Connecting Waterpeople

Los árboles urbanos, un arma singular en la gestión de las aguas pluviales

  • árboles urbanos, arma singular gestión aguas pluviales
  • Investigadores de la UMD descubren que los árboles individuales absorben mucha más agua que los agrupados o los bosques.

El funcionamiento de los árboles en diferentes contextos urbanos, desde las calles hasta las pequeñas parcelas de bosque, es un conocimiento que puede contribuir a la gestión de la infraestructura verde, incluida la práctica cada vez más extendida de hacer un seguimiento de los servicios ambientales prestados por los árboles para calcular las aguas pluviales u otras tasas impuestas por los municipios.

Un estudio publicado en la revista Scientific Reports por el profesor adjunto Mitch Pavao-Zuckerman y la doctoranda Sara Ponte, ambos del Departamento de Ciencia y Tecnología Medioambiental, descubrió que los árboles plantados individualmente capturan, almacenan y devuelven a la atmósfera las aguas pluviales -un proceso llamado "transpiración"- a un ritmo tres veces superior al de los árboles de un bosque. El estudio se llevó a cabo en colaboración con el Servicio Forestal de EE.UU. y la organización sin ánimo de lucro Center for Watershed Protection, con financiación del Chesapeake Bay Trust. "Nuestros datos pueden ayudar a que las políticas de créditos por los servicios ambientales de los árboles reflejen mejor los beneficios reales de los árboles en los paisajes urbanos, porque interactúan con el agua y su entorno de forma diferente en las ciudades que fuera de ellas", dijo. "Nuestro siguiente paso es tomar este conjunto de datos sobre el funcionamiento de cada árbol y ampliarlo para ver cómo un rodal o parche entero de árboles mitiga los flujos de aguas pluviales".

El equipo de Pavao Zuckerman midió la transpiración en tres entornos urbanos distintos: árboles individuales sobre césped y un grupo de árboles sobre césped en el condado de Montgomery, y un bosque de dosel cerrado en Baltimore. Construyeron y utilizaron sensores de flujo de savia para obtener una imagen más clara del acceso de los árboles a las aguas subterráneas, instalándolos en 18 arces rojos maduros para controlar continuamente las tasas de transpiración durante la temporada de crecimiento. También midieron el contenido de agua del suelo, la temperatura del aire, la humedad relativa y las precipitaciones en cada lugar.

"La cuantificación de los impactos de los árboles urbanos que afectan a diferentes partes del balance hídrico, como el componente de evapotranspiración mencionado en el documento de Mitch y Sarah, nos da una mejor comprensión de los beneficios de los árboles urbanos, para saber dónde y cómo plantarlos y preservarlos para lograr el mayor beneficio", dijo Deb Caraco, ingeniero senior de cuencas hidrográficas con el Centro de Protección de Cuencas.

Pavao-Zuckerman considera que las conclusiones de la investigación pueden servir de guía para los gestores de la escorrentía pluvial urbana, y que el método actual de basarse en datos recogidos en lugares no urbanos para determinar el efecto de los árboles urbanos debería dejarse de lado.

Puedes leer el contenido original en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda