Connecting Waterpeople

La contaminación y las barreras son los principales problemas en las aguas europeas

  • contaminación y barreras son principales problemas aguas europeas

El informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) "Drivers of and pressures arising from selected key water management challenges - A European overview" (Factores impulsores y presiones derivadas de determinados retos clave de la gestión del agua - Panorama europeo) muestra que existe una amplia gama de medidas para mejorar el estado de las masas de agua europeas. Las medidas de retención de agua, las soluciones basadas en la naturaleza y medidas relacionadas con cambios en los usos del suelo ofrecen múltiples beneficios.

En general, una aplicación mejor y más coherente de la legislación vigente -incluidas la Directiva sobre el tratamiento de las aguas residuales urbanas, la Directiva sobre inundaciones y la Directiva marco del agua- reduciría las principales presiones sobre el agua. Además, todos los sectores que utilizan el agua, como la agricultura, la energía, la minería, la acuicultura y la navegación, deberían adoptar prácticas de gestión que permitan la conservación de los ecosistemas acuáticos y su resiliencia, afirma el informe de la AEMA. Entre ellas se encuentran prácticas agrícolas que reduzcan el uso de pesticidas, aprovechamientos hidroeléctricos que garanticen el paso de los peces, normas estrictas para el combustible utilizado en la navegación y la conservación de las riberas de los ríos.

Una aplicación mejor y más coherente de la legislación vigente reduciría las principales presiones sobre el agua

En la actualidad, los principales problemas son la contaminación procedente de aguas residuales urbanas e industriales, la contaminación difusa procedente de la agricultura y la contaminación por parte de la minería y de las viviendas que no están conectadas a un sistema de alcantarillado. En general, el 22% de las masas de agua superficiales de Europa y el 28% de las aguas subterráneas están significativamente afectadas por la contaminación difusa procedente de la agricultura, tanto por nutrientes como por pesticidas. La deposición de contaminantes atmosféricos, sobre todo de mercurio, provoca el mal estado químico de las masas de agua europeas.

Además, alrededor del 34% de las masas de agua superficiales se ven afectadas de forma significativa por cambios estructurales, relacionados, por ejemplo, con la estabilización del cauce del río, el almacenamiento de agua, aprovechamientos hidroeléctricos, la protección contra las inundaciones o el regadío. Los cambios estructurales afectan al curso y al caudal del río, lo que puede tener un gran impacto en la biodiversidad del río y de la llanura de inundación. Muchas de las estructuras son diferentes tipos de barreras, pero para cerca del 40% de las masas de agua afectadas el propósito de las barreras no está claro, señala el informe de la AEMA.

Entre las presiones menores, pero aún importantes, se encuentran la acuicultura y las especies exóticas invasoras. La escasez de agua y los episodios de sequía son un problema creciente en muchas zonas de Europa, tanto de forma permanente como estacional, advierte el informe. Alrededor del 6% de las masas de agua superficiales de Europa y el 17% de las aguas subterráneas se ven afectadas de forma significativa por la extracción de agua, principalmente relacionada con la agricultura, el abastecimiento público de agua y la industria.

Lee la noticia original en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda