Hidroconta
Connecting Waterpeople
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Xylem Water Solutions España
RENOLIT ALKORPLAN
AMPHOS 21
Gestagua
Kamstrup
AGS Water Solutions
s::can Iberia Sistemas de Medición
STF
Barmatec
Vector Energy
GS Inima Environment
Amiblu
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Saint Gobain PAM
Innovyze, an Autodesk company
Red Control
Minsait
EMALSA
Global Omnium
ADECAGUA
ICEX España Exportación e Inversiones
Fundación Biodiversidad
TEDAGUA
NTT DATA
Ingeteam
Lama Sistemas de Filtrado
Schneider Electric
Fundación CONAMA
Regaber
Sivortex Sistemes Integrals
Danfoss
ESAMUR
DATAKORUM
Rädlinger primus line GmbH
FENACORE
ISMedioambiente
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Aganova
TFS Grupo Amper
SCRATS
NSI Mobile Water Solutions
CAF
KISTERS
TecnoConverting
Catalan Water Partnership
ONGAWA
Aqualia
Consorcio de Aguas de Asturias
VisualNAcert
Laboratorios Tecnológicos de Levante
HRS Heat Exchangers
LACROIX
Asociación de Ciencias Ambientales
Molecor
AGENDA 21500
Confederación Hidrográfica del Segura
Hach
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
MOLEAER
Fundación Botín
Likitech
Sacyr Agua
Hidroconta
Almar Water Solutions
EPG Salinas
AECID
Grupo Mejoras
J. Huesa Water Technology
Idrica
Agencia Vasca del Agua
Filtralite
Baseform
Terranova
ACCIONA

Se encuentra usted aquí

Todo lo que necesitas saber sobre el Día Mundial del Agua 2016

  • Todo lo que necesitas saber Día Mundial Agua 2016

Sobre la Entidad

Redacción iAgua
Redacción de iAgua. La web líder en el sector del agua en España y Latinoamérica.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

Según el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, la gestión del agua es uno de los cinco subsectores que más empleo verde ha generado a escala mundial, junto con la agricultura, los servicios ambientales a empresas, la eficiencia energética y la energía solar.

En España, el sector del agua genera más 38.000 empleos directos y representa el 0,3% de los insumos que requieren otros sectores de actividad de la economía española, según datos del MAGRAMA correspondientes al año 2014.

Sin embargo, aún quedan muchos resquicios que vencer para que el sector del agua y el empleo compongan una relación ‘laboral’ idónea. Este Día Mundial del Agua de 2016 quiere hacer hincapié en ello.

Tanto el agua como el trabajo tienen la capacidad de transformar la vida de las personas

Un día para informarse, comprometerse y actuar

En primer lugar, definamos con qué objetivo nació, hace ya 23 años, la fecha que conmemoramos. En 1992, durante la Conferencia de las Naciones Unidas (ONU) sobre Medio Ambiente y Desarrollo celebrada en Río de Janeiro, la recomendación de establecer un día para el recurso más valioso de la tierra tuvo respuesta en la Asamblea General, que decidió designar el 22 de marzo del año siguiente como primer Día Mundial del Agua.

Desde entonces y cada año, la ONU designa un tema para este día, correspondiente a un desafío actual o futuro del recurso. Independientemente del asunto escogido para cada año, este día quiere servir de altavoz a los problemas del agua por un lado, y ser una oportunidad para aprender más sobre el preciado líquido por otro.

2016: ‘Agua y Trabajos’, coordinado por la OIT

El agua tiene la capacidad de crear puestos de trabajo pagado y decente

Como no podía ser de otra manera, el presente Día Mundial del Agua está coordinado por la Organización Integral del Trabajo (OIT) en representación de Naciones Unidas. La OIT promueve los derechos laborales, fomenta las oportunidades de empleo decente, mejora la protección social y refuerza el diálogo en las cuestionas relativas al trabajo.

En cuanto a la fecha que nos incumbe, 22 de marzo de 2016, ‘Agua y trabajo’ hace referencia a cómo tanto el agua como el trabajo tienen la capacidad de transformar la vida de las personas: el agua es esencial para la supervivencia y el medio ambiente; y la economía y el trabajo decente proporcionan ingresos y allanan el camino hacia los avances sociales y económicos.

Y es que hoy en día, cerca de la mitad de las personas que trabajan en el mundo – aproximadamente 1.500 millones de personas – lo hacen en sectores relacionados con el agua. También es cierto que la gran mayoría de puestos de trabajo dependen del agua. Sin embargo, a menudo esta actividad no se reconoce ni está protegida por los derechos laborales básicos.

Pero veamos el ejemplo que pone la ONU para explicarlo: Una niña camina durante horas para recoger agua para dar de beber a su familia. Es un trabajo, no pagado y no reconocido. Si tuviera garantizado el acceso al agua, podría ir al colegio.

La gran mayoría de puestos de trabajo dependen del agua

Por otra parte, el agua y el saneamiento tienen un fuerte impacto en la vida de los trabajadores. De los 2 millones de muertes relacionadas con causas laborales en el mundo, el 17% son debidas a factores ‘hídricos’, como la mala calidad del agua potable, un saneamiento deficiente o falta de higiene. Otro ejemplo que pone la ONU en este sentido serían las fábricas donde las mujeres utilizan trapos como paños menstruales: estas telas están cargadas de productos químicos, lo que puede conducir a infecciones e incluso en ocasiones a la muerte.

Por ello, la provisión adecuada de los servicios de agua, saneamiento e higiene (Water, Sanitation e Hygien, WASH por sus siglas en inglés) tanto en viviendas como en lugares de trabajo son imprescindibles: permiten una economía robusta y contribuyen a una población (y mano de obra) sana y productiva. En el lado opuesto, las poblaciones con menor acceso al agua y al saneamiento son, por lo general, más propensos a tener dificultades en el acceso a los servicios de salud y puestos de trabajo estables, alimentando de esta forma el ciclo de la pobreza. En este sentido, persisten las brechas entre los sectores rural y urbano, así como de género, entre los segmentos más ricos y más pobres de la población.

El agua es transversal

La calidad del agua es otro factor que afecta a los trabajadores. En realidad, el agua influye a través de su presencia, su calidad y su cantidad. Por ejemplo, en la agricultura, que representa el 70% del consumo de agua en todo el mundo, el trabajo del agricultor depende de su capacidad para gestionar el agua disponible, mientras que a la vez enfrenta desafíos como el agotamiento de las aguas subterráneas, los impactos del cambio climático o la creciente escasez de agua. En el sector forestal, reducir la tala de árboles para evitar la falta del recurso o el exceso de flujos de agua con impactos negativos en una región es causa de muchos despidos.

Las poblaciones con menor acceso al agua y al saneamiento también tienen un peor acceso a los servicios de salud y puestos de trabajo estables

Con todo, la gestión sostenible del agua en su sentido más amplio, que abarque la protección y restauración de ecosistemas, la gestión integrada de los recursos hídricos (GIRH), el desarrollo, operación y mantenimiento de infraestructuras; junto con el acceso a un suministro seguro, fiable y asequible a unos servicios de agua y saneamiento adecuados, genera un entorno propicio para las crear oportunidades de empleo a largo plazo, así como un desarrollo y crecimiento a través de otros sectores productivos.

Finalmente, el agua tiene la capacidad de crear puestos de trabajo pagado y decente, de construir una economía más ecológica y contribuir al desarrollo sostenible. Pero para que esto ocurra, son necesarios más trabajadores cualificados. Que trabajen dignamente, en igualdad, con seguridad y recibiendo un salario justo. 

Redacción iAgua

La redacción recomienda

15/02/2024 · Digitalización

Ignasi Servià desglosa el PERTE para la transformación digital en el regadío español

14/02/2024 · Desalinización

Visita a la desaladora de Acuamed | Recursos multimedia