Amnistía Internacional acusa a Shell de falsear los datos sobre sus vertidos en el Delta del Níger

51
0
51
  • Vertidos en el Delta del Níger (Amnistía Internacional).

La organización no gubernamental Amnistía Internacional (AI) ha acusado este miércoles a la empresa petrolera anglo-neerlandesa Shell de manipular las investigaciones sobre sus vertidos en el delta del Níger y ha sostenido que "sus afirmaciones sobre la contaminación por petróleo en la región son muy dudosas y a menudo inciertas".

El informe, publicado por la ONG junto al Centro para el Medio Ambiente, los Derechos Humanos y el Desarrollo (CEHRD), revela casos en los que la compañía "informó incorrectamente de la causa de los vertidos, de su volumen o del alcance y la idoneidad de las medidas de limpieza".

"Shell no está siendo sincera sobre la devastación causada por sus actividades en el Delta del Níger. Estos nuevos datos muestran que las afirmaciones de Shell sobre los vertidos de petróleo no son fiables", ha dicho la directora de Asuntos Temáticos Globales de AI, Audrey Gaughran.

En este sentido, el nuevo análisis llevado a cabo por la empresa independiente Accufacts revela que las investigaciones oficiales son "muy subjetivas, engañosas o totalmente falsas", al tiempo que destaca debilidades sistémicas en la forma en la que se determinan la causa y volumen de los vertidos.

"Las consecuencias para las comunidades afectadas son devastadoras y pueden hacer que no reciban ninguna indemnización o que ésta sea muy pequeña", han indicado ambas organizaciones en su comunicado.

Un nuevo análisis llevado a cabo por Accufacts revela que las investigaciones oficiales son muy subjetivas, engañosas o totalmente falsas.

"Shell trata de culpar a terceros basándose en informes de investigaciones que, en algunos casos, no son más que expedientes dudosos", ha agregado el director de Programas del CEHRD, Styvn Obodoekwe.

Accufacts ha sostenido que la compañía indicó en varios casos que la causa del vertido era el sabotaje, a pesar de que en muchos casos había pocos datos o ninguno que corroborasen tal afirmación. Por ello, ha remachado que los informes oficiales eran "técnicamente incompletos" o "parecían servir a otro propósito, más basado en la política que en la ciencia forense sobre oleoductos".

Ambas organizaciones han señalado que las agencias reguladoras nigerianas carecen de recursos suficientes y han resaltado como ejemplo un incidente en el que fue enviado un estudiante en prácticas como único representante para una investigación sobre un vertido de petróleo.

"Este sistema está totalmente abierto a los abusos, y los abusos se producen. No hay nadie que cuestione a las empresas petroleras y casi ningún modo de verificar de forma independiente lo que dicen. De hecho, se trata de 'confíen en nosotros, somos las grandes petroleras'", ha añadido Gaughran.

Por otra parte, AI y el CEHRD han afirmado tener pruebas de que Shell había cambiado la causa registrada oficialmente de un vertido tras una investigación, y que, en un caso concreto, un vídeo secreto muestra a varios directivos de la empresa y a la agencia reguladora intentando esconder pruebas convenciendo a los miembros de la comunidad para que no atribuyeran la causa a un fallo de los equipos.

Asimismo, han indicado que cuentan con imágenes de vídeo de una fuga de petróleo que tuvo lugar en Bodo en 2008 que demuestran que la compañía declaró un volumen 60 veces inferior al real.

Responsabilidad de los vertidos

"En Nigeria se producen cientos de vertidos de petróleo al año que causan daños significativos al medio ambiente, destruyen medios de vida y ponen en grave peligro la salud humana", han argumentado, antes de destacado que los mismos "son causados por la corrosión, por el mantenimiento deficiente de la infraestructura petrolera y por fallos de los equipos, así como por sabotajes y robos de petróleo".

"Shell ha comunicado en reiteradas ocasiones a sus inversores, clientes y medios de comunicación que detrás de la inmensa mayoría de los vertidos está el sabotaje, pero los hechos lo desmienten", han añadido.

"En lugar de estar en el banquillo de los acusados cuando hay un vertido de petróleo en Nigeria, Shell consigue actuar como juez y jurado. Son las comunidades las que sufren la cadena perpetua, con sus tierras y medios de vida destruidos por la contaminación", ha sostenido Gaughran.

"Shell y otras empresas petroleras citan el sabotaje y el robo en el Delta del Níger como si eso los absolviera de su responsabilidad. El Delta del Níger es el único lugar del mundo en el que las empresas reconocen descaradamente la contaminación masiva causada por sus actividades y dicen que no es culpa suya", ha apostillado.

AI y el CEHRD han afirmado tener pruebas de que Shell había cambiado la causa registrada oficialmente de un vertido tras una investigación.

"A medida que se someten a examen las afirmaciones de Shell sobre el sabotaje y el robo, la empresa va cambiando su historia; ahora oímos más que la causa de la contaminación por petróleo es el refinado ilegal. Pero una vez más Shell está desviando un problema real a un escudo de relaciones públicas para proteger la empresa", ha agregado Obodoekwe.

"El refinado ilegal causa contaminación, pero Shell no puede decir que está ocurriendo en casos concretos a menos que aporte pruebas fiables", ha remachado.

Por ello, el informe concluye que las empresas deben ser legalmente responsable de no adoptar medidas para proteger sus sistemas y pide que las mismas proporcionen pruebas verificables de la causa y de los daños en la zona afectada.

Asimismo, solicita al Gobierno nigeriano que refuerce "sustancialmente" la capacidad de sus agencias reguladoras, "lo que incluye dotarlas de un presupuesto mayor para sus actividades".

[Descarga el informe completo: Bad information. Oil spill investigations in the Niger Delta]

Comentarios