Connecting Waterpeople

¿Qué presencia tiene el agua en las propuestas electorales de los 5 partidos políticos más activos en España?

A lo largo de esta semana, recopilamos y analizamos las propuestas de PSOE, PP, Ciudadanos, Unidas Podemos y VOX en materia hídrica, a través de la información disponible en sus programas electorales, las declaraciones recogidas a lo largo del periodo electoral y con las entrevistas directas a los propios implicados.

*(El orden de presentación de los partidos se ha realizado en base a los datos publicados en El País el 17/04/2019)

PSOE

Comenzamos esta serie con el PSOE, un partido que en su breve trayectoria en el poder ha lanzado varias propuestas de cara a una posible próxima legislatura.

“Se plantea que el derecho a los servicios básicos del agua y el saneamiento se consideren como un bien de dominio público, y se refuerce ese valor en una eventual modificación de la Constitución”

Así, en iAgua entrevistamos en iAgua Magazine 20 al actual secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, sobre las cuestiones relativas al agua previstas en las actuaciones del MITECO. En el caso de que el PSOE continuara ostentando la presidencia del gobierno, cabe destacar entre sus propuestas a medio plazo la intención del Gobierno de repercutir los costes del servicio en el propio ciclo del agua, estableciendo así un modelo de economía circular en el que tengan cabida la reutilización de agua, la desalación y las aguas subterráneas, y cada vez menos espacio los trasvases. El anuncio de una Ley de Transición Hidrológica es otra de las ideas a poner en marcha, según afirmó Morán, además de continuar con el desarrollo del Plan DSEAR y hacer frente a las sanciones europeas en materia de depuración. Ligado a ello, el PSOE propone un “escenario de acuerdo básico en materia de agua que no esté sujeto al albur de los cambios de gobierno”, sustentado no tanto en las infraestructuras como en la gestión razonable del recurso, la seguridad hídrica y la transparencia del servicio. En materia de agricultura, aboga por integrar la planificación hidrológica y la agraria.

Fotografía: Pablo González-Cebrián.

En este sentido, recientemente la ministra Teresa Ribera ha anunciado la intención del Gobierno de conectar las desaladoras del Levante, de manera que la red que se forme lleve agua "allí donde falte". Según sus declaraciones, el objetivo es pasar de los 270 que se producen a día de hoy a más de 500 hectómetros cúbicos de agua desalada en 2022. Los usos de esta agua serán abastecimiento y regadío de las provincias de Alicante, Murcia y Almería.

Otra de las prioridades del departamento de Ribera con vistas al futuro es la elaboración de un nuevo Plan Integral de Protección de los Humedales que promueva su restauración y conservación, y culminar la Estrategia de lucha contra la desertificación.

Vídeo de la intervención de la ministra Teresa Ribera en la clausura del Urban Water Summit.

Por su parte, Cristina Narbona, presidenta del PSOE, ha anticipado en sus últimas intervenciones la gestión de la demanda y al control público del uso y la calidad del agua, así como una priorización de la gestión de la demanda en contraposición a la tradicional gestión de la oferta. En declaraciones exclusivas a iAgua, Narbona ha comentado que “el cambio climático obliga a una reorientación profunda de la política del agua y a hacer una gestión de la demanda más seria de la que se ha hecho hasta ahora. Necesitamos un control público del agua, de forma que se gestione con la máxima eficiencia, que se puedan reutilizar al máximo las aguas una vez depuradas, que se incluyan las aguas subterráneas, que son las grandes olvidadas en nuestro país, y por supuesto, que se utilice plenamente la tecnología de desalación en todas las cuencas que tienen litoral y que gozan de esa ventaja”.

Fotografía: Pablo González-Cebrián.

¿Qué dice su programa electoral?

En cuanto al programa electoral, la garantía del suministro ha centrado la parte enfocada al agua. El PSOE promete garantizar un mínimo vital de 100 litros de agua gratis por persona y día, con el fin de evitar el “desahucio hídrico” de las personas y sectores vulnerables, así como la prohibición de realizar cortes de suministro.

Con independencia de quien sea el titular del servicio, los socialistas contemplan acabar con la "pobreza hídrica" de las personas y sectores más vulnerables

Cristina Narbona ha expresado a este medio que “se plantea que el derecho a los servicios básicos del agua y el saneamiento se consideren como un bien de dominio público, un bien común imprescindible para la vida, y se refuerce ese valor en una eventual modificación de la Constitución”.

Además, y en línea con lo comentado por Hugo Morán, el partido apuesta por la gestión directa de los servicios públicos en todos los casos en los que sea posible y, en los que no, regular y controlar el acceso al agua de todos los ciudadanos. Con independencia de quien sea el titular del servicio, los socialistas contemplan acabar con la "pobreza hídrica" de las personas y sectores más vulnerables. Para ello, proponen realizar auditorías de gestión para establecer un diagnóstico de la situación y del cumplimiento de la normativa, así como del propio contrato de concesión.

Narbona ha argumentado en este aspecto que “tiene que haber más garantías para evitar la pobreza hídrica, y para que allí donde se haya privatizado la gestión del agua, esa privatización no se convierta en un efecto indeseable. Un bien que es público, aunque se gestione desde lo privado, se tiene que gestionar con suficientes garantías”.

En su programa electoral resumido, la referencia al agua es la siguiente: “Desarrollaremos una política del agua, incluida la finalización de un Libro Verde sobre su gobernanza, que anticipe y evite los efectos del cambio climático, utilizando las mejores tecnologías". En este aspecto, Cristina Narbona ha declarado a iAgua que ese documento “está siendo objeto de debate en todos los territorios con todos los agentes, y servirá para revisar la planificación hidrológica”.

"Un bien que es público, aunque se gestione desde lo privado, se tiene que gestionar con suficientes garantías”

El programa continúa: “Pondremos en marcha el Plan Nacional de Depuración, Saneamiento, Eficiencia, Ahorro y Reutilización del Agua, con el objetivo de garantizar en el medio y largo plazo una gestión sostenible de los recursos hídricos, basada en el ciclo integral, y aportar transparencia a los escenarios de gestión”. Narbona ha remarcado respecto a ello que “con carácter general, la idea es seguir aprovechando de forma cada vez más eficiente y más responsable las infraestructuras que existen pero reforzando el control público del uso del agua y de su calidad. Podemos tener agua, pero si está contaminada, como sucede en muchos acuíferos, hay que hacer frente al desafío”.

En el programa completo, las referencias al agua se amplían, detallando así el mencionado reconocimiento del acceso al agua como servicio de interés general dentro de los principios rectores de la sostenibilidad a incluir en la reforma constitucional, así como la apuesta por la "integridad de las cuencas hidrográficas y su seguridad hídrica, especialmente aquellas que han dependido hasta ahora, en gran medida, de aportaciones de otras cuencas". El precio del agua tiene su hueco: "los precios del agua (deben reflejar) los costes del sistema en su conjunto y (tender a) converger independientemente de su origen, reflejando los costes reales de las inversiones, y de la operación y mantenimiento de los sistemas, con trasparencia absoluta sobre eventuales subvenciones que resulten justificadas por razones sociales". 

En materia de planificación, detalla que "se incorpore, en la planificación hidrológica de todas las cuencas, la consideración de valor ambiental del agua y de los ecosistemas fluviales así como las medidas de medición y control del uso del agua y de su calidad para poder prevenir y combatir toda forma de despilfarro, de especulación y de contaminación del agua, y se implementen aquellas actuaciones que garanticen la efectiva participación pública de todos los ciudadanos en las decisiones relativas a la gestión del agua, de acuerdo con un modelo de gobernanza colaborativa".

Hugo Morán ha declarado en exclusiva a iAgua que "el programa del PSOE está comprometido con la equidad social y la defensa del medio ambiente y, bajo este prisma, aborda sus propuestas sobre agua, que ocupan un lugar destacado".

La redacción recomienda