Connecting Waterpeople
Contenido premium

La ciberseguridad, un manto protector para la digitalización de infraestructuras críticas

La sexta edición de Smart Water Summit analiza en profundidad, a lo largo de esta semana, los retos del presente y futuro en un contexto de indiscutible consolidación de la digitalización como pilar de la gestión del agua.

Así, la primera jornada se centró en dar a conocer el estado actual de la digitalización en el sector del agua a todos los niveles -mundial, europeo y español-. Asimismo, el segundo día puso el foco en la IoT & Conectividad y la telelectura, componentes clave de las infraestructuras AMI, en la que se expusieron, además, algunos casos de éxito de la implementación de estas tecnologías, en Jaén y en la región mediterránea.

Durante la tercera jornada tuvo lugar una sesión sobre Big Data Analytics, así como otra centrada en la inteligencia artificial y el machine learning. Además, pudimos conocer la importancia de las Plataformas y cómo es la gestión del agua en pequeñas y medianas poblaciones con Aqualia Live.

La cuarta jornada de Smart Water Summit, celebrada hoy jueves 22 de septiembre, ha estado centrada en la gestión de activos, cuya sesión de la mañana ha abordado la metodología BIM y el Agua No Registrada (ANR). Por la tarde, la primera sesión se ha centrado en los gemelos digitales, mientras que se ha continuado con una sesión flash centrada en la ciberseguridad en la que Adriel Regueira, Regional Sales Engineer en Nozomi Networks, ha hablado de la ciberseguridad en los entornos del agua. “La gestión del agua tiene un impacto directo sobre la población. Es una infraestructura crítica y no solo requiere esa parte de la digitalización para mejorar la eficiencia, sino que tiene que ser muy cibersegura”, ha comenzado.

En este sentido, ha advertido que “tenemos que empezar a pensar no solo en el beneficio directo que otorga la digitalización, sino también en el riesgo que conlleva”. De hecho, un ciberataque medio está tasado en torno a 1,7 millones de dólares, pero si tenemos en cuenta los entornos OT, el coste es muchísimo mayor: “En el sector del agua, el coste del ciberataque no es solo el ataque, sino el peligro que corren las vidas de las personas que consumen el agua".

Por otro lado, ha señalado que los recursos en ciberseguridad de las empresas suelen ser siempre muy pequeños, de manera que se hace necesario tener una visión general de los riesgos y ordenarlos de mayor a menor. “Si vemos qué hay en la red y cómo se comporta, seremos capaz de detectar las ciberamenazas, los riesgos y las anomalías para una respuesta más rápida”.

 Para finalizar, Adriel Regueira ha hablado de la solución de Nozomi Networks, que proporciona una visibilidad excepcional de la red y de los activos, capacidad de detección de amenazas e información detallada sobre los entornos OT e IoT: “Creemos que la ciberseguridad es la suma del conocimiento de todas las partes”, ha concluido.