoque inclusivo y participativo es crítico para garantizar un uso adecuado de los recursos.

Otra traba son las dificultades que encuentran las administraciones locales y nacionales para entender y expresar sus propias necesidades. Es importante el empoderamiento de comunidades locales, municipios y gobiernos para resolver los retos relacionados con el agua más acuciantes. Tratamos de ofrecer apoyo en este sentido, con lo que llamamos la "gobernanza del agua", intervenciones que normalmente se centran en el desarrollo de capacidades a nivel individual y de instituciones. También promovemos procesos en los que intervienen todas las partes interesadas para evaluar los problemas, definir prioridades y el modo de proceder.

Otro de los retos a los que nos enfrentamos es tener que mostrar resultados rápidamente, cuando se trata de procesos que tardan en dar fruto. Las inversiones directas en infraestructura física y ampliación de servicios son importantes y dan lugar a resaltados demostrables rápidamente. Sin embargo, muchos sistemas de aguas no consiguen prestar los servicios para los que se construyeron. Esto muestra la necesidad de crear una institución que pueda invertir, mantener, ampliar, y, sobre todo, seguir prestando los servicios por sí misma. Para ello es necesaria una inversión a largo plazo en marcos legales e institucionales, la capacidad en cuanto a recursos humanos para administrar el sistema, incluida la forma de recuperar los costes operativos o gestionar subsidios de forma transparente y profesional. La capacidad institucional es clave para tener un impacto sobre el desarrollo. No obstante, es difícil de medir y tarda tiempo en dar fruto.

Es importante el empoderamiento de comunidades locales, municipios y gobiernos para resolver los retos relacionados con el agua más acuciantes

P.- ¿En qué zonas del mundo considera el PNUD que hay más dificultades en relación con el agua, saneamiento y grupos marginados?

R.- Los casos más problemáticos en cuanto a acceso a servicios de agua y saneamiento se encuentran en zonas rurales pobres. Tanto la infraestructura física como las instituciones son más escasas en las zonas rurales. Pero no se trata simplemente de un problema de lejanía o de rentas más bajas. Es también un problema de menos influencia política y a veces de discriminación debido a diferencias étnicas o de género. También puede haber marcadas desigualdades en zonas urbanas, con grandes diferencias en el acceso a servicios entre zonas de la ciudad que solo distan unas de otras unas cuantas manzanas. Las diferencias entre barriadas de chabolas y las que no lo son están relacionadas con la diferente forma en que se relacionan con las instituciones, que suele ser discriminatoria; esto incluye la prestación de servicios de agua y saneamiento.

Los proyectos que han recibido el apoyo del PNUD han puesto de relieve las dificultades de implantar proyectos de agua y saneamiento con éxito en zonas con población indígena. Los pueblos indígenas están entre los más pobres económicamente y tienen menos acceso a servicios. Para colaborar en zonas con población indígena con éxito, nos hemos dado cuenta de que es aún más importante establecer un diálogo a largo plazo y construir una relación de confianza y respeto entre las culturas de las diferentes comunidades, lo que incluye culturas y valores diferentes en cuanto a la gestión de la tierra, los recursos hídricos y los servicios. Por otra parte, los pueblos indígenas tienen un papel esencial en la conservación de los ecosistemas y la biodiversidad, dado su vínculo ancestral con el territorio en el que viven, su conocimiento particular de los ecosistemas, y formas de gestionar los recursos más respetuosas con el medio ambiente (es decir, no meramente extractivas).

Las zonas que entrañan una mayor dificultad son aquellas en las que hay conflictos armados. En estas zonas el trabajo de desarrollo es muy complejo, y el apoyo externo acaba centrándose en las necesidades más básicas y emergencias prioritarias. Recuperarse de los conflictos armados lleva mucho tiempo, y entre las agencias de desarrollo de la ONU, tratamos de aunar los esfuerzos humanitarios y en pos del desarrollo en la medida de lo posible, para que las zonas que padecen o han padecido conflictos se recuperen de la forma más sostenible posible. En general, se intenta conseguir resiliencia, de modo que se puedan encontrar formas de gestionar y salir de las crisis y problemas de todo tipo.



Proyecto iWaSH de Filipinas. Foto: Eric Merced.

P.- Con respecto al Día Mundial de Agua, ¿por qué cree que es necesario destacar las dificultades que encuentran los grupos marginados para acceder a agua potable?

R.- La falta de dignidad que acompaña a la desigualdad y la discriminación es uno de los grandes desafíos actuales. Elegir "No dejar a nadie atrás" como tema de ONU-Agua[2] para la campaña del Día Mundial del Agua 2019 y el Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos muestra la importancia de la igualdad y la no discriminación en cuanto al acceso a servicios de aguas o recursos hídricos, y los efectos devastadores de los conflictos armados y los desplazamientos forzosos. El tema es también muy oportuno, ya que "No dejar a nadie atrás" ocupa un lugar central de la Agenda 2030 con la que se han comprometido todos los países del mundo.

El reconocimiento del Derecho Humano al Agua y al Saneamiento[3] recalca la responsabilidad de los gobiernos como responsables de asegurar que todas las personas, sin discriminación, tienen acceso a servicios de agua y saneamiento. Mientras satisfacen gradualmente esos derechos, los gobiernos tienen la obligación de dar prioridad a aquellos que más lo necesitan.

Utilizar enfoques interculturales puede ser una manera importante de llegar a los más marginados y los más necesitados. También se necesitan medidas dirigidas a los pobres para corregir las desigualdades existentes; ello incluye materializar intenciones declaradas como combatir la corrupción y la desviación de recursos o de prioridades relacionadas con ella, o evitar intervenciones de poca calidad. Los métodos participativos puede ser un medio importante de reducir la corrupción y asegurar que los esfuerzos de dirigen de forma correcta.

Utilizar enfoques interculturales puede ser una manera importante de llegar a los más marginados y los más necesitados

P.- ¿Lleva a cabo el PNUD algún proyecto específico para celebrar el Día Mundial del Agua?

R.- El PNUD participa en la campaña del Día Mundial del Agua que coordina ONU-Agua y ayuda a elaborar el Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos. De esta manera contribuimos indirectamente a los eventos que se realizan alrededor del mundo. Personalmente, yo presentaré el informe en la sede de nuestro principal socio en materia de financiación (Sida), y nuestro colaborador Swedish Water House organiza un evento sobre Agua para Todos que se centra en los pueblos indígenas.  

P.- Por último ¿qué cree que pueden hacer los ciudadanos para hacer realidad el ODS 6?

R.- Pensar de manera global, y actuar localmente. Todos necesitamos concienciarnos sobre los retos relacionados con el agua, el medio ambiente y el desarrollo en todo el mundo. La participación de partes interesadas a nivel local en un lugar puede verse inspirada en soluciones y formas de colaboración inteligentes en otras áreas.

También podemos asegurarnos de aportar nuestro granito de arena para proteger los recursos hídricos y el medio ambiente acuático mediante lo siguiente:

  • Evitar derrochar recursos.

  • Consumir productos que hayan sido producidos de forma sostenible (teniendo en cuenta aspectos sociales y medio ambientales), en la medida que nos lo permita nuestro conocimiento y la certificación de los productos.

  • Separar y desechar nuestros propios residuos de forma que contribuyamos a proteger la calidad de las aguas y la gestión responsable de residuos (desechar, reciclar o reutilizar).

Por último, como ciudadanos conscientes, considerados y comprometidos, respetarnos mutuamente como individuos y miembros de nuestra comunidad, y con ello contribuir a una atmósfera social propicia para el logro de la Agenda 2030 para el mundo y el planeta, y el cumplimiento los derechos humanos.

[1] En Filipinas, los municipios en los que menos de la mitad de las viviendas tienen agua potable, saneamiento e higiene se conocen como "sin agua". La mayoría se encuentran en las provincias más pobres del país.

[2] ONU-Agua es el mecanismo de coordinación entre entidades de Naciones unidas y socios en relación con la gestión del agua y el saneamiento.

[3] El derecho al agua y el saneamiento fue reconocido como un derecho humano por la Asamblea General de la ONU en el año 2010, ya que es indispensable para ejercer el derecho a una vida saludable y un sustento.

Puedes leer la entrevista completa en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda

30/09/2016 · Vídeos · 88 1

¿Qué implica adaptarse al cambio climático en el norte rural de Chile?