Aqualia
Connecting Waterpeople

Francia amplía la protección de las turberas del Jura

  • Francia amplía protección turberas Jura
    Turberas y lagos del Jura: Lac des Mortes.

Sobre la Entidad

Ramsar
La Convención sobre los Humedales, llamada Convención de Ramsar, es un tratado intergubernamental que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos.
Minsait

Con ocasión del Día Mundial de los Humedales, Francia ha duplicado la extensión de su Humedal de Importancia Internacional que abarca las turberas y los lagos de la cadena montañosa del Jura. El sitio, cuyo nombre era “Bassin du Drugeon” cuando fue designado el mismo día en 2003 y ahora se llama Tourbières et lacs de la Montagne jurassienne (sitio Ramsar núm. 1266), ha sido ampliado pasando de abarcar menos de 6 000 hectáreas a más de 12 000 ha.

Este sitio se extiende entre las localidades de Pontarlier y Saint-Claude. Actualmente comprende extensas zonas de turberas emblemáticas tales como las que se encuentran en la cuenca del Drugeon, en los valles del curso alto de los ríos Doubs y Orbe y en el valle de Chapelle-des-Bois y Bellefontaine. Sus 18 lagos y 2 000 ha de turberas abarcan aproximadamente el 40 % de la zona de turberas que existe en el macizo del Jura. El subsuelo calizo hace posible la yuxtaposición de turberas alcalinas y ácidas, que es única en Francia por su extensión.

El sitio contiene numerosos hábitats de importancia para distintas especies protegidas a escala nacional o internacional, entre las que figuran plantas, hongos, libélulas, mariposas, peces, aves, anfibios y reptiles. Dos terceras partes de la población nacional de agachadiza común (Gallinago gallinago) anidan en el sitio, que también es un importante lugar de desove para el lucio europeo (Esox lucius), la farra o lavareto (Coregonus lavaretus), la trucha común (Salmo trutta) y el cangrejo de río europeo (Austropotamobius pallipes).

En el pasado, los hábitats de turba sufrieron grandes modificaciones para la explotación de turba, el desarrollo de la silvicultura y las actividades agrícolas, pero desde entonces se han realizado con éxito actividades de restauración de las turberas. No obstante, el sitio sigue siendo sensible a las sequías y a la contaminación procedente de las tierras agrícolas circundantes.

Te puede interesar

Redacción iAgua

La redacción recomienda