Connecting Waterpeople

El aumento de episodios de calor y sequía podría dañar los cultivos en todo el mundo

  • aumento episodios calor y sequía podría dañar cultivos todo mundo

Los episodios de calor y sequía pueden coincidir más a menudo debido al cambio climático, con consecuencias negativas para la agricultura, según un nuevo estudio. Según los autores, el rendimiento de los cultivos suele disminuir durante los periodos calurosos, y la combinación de calor y sequía puede amplificar el efecto. El estudio se acaba de publicar en la revista Nature Food.

Además de las pérdidas causadas únicamente por las altas temperaturas, los efectos combinados del calor y la sequía podrían causar una disminución adicional del rendimiento del maíz y la soja de hasta el 20% en algunas partes de Estados Unidos, y de hasta el 40% en Europa del este y el sureste de África, dice el estudio. En los lugares donde los climas fríos limitan actualmente el rendimiento de los cultivos, como en el norte de Estados Unidos, Canadá y Ucrania, los efectos combinados del aumento de las temperaturas y de la disminución del agua podrían disminuir las ganancias de rendimiento previstas sólo por el calentamiento.

Las proyecciones anteriores sobre el riesgo climático futuro han identificado el peligro que supone para los cultivos el calentamiento global, pero la mayoría han pasado por alto el posible efecto conjunto en cuanto a calor y disponibilidad de agua en los cultivos alimentarios, dicen los autores.

Nuestro estudio revela un nuevo riesgo para la producción de cultivos derivado del calentamiento del clima que, en nuestra opinión, se pasa por alto en las evaluaciones actuales

Según los datos históricos, los rendimientos del maíz y la soja son un 40% más sensibles al calor en los lugares donde éste va acompañado de condiciones de sequedad, en comparación con las tierras de cultivo en las que el calor no lleva asociado menor disponibilidad de agua. Esto podría deberse a que estos cultivos están especialmente faltos de agua debido al efecto de secado del aire caliente, y a que la tierra seca no puede enfriarse al evaporarse el agua; esto significa que el suelo se calentará especialmente bajo los rayos del sol.

Los impactos combinados del calor y la sequía fueron menos importantes para otros cultivos, como el trigo o el arroz. Además, el calentamiento del clima podría beneficiar a algunos cultivos en los que el calentamiento y la falta de disponibilidad de agua no suelen ir asociados, como en gran parte de Asia. Sin embargo, el estudio muestra que si no se reducen rápidamente los gases de efecto invernadero, el suministro de alimentos básicos podría verse cada vez más perjudicado por los extremos climáticos. Esto aumenta el riesgo de que suban los precios de los alimentos y disminuya la seguridad alimentaria, incluso en los países desarrollados.

"Nuestro estudio revela un nuevo riesgo para la producción de cultivos derivado del calentamiento del clima que, en nuestra opinión, se pasa por alto en las evaluaciones actuales. A medida que el planeta sigue calentándose, el agua y el calor pueden interrelacionarse más fuertemente en muchas regiones, haciendo que las sequías sean más calientes y las olas de calor más secas", dijo el autor principal Corey Lesk, investigador del Observatorio de la Tierra Lamont-Doherty de la Universidad de Columbia. "Las plantas carecerán de agua cuando más la necesitan, e históricamente esto ha sido especialmente perjudicial para los cultivos".

Lesk dijo que el estudio debería servir de motivación para introducir nuevas variedades de cultivos que puedan resistir los extremos cuando aparecen de forma conjunta.

Los coautores del estudio son Radley Horton, también de Lamont-Doherty; Ethan Coffel, de la Universidad de Siracusa; Jonathan Winter, del Dartmouth College; Deepak Ray, de la Universidad de Minnesota, St. Paul; Jakob Zscheischler, de la Universidad de Berna, Suiza; y Sonia Senevirate, de ETH Zurich, Suiza.

La redacción recomienda