Connecting Waterpeople

COVID-19: Impacto y respuestas en la región del Caribe, casos replicables a nivel global

190
  • COVID-19: Impacto y respuestas región Caribe, casos replicables nivel global
  • Puedes ver el webinar completo aquí.

El lunes 4 de mayo, Miya Water, referente mundial en la gestión eficiente de recursos hídricos, en colaboración con la Asociación Caribeña de Agua y Aguas Residuales (CWWA), organizó un webinar sobre la respuesta de los países del Caribe, y en particular del sector del agua, a la pandemia del coronavirus. Más de 140 personas asistieron en directo al evento online, dirigido al personal de los operadores de servicios de abastecimiento y saneamiento. El hashtag #COVID19CaribbeanWater tuvo 4 millones de impresiones en Twitter, y en menos de 24 horas más de 1760 personas vieron el webinar en YouTube.

Wayne Williams, Director Ejecutivo de la CWWA y moderador del evento, presentó el evento desde Trinidad y Tobago. Señaló que, aunque la actual pandemia ha cambiado muchos paradigmas y son muchos los aspectos negativos, gracias a nuestra resiliencia estamos comenzando a ver, según nos vamos adaptando, los aspectos positivos. Antes de introducir al primer ponente, Wayne Williams comentó a los asistentes online que podían hacer preguntas bien a través de Twitter o Sli.do con el hashtag #COVID19CaribbeanWater, o directamente en el chat de YouTube.

Más de 140 personas asistieron en directo al evento online, dirigido al personal de los operadores de servicios de abastecimiento y saneamiento

Stuart Hamilton, Presidente del Grupo de especialistas en pérdidas de agua (WLSG) de la IWA dio la primera charla desde el Reino Unido. Explicó cómo se está trabajando el mundo en el ámbito del agua no registrada (ANR), y describió cómo las empresas de aguas están afrontando la pandemia en varios países: Reino Unido, Portugal, Australia, China, Filipinas, Arabia Saudí, Grecia y Malasia. Aunque el personal de las empresas de aguas se considera esencial en la mayoría de los países, no es así en todos, como en el caso de Filipinas y Malasia, donde las reparaciones han de esperar hasta que termine el confinamiento. Aunque se prevé un descenso de los ingresos, las empresas de aguas no deben suspender los programas de rehabilitación de los sistemas, ya que podría suponer un régimen de abastecimiento intermitente: “Tenemos que seguir adelante, si no podríamos hacer que la empresa sea más vulnerable a la próxima COVID, la próxima pandemia”. “Nos preparamos mediante la reducción del ANR y todos los otros elementos que conforman la empresa de aguas” comentó, señalando que se trata de un problema de alcance global. Luego propuso ser creativos en la búsqueda de soluciones.

El siguiente ponente fue Noam Komy, Chief Growth Officer de Miya Water, sobre la eficiencia como elemento clave de la resiliencia. Comenzó con un apunte positivo, una reflexión de cómo a lo largo de la historia, las pandemias han dado lugar a grandes mejoras en el abastecimiento y saneamiento de ciudades como Londres o Paris. Noam Komy señaló que en general los operadores del Caribe están sometidos a estrés tanto económico como operativo, y afrontan dificultades para prestar un servicio de calidad que es esencial para luchar contra pandemias. Comentó: “Este es el momento de demostrar a nuestros gobiernos, nuestros accionistas, inclusive a nuestros clientes, la importancia de los sistemas de aguas”. Los operadores de aguas son uno de los sectores con mayor resiliencia a los desastres, en particular las pandemias, e hizo hincapié sobre la importancia de contar con personal a nivel local, de la formación y la transferencia de conocimientos. También se mostró optimista en cuanto a que la experiencia con la pandemia pueda ayudar a avanzar en el ámbito de la digitalización, la tecnología y el telecontrol de las operaciones. Abogó por la reducción del ARN para aumentar la eficiencia. Los principios propuestos para modernizar los sistemas de abastecimiento son la externalización del departamento comercial, la financiación privada, y la modernización del parque de contadores.

A continuación, Christopher Husbands, Director General de la Administración Nacional de Agua y Saneamiento de Granada (NAWASA) y Presidente de la Asociación Caribeña de Agua y Saneamiento (CAWASA) presentó el panorama del abastecimiento y saneamiento en el Caribe. En primer lugar, describió la situación de la Comunidad del Caribe (CARICOM): los jefes de gobierno han acordado un planteamiento común con las Instituciones Financieras Internacionales para acceder a la ayuda con objeto de afrontar las dificultades económicas derivadas de la crisis. Asimismo, los gobiernos miembro han anunciado paquetes de rescate económico para amortiguar los efectos de la pandemia, pero su capacidad es limitada. En una región en la que el turismo representa hasta un 90% del PIB en algunas islas, todos los hoteles están cerrados. Christopher Husbands describió una serie de efectos de la pandemia en los operadores de aguas. Aparte de la pandemia, la región sigue teniendo que afrontar los retos de siempre, en primer lugar, la estación seca, con una menor disponibilidad de agua debido a una sequía de larga duración, y en segundo lugar la temporada de huracanes, con una intensidad mayor de la habitual prevista en 2020. “Desde el punto de vista de un operador de aguas, se trata de algo para lo que tenemos que planificar y cuyo impacto hemos de reducir en la medida de lo posible”. De cara al futuro, señaló, la situación no es la habitual, y la pandemia tendrá consecuencias económicas en la región. Por último, recalcó la importancia de la formación y las tecnologías para mejorar la eficiencia de las operaciones, así como la necesidad de redoblar los esfuerzos en cuanto a preparación y respuesta.

Luego Wayne Williams tuvo su turno como ponente, con una presentación sobre el impacto de la COVID-19 y la respuesta de los operadores en el Caribe. Explicó la visión y misión de la CWWA, su finalidad y objetivos. Mientras que CAWASA es una asociación de empresas operadoras, la CWWA es una asociación de profesionales. Ambas trabajan conjuntamente en la región del Caribe para promover los intereses de los sectores del abastecimiento, saneamiento y residuos. Su mensaje fundamental es que se trata de servicios esenciales y por lo tanto exentos de la cuarentena, a la vez que han de cumplir con mayores exigencias en cuanto a prevención de riesgos laborales. Observó que, aunque la COVID-19 es un desastre, en el Caribe están acostumbrados a desastres ambientales con efectos parecidos. A continuación, describió el impacto en contratistas privados y en gobiernos, que verán disminuir sus ingresos y habrán de destinarlos a aspectos prioritarios, que no incluyen necesariamente los sectores del agua y los residuos. Wayne Williams aludió a algo que otros ponentes también habían mencionado: “mejorar la eficiencia operativa se vuelve primordial”.

Posteriormente, Aranzazu Mencia Saeta, Vicepresidenta de Desarrollo de Negocio de Almar Water Solutions habló sobre Proyectos BOT y de participación público-privada (PPP) a nivel internacional y cómo se ven afectados por la COVID-19. De cara al futuro, Los modelos de financiación BOT y PPP se han propuesto como posibles soluciones para construir nuevas infraestructuras o mejorar las existentes, ya que el agua el sector del agua es y siempre será un sector crítico, que ha de funcionar adecuadamente para superar esta pandemia o cualquier otra cosa que pueda suceder en el futuro, explicó Arantxa Mencia. Describió los diferentes modelos de contrato. Un primer factor que impulsa el aumento de proyectos de tipo PPP es el crecimiento de la población, que exige servicios de abastecimiento y saneamiento de calidad, junto con actores públicos que buscan alternativas de financiación. Los nuevos actores son la empresa privada, que ofrece experiencia y conocimientos, innovación y eficiencia, así como gestión de riesgos, y por otra parte el sector financiero. Arantxa Mencia planteó una serie de factores clave para el éxito de una PPP. En cuanto a las consecuencias de la pandemia, la expansión del coronavirus está dando lugar a demoras, interrupciones e incertidumbre en los proyectos de construcción. Concluyó haciendo hincapié en que “el acceso al agua es ahora más crucial que nunca”.

El ultimo ponente fue Roland Liemberger, experto internacional en planificación en el ámbito del agua no registrada, con una presentación titulada “Antes y después de la crisis: cómo y por qué planificar proyectos integrales de reducción del agua no registrada”. Comenzó su charla comentando que esta vez hemos tenido suerte, ya que el coronavirus no se ha detectado en el agua de consumo humano, y el riesgo de transmisión a través del sistema de saneamiento es bajo, pero que podríamos no tener tanta suerte la próxima vez. A pesar de que el abastecimiento intermitente entraña riesgos sanitarios además de otros inconvenientes, es bastante frecuente en el mundo. Según sus cálculos, América Latina y el Caribe son algunas de las regiones del mundo con mayor porcentaje de ANR. De hecho, en el Caribe la media es de 147 litros por persona y día. Pasó luego a analizar las principales causas de que exista un alto porcentaje de ANR, entre ellas una falta de incentivos a todos los niveles, y señaló que es necesario actuar ahora: “En unos años todos en el Caribe podrían tener un nivel aceptable de ANR, si nos ponemos en marcha, y se evitarían los riesgos del abastecimiento intermitente”. Para ello, es necesario cuantificar el ANR y sus componentes, pérdidas tanto comerciales como físicas. Concluyó su ponencia con una serie de indicaciones para la externalización de la gestión del ANR, y pasos para tener éxito con un contrato basado en el rendimiento.

Tras finalizar las charlas, el moderador Wayne Williams dirigió una sesión de preguntas y respuestas, donde los ponentes atendieron las preguntas de la audiencia online. Christopher Husbands respondió a una pregunta sobre si los gobiernos podrían conceder una moratoria en el pago del IVA a los operadores para aumentar el flujo de caja dadas las pérdidas de ingresos; señaló que el IVA supone una parte de los ingresos de los gobiernos, y dado el incremento de los gastos de los gobiernos en la actualidad, si se prescinde de esta fuente de ingresos, no dispondrían del dinero necesario para implantar los programas sociales que se contemplan: “En ausencia de un importante apoyo internacional, creo que los gobiernos difícilmente podrán hacer eso”. Se respondieron otras preguntas sobre la implantación de procesos digitales, diferentes modelos de contratos (PPP, contrato basado en el rendimiento, concesión), reducción eficaz de ANR, procesos que los operadores pueden realizar por telecontrol, y fuentes de financiación para proyectos de aguas en los países del Caribe. En cuanto a fuentes de financiación, Noam Komy señaló que podría haber menos dinero disponible a corto plazo, pero más oportunidades a largo plazo.

La redacción recomienda