Connecting Waterpeople

Las empresas tecnológicas se comprometen a devolver al medioambiente más agua de la que consumen

  • empresas tecnológicas se comprometen devolver al medioambiente más agua que consumen

Varias empresas tecnológicas han anunciando su compromiso con la protección de los recursos hídricos, específicamente la intención de devolver a la naturaleza más agua de la que consumen. Aunque siempre han ido un poco por detrás de los compromisos para lograr cero emisiones netas de gases de efecto invernadero, la acción de las empresas en materia de agua es cada vez más visible. Recientemente, Facebook y Google, pero también Microsoft el año pasado, han anunciado este nuevo tipo de compromiso climático. Este enfoque implica reducir el consumo de agua, pero también complementar dicha reducción con esfuerzos de conservación de los recursos hídricos en ecosistemas sometidos a estrés, para reponer los recursos utilizados. Compartir la investigación y la tecnología es también otra forma en que estas empresas planean contribuir a abordar el estrés hídrico mundial.

Google anunció su ambicioso objetivo en materia de agua el mes pasado: la empresa pretende reponer el 120% del agua consumida, de media, en sus oficinas y centros de datos para 2030. "Como objetivo de protección de los recursos hídricos, nos comprometemos a devolver más agua de la que consumimos para 2030 y apoyar la seguridad hídrica en los lugares en los que ejercemos nuestra actividad", dijo Kate Brandt, directora de la Oficina de Sostenibilidad de la empresa, en un blog.

La acción de las empresas en materia de agua es cada vez más visible

Los planes de Facebook para tener un impacto positivo en materia de agua para 2030 fueron revelados por su directora de Estrategia de Sostenibilidad, Sylvia Lee, a finales de agosto: "Seguimos una estrategia de protección de los recursos hídricos que se centra en abastecernos de agua de forma responsable, impulsar la eficiencia hídrica en nuestras instalaciones y operaciones, e invertir en proyectos de restauración de recursos hídricos esenciales en las mismas cuencas donde se encuentran nuestras instalaciones. Ahora, vamos a ir más allá y nos comprometemos a tener un impacto positivo en materia de agua para 2030, lo que significa que devolveremos al medio ambiente más agua de la que consumimos (se evapora)".

Ambos anuncios se producen después de que el Presidente de Microsoft, Brad Smith, diera a conocer el año pasado el compromiso de la empresa de devolver más agua de la que consume para 2030. "Anunciamos un ambicioso compromiso para que Microsoft tenga un impacto positivo en materia de agua en nuestras operaciones directas para 2030. Estamos abordando nuestro consumo de agua de dos maneras: reduciendo la cantidad de agua que utilizamos (por megavatio de energía utilizada para nuestras operaciones) y reponiendo el agua en las regiones con estrés hídrico en las que operamos."

Un factor clave en el consumo de agua de las empresas tecnológicas que es exclusivo de ellas, a diferencia del uso de agua en los edificios de oficinas, es el agua utilizada para refrigerar los centros de datos. El consumo de energía de los centros de datos está en el punto de mira a medida que el sector tecnológico experimenta un enorme crecimiento, y las empresas recurren a fuentes de energía renovables. En cambio, el consumo de agua de los centros de datos recibe menos atención. Si bien hay pequeños centros de datos en edificios de oficinas, los más recientes son centros a gran escala o “hiperescala”. Algunos son de una sola empresa que proporciona servicios en la nube, como los de Google, Microsoft y Amazon, otros son instalaciones de colocación que albergan servidores para empresas más pequeñas. Los centros de datos consumen agua indirectamente a través de la generación de electricidad, y directamente en los sistemas de refrigeración, compitiendo con otros usuarios por el acceso a los recursos hídricos locales. Un "centro de datos suele utilizar entre 3 y 5 millones de galones (aproximadamente entre 11 y 19 millones de litros) de agua al día, la misma cantidad de agua que una ciudad de 30.000 a 50.000 habitantes", dijo Venkatesh Uddameri, profesor y director del Centro de Recursos Hídricos de la Universidad Tecnológica de Texas, a NBC News el verano pasado. La ubicación de los grandes centros de datos es un tema complicado, con muchos aspectos a tener en cuenta como el suministro eléctrico, las infraestructuras o los impuestos. En el futuro, la disponibilidad de agua será probablemente también un factor clave a tener en cuenta, ya que la escasez de agua puede afectar a su funcionamiento.

Un factor clave en el consumo de agua de las empresas tecnológicas que es exclusivo de ellas, a diferencia del uso de agua en los edificios de oficinas, es el agua utilizada para refrigerar los centros de datos

Las empresas tecnológicas están explorando fuentes alternativas de agua y diferentes técnicas de refrigeración de los centros de datos que aumenten la eficiencia del uso de agua. "En nuestros centros de datos, identificaremos oportunidades para utilizar alternativas al agua dulce siempre que sea posible, ya sea agua de mar o aguas regeneradas", escribió Kate Brandt, de Google, en el blog que anunciaba el compromiso de la empresa. Algunos ejemplos son el centro de datos de Google en Hamina (Finlandia), que utiliza agua de mar para la refrigeración, o el centro de datos del condado de Douglas (Georgia), que utiliza aguas regeneradas. El Proyecto Natick de Microsoft, un almacén de datos submarino frente a la costa de Escocia, es un intento de utilizar la refrigeración natural, pero por el momento solo sería aplicable a sistemas a pequeña escala. Facebook ha desarrollado sistemas avanzados de refrigeración por evaporación para sus centros de datos, que utilizan hasta un 50% menos de agua; Google también ha reducido el uso de agua en un 50% mediante la recirculación de agua dentro del mismo centro de datos. El nuevo centro de datos de Microsoft en Arizona utilizará refrigeración adiabática o un sistema de refrigeración por evaporación, dependiendo de la temperatura exterior, para utilizar hasta un 90% menos de agua que otros sistemas de refrigeración que utilizan agua. 

La transparencia de las empresas a la hora de implantar acciones para hacer realidad sus compromisos en materia de agua será clave para que no se perciban como un lavado de imagen verde; no solo en relación con el consumo de agua, sino también la parte relacionada con devolver el agua al medio ambiente. Por ejemplo, Facebook dijo en su anuncio que utilizaría la metodología de contabilidad ambiental Volumetric Benefits Accounting para medir el impacto de sus acciones para la protección de los recursos hídricos. El documento de Google sobre la protección de los recursos hídricos (Google Water Stewardship) también menciona, como métodos de contabilidad ambiental, la mencionada Volumetric Benefits Accounting, así como la de la guía del CEO Water Mandate para medir el impacto de soluciones basadas en la naturaleza (Benefit Accounting of Nature-Based Solutions for Watersheds). Métricas como la eficacia del uso del agua, utilizada por Facebook, miden la cantidad de agua utilizada por un centro de datos en comparación con la energía utilizada para hacer funcionar los equipos. Aunque son muchos los retos por delante, está claro que la gestión del agua por parte de las empresas está cobrando importancia y las compañías tecnológicas no quieren quedarse atrás.

La redacción recomienda