Connecting Waterpeople
Contenido premium

Día Mundial del Retrete 2023: Acelerar el cambio

El Día Mundial del Retrete, que se celebra cada 19 de noviembre, es una conmemoración anual de las Naciones Unidas que pretende arrojar luz sobre la importancia de tener acceso a un saneamiento adecuado y el papel vital de los retretes. Como destaca este año UN-Water, "un inodoro es pequeño pero poderoso".

Nos acercamos rápidamente a 2030 y las metas mundiales en materia de agua potable y saneamiento, incluido el acceso universal y equitativo a un saneamiento seguro y a la higiene, fijadas en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, no se alcanzarán si nos atenemos a los progresos actuales. Según datos publicados por la OMS y UNICEF, al ritmo actual de progreso pasarán siglos antes de que se logre el acceso universal al saneamiento básico y al agua. En la actualidad, todavía hay 3,5 millones de personas que viven sin acceso a un aseo seguro y 419 millones que siguen practicando la "defecación al aire libre". En estas situaciones, las enfermedades se propagan y matan a 1.000 niños menores de cinco años cada día. Para alcanzar la meta de saneamiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 (ODS 6), la ONU subraya que el mundo tiene que trabajar, de media, cinco veces más rápido.

Cada 19 de noviembre se celebra el Día Mundial del Retrete. Sigue las acciones de la campaña de este año en Twitter con los hashtags #DíaMundialdelRetrete y #WorldToiletDay

El Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 no es el único que no se alcanzará en 2030. En julio de 2023, el Secretario General de la ONU, António Guterres, afirmó que "el déficit anual de financiación de los ODS ha pasado de 2,5 billones de dólares antes de la pandemia a una cifra estimada de 4,2 billones". Muchos países se enfrentan ahora a una deuda cada vez mayor, lo que se traduce en una incapacidad para hacer realidad la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible.

Por ello, el lema de este año para el Día Mundial del Retrete es "acelerar el cambio" y un llamamiento a la población mundial, no solo a los gobiernos, las empresas y las organizaciones, para que hagan todo lo que puedan, por pequeño que sea, para ayudar a atajar la crisis del saneamiento. Utilizando una antigua parábola del colibrí, que en medio de un gran incendio forestal llevaba gotas de agua en el pico para ayudar a apagar el fuego, las Naciones Unidas nos llaman a todos a actuar ahora para ayudar a resolver este problema mundial. "Cuantos más colibríes haya, mayor será el impacto".

Para cumplir la meta de saneamiento del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6 (ODS 6), la ONU subraya que el mundo tiene que trabajar, de media, cinco veces más rápido

La ONU también ha pedido a las autoridades, organizaciones y empresas mundiales que pongan de su parte para alcanzar este ambicioso objetivo. Una posible forma de hacerlo es comprometerse con la Agenda de Acción para el Agua, una colección de compromisos voluntarios relacionados con el agua para acelerar el ODS 6, adoptada en marzo durante la Conferencia de la ONU sobre el Agua 2023.

Aunque existe una necesidad palpable de actuar con mayor rapidez para garantizar el agua, el saneamiento y la higiene (WASH) para todos, este año hemos sido testigos de numerosos avances en términos de investigación y desarrollo. Las tecnologías innovadoras son cada vez más cruciales para hacer frente a los retos del saneamiento. Los inodoros sin agua y autónomos y los sistemas de saneamiento inteligentes están revolucionando la forma en que gestionamos los residuos y garantizamos unas instalaciones de saneamiento limpias y seguras, ofreciendo oportunidades de saneamiento a todos. Un ejemplo que me viene a la mente es la recreación que hizo Jonny Harris de un retrete moderno. En Sudáfrica, creó un inodoro moderno que elimina los residuos de forma fiable con sólo 2 litros de agua. Se ha recorrido un largo camino desde el primer retrete con cisterna, que se diseñó en 1592 y se descargaba con 26 litros de agua.

El Día Mundial de los Retretes 2023 sirve como punto de encuentro para un esfuerzo colectivo que dé prioridad al saneamiento en la agenda mundial. Abordando retos persistentes y nuevos, como la amenaza del cambio climático, y dando visibilidad a este tema demasiado a menudo tabú, podemos allanar el camino hacia un futuro en el que un saneamiento adecuado sea un derecho humano fundamental para todos. Todos debemos contribuir a resolver la crisis del saneamiento; por pequeño e insignificante que parezca, marca la diferencia y ayuda a acelerar el progreso.