Connecting Waterpeople

Las ciudades de Sídney, Melbourne y Brisbane se enfrentan a restricciones de agua

1
200
  • ciudades Sídney, Melbourne y Brisbane se enfrentan restricciones agua
    La señal en la foto dejó de tener sentido tras la sequía de 2007-2008 en Australia. Parque Rawnsley, Australia Meridional. (Imagen: CC/Wikipedia)
  • Traducción de Cristina Novo.

El verano más caluroso registrado en Australia y un otoño seco con precipitaciones por debajo de la media han dejado a las principales ciudades del país, Brisbane, Melbourne, Sídney y Darwin con la perspectiva de embalses por debajo del 50 % de su capacidad, según el diario The Guardian.

En la actualidad, los once embalses del área metropolitana de Sídney están al 55 % de su capacidad, en comparación con el 73 % en el mes de mayo del año pasado. Los aportes están en el nivel más bajo desde 1940.

En enero, la ciudad de Sídney puso en marcha su planta desalinizadora, al caer las reservas por debajo del 60 por ciento. No obstante, los niveles han seguido descendiendo un 0,4 % cada semana, y se podrán en marcha nuevas restricciones si caen por debajo del 50 %.

Sydney Water ha advertido que las reservas en los embalses de la ciudad caerán por debajo del 50 % para agosto, a menos que haya un aumento espectacular de precipitaciones y que los ciudadanos sean más responsables con el agua que utilizan.

En Sídney ya se han introducido varias medidas permanentes para ahorrar agua. Los habitantes de la ciudad solamente pueden regar sus jardines antes de las 10 a.m. y después de las 4 p.m., y no pueden regar con manguera la calzada de entrada a su casa, excepto por razones sanitarias o de salud.

En Melbourne, los embalses están al 50,6 % de su capacidad, en comparación con el 59 % del año pasado y el 61 % en 2017.

En el mes de abril, Melbourne Water dijo que las reservas "no habían estado a un nivel tan bajo desde el mes de abril del 2011".

Al igual que en Sídney, en Melbourne existen una serie de restricciones permanentes desde el año 2012. Estas medidas se conocen como "Objetivo 155", y fomentan que los residentes de la ciudad limiten su consumo a 155 litros por persona y día. El año pasado, utilizaron una media de 161 litros al día.   

Brisbane también se ha visto afectada por las escasas precipitaciones. Los embalses de la ciudad se encuentran al 69,5 % esta semana, en comparación con el 82 % en esta misma época el año pasado.

Neil Brennan, director ejecutivo de Seqwater dijo a The Guardian que las reservas estaban en el nivel más bajo desde febrero de 2010.

En la parte occidental del estado de Nueva Gales del Sur, el nivel del embalse de Burrendong es del 6 % y se prevé que llegue a vaciarse si no hay precipitaciones importantes.

Puedes leer la noticia original en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda

11/06/2019 · Eventos · 62

Así fue Urban Water Summit 2019