Connecting Waterpeople

Cerramos el análisis de los programas electorales de los principales partidos políticos con Vox.

*(El orden de presentación de los partidos se ha realizado en base a los datos publicados en El País el 17/04/2019)

Vox

El programa de Vox solo hace referencia al agua en dos puntos. El primero de ellos se refiere a la desigualdad del mundo rural y urbano en materia de infraestructuras, mencionando como agente diferencial el agua.

El segundo está referido al diseño de “un nuevo Plan Hidrológico Nacional bajo el principio de la solidaridad y el bien común. Un Plan que desde el respeto a la sostenibilidad de los recursos hídricos y de los ecosistemas, permita una gestión eficiente del agua”. Una postura que además ha sido defendida por el secretario general de Vox, Javier Ortega Smith.

La prevención y el control de la contaminación “es otro elemento relevante en la política de Vox"

Fuentes de Vox han declarado a iAgua que “la concepción de un Plan Hidrológico Nacional (PHN) tiene como objetivo que la política de agua sea un instrumento de cohesión nacional, al modo en que lo son otras infraestructuras, y todo ello al servicio del principio constitucional de solidaridad interterritorial. El agua, como el resto de recursos naturales y como el propio territorio, es un bien de todos los españoles, en su conjunto, careciendo de sentido su segmentación”.

En este contexto, “los trasvases entre cuencas son un elemento importante del PHN” pero “no el único, y tienen todo su sentido sobre aguas excedentarias y siempre manteniendo el caudal ecológico de la cuenca donante”. También se apuesta por “la construcción de más embalses en los puntos en que se acredite su necesidad, y la interconexión de cuencas para trasvasar agua”. Estas medidas “irían acompañada de otras para lograr una mayor eficiencia en el uso”.  

El agua, como bien de primera necesidad y básico para el desarrollo socio-económico es merecedor de una protección integral”, afirman desde la formación. “Vox considera que el abastecimiento de agua es un servicio de interés general, y como tal debe ser tratado. Debe tenerse en cuenta el principio de recuperación de los costes de todos los servicios que están relacionados con el agua, sin excluir los medioambientales y posibles efectos adversos sobre el medio hídrico”.

La concepción de un Plan Hidrológico Nacional (PHN) tiene como objetivo que la política de agua sea un instrumento de cohesión nacional, al modo en que lo son otras infraestructuras, y todo ello al servicio del principio constitucional de solidaridad interterritorial

La prevención y el control de la contaminación “es otro elemento relevante en la política de Vox, siendo prioritario evitar daños en las actividades del sector primario y también en las turísticas, de tanto impacto en la economía española”.

Finalmente, “la constatación de que en última instancia el agua es un bien  muy valioso y simultáneamente escaso implica la adopción de medidas eficaces para impedir la sobreexplotación de acuíferos, la pérdida de humedales y espacios de alto valor ecológico, así como la aplicación de una gestión pública del agua flexible y que se adapte a los recursos disponibles, previendo cualquier escenario de irreversibilidad en la utilización del agua y de los espacios con influencia en su emanación y calidad”, han declarado en exclusiva a iAgua.

Otras propuestas

Vox presenta además en su programa económico medidas relativas al sector. El agua "es un factor estrechamente ligado al desarrollo económico, debido al papel relevante que desempeña en numerosas actividades y sectores productivos". Por tanto, "su importancia en la agricultura de regadío en determinadas regiones de España es relevante".

A ello se suma la importancia del turismo "el peso del turismo en la economía española es de una extraordinaria importancia y las necesidades de agua para el abastecimiento de la población o para usos recreativos se multiplican durante las temporadas de mayor afluencia de visitantes". Para abordar esta problemática, VOX plantea dos opciones básicas: 

  • Introducir mecanismos de mercado en la gestión del agua como solución a las graves deficiencias en la asignación de recursos y el despilfarro que genera el sistema actual, para incentivar la eficiencia económica y una gestión sostenible de los recursos hídricos por la vía del ahorro de agua. Uno de los requisitos básicos para ello es realizar una definición de derechos de propiedad que permita su transacción en el mercado y que permita asignarla hacia sus usos más productivos dentro de un marco regulatorio que garantice unos mínimos esenciales y de calidad en el suministro. 
  • Para las regiones con una escasez crónica e histórica de recursos hídricos, la única solución que las puede garantizar un aporte suficiente de agua para satisfacer las necesidades de sus sectores productivos clave son los trasvases. Por añadidura, esta fórmula es una expresión de la solidaridad que debe existir entre las diversas áreas geográficas de España, permitiendo el uso de un recurso excedentario en algunas de ellas para hacer posible la prosperidad económica de otras, y recibiendo a cambio una compensación económica. 

En conclusión, "VOX plantea una política integral del agua en la que se combina la realización de grandes trasvases que ha de emprender el Estado para satisfacer la demanda en las regiones deficitarias como de mecanismos de mercado que permitan gestionar la demanda con mayor eficiencia y sostenibilidad medioambiental. Esto ha de conducir a la instauración de un sistema de precios que refleje todos los costes y al desarrollo de infraestructuras hidráulicas que permitan la creación de un auténtico mercado nacional del agua. Estos son los grandes retos pendientes para conseguir racionalizar y optimizar la gestión de H20". Todo ello reafirma lo mencionado anteriormente.

La redacción recomienda