Connecting Waterpeople

"Es crucial que los ciudadanos accedan a los datos climáticos y su lectura por parte de expertos"

  • "Es crucial que ciudadanos accedan datos climáticos y lectura parte expertos"
    Daniel Argüeso, Investigador Distinguido Beatriz Galindo del Departamento de Física de la Universidad de las Islas Baleares.

La curiosidad científica y también ciudadana, de conocer la situación meteorológica a tiempo real se hace más evidente aún en una situación como la actual, donde los efectos del cambio clmático están provocando verdaderos estragos en las temperaturas y las reservas de agua de España. 

Con esta premisa y esta insaciable curiosidad, Daniel Argüeso, Investigador Distinguido Beatriz Galindo del Departamento de Física de la Universidad de las Islas Baleares, ha creado las herramientas Hoyextremo.com y "last 24-h weather in Spain", que ofrecen a la ciudadanía la disponibilidad de datos climáticos diarios, con el fin de hacernos más conscientes de los retos y efectos que plantea el cambio climático.

Pregunta: En primer lugar, nos gustaría que describiera su perfil profesional. ¿Cómo desarrolló su vocación por el clima?

Respuesta: Comencé estudiando Física en la Universidad de Córdoba y me trasladé a la Universidad de Salamanca para poder especializarme en Física de la Atmósfera. Más que una vocación expresa por la meteorología y el clima, necesitaba continuar mis estudios en una línea tuviera una aplicación directa a nuestra experiencia diaria. En realidad, después aprendí que prácticamente todas las ramas de la Física tienen esa aplicación, pero ya empezaba a fascinarme el mundo de la Física de la Atmósfera y todo lo relacionado con el sistema climático. La verdad es que mi auténtica vocación era la ciencia en general y por esa razón decidí hacer el doctorado en la Universidad de Granada, en el Grupo de Física de la Atmósfera. Allí aprendí muchísimo sobre clima, estadística y modelos numéricos que luego me abrieron la posibilidad de trabajar en Australia y en Hawaii, en dos centros muy importantes en el estudio del clima y de ciencias de la Tierra. Allí aprendí sobre clima urbano, extremos de precipitación, olas de calor, energía eólica y comunicación científica. Hoy en día, me interesa sobre todo el estudio de los procesos que generan precipitación extrema y como pueden cambiar en el futuro. También me interesa la interacción entre el océano y la atmósfera, y como contribuye a definir las características de los episodios extremos en un contexto de cambio climático.

P.- Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en el ámbito de la investigación, ¿cómo están colaborando las Universidades y el ámbito de la investigación en la lucha contra el cambio climático?

R.- Hoy en día las Universidades y otros centros de investigación están involucrándose cada vez más en acciones para reducir y combatir los efectos del cambio climático. Para empezar, se tratan de comunidades donde se pueden poner en práctica políticas efectivas de adaptación, sostenibilidad y reducción del consumo energético, por ejemplo. La colaboración se extiende también a otros organismos públicos que necesitan información sobre las perspectivas futuras en el contexto del cambio climático, ya sea desde el punto de vista puramente físico, del sistema climático, o de impactos.

Hoy en día las Universidades y otros centros de investigación están involucrándose cada vez más en acciones para reducir y combatir los efectos del cambio climático

Hay iniciativas que engloban varias  de estas áreas, como el Laboratorio Interdisciplinar sobre Cambio Climático (LINCC) de la Universidad de las Islas Baleares que fue creado con precisamente con la idea de transferir conocimiento transversal sobre el cambio climático a la sociedad. Sin embargo, creo que es importante hacer una diferenciación entre ciencia, comunicación y activismo. En mi opinión, no son excluyentes y seguramente han de ir de la mano, pero hay personas que desarrollan sus actividades en uno o varios de estos ámbitos, no necesariamente en todos.

P.- Y hablando de clima, España experimenta actualmente una grave sequía, con una de las cifras más bajas de su historia de agua embalsada. ¿Será está la nueva normalidad en nuestro país?

R.- Todas las evidencias que tenemos indican que la precipitación media anual en la región del Mediterráneo está disminuyendo y se verá reducida significativamente en el futuro con el cambio climático. Esto no quiere decir que en los próximos años se den algunos periodos húmedos, pues la variabilidad en esta zona es muy acusada, sino que a escalas climáticas (periodos de 30 años), veremos una disminución considerable de la precipitación. Las situaciones con precipitación inferiores a la media del clima que conocemos hasta ahora serán más habituales y prolongadas, por tanto, serán más frecuentes las condiciones propias de sequía.

P.- El cambio climático no solo provoca situaciones como esta, una pertinaz sequía, también lo contrario, inundaciones, lluvias torrenciales y bajadas extremas de temperatura. ¿Como podemos prepararnos para afrontar estos delirios climáticos? ¿Cómo cambiará el clima en España?

R.- Aquí entramos en un aspecto que está siendo investigado por muchos grupos: ¿Cómo cambian los extremos climáticos en un contexto de calentamiento global? En lo que se refiere a temperatura es más claro, el ritmo al que se rompen récords cálidos es mucho mayor de lo esperable en un clima estacionario. Lo contrario ocurre para récords fríos. En cuanto a los eventos de precipitación muy intensa, es más complicado. Nuestro conocimiento del sistema climático y las observaciones a nivel global nos permiten afirmar que este tipo de eventos son más intensos y habituales a medida que aumenta la temperatura. Sin embargo, a escala regional y especialmente en determinadas zonas como el Mediterráneo, es más difícil de detectar estas tendencias porque, volvemos a lo que decíamos antes, la variabilidad de estos episodios es enorme. El uso de modelos numéricos y grandes bases de datos para tratar de establecer que características de la precipitación muy intensa están cambiando y cómo es precisamente una de las líneas en las que está trabajando el Grupo de Meteorología de la UIB.

P.- En relación a esto, usted ha desarrollado la herramienta "Hoyextremo", una valiosísima fuente de información climática al alcance de los ciudadanos. ¿Cómo surge la idea de crear esta herramienta? ¿Tiene pensado extender esta herramienta a otras ubicaciones geográficas?

R.- Hoyextremo.com surge de una curiosidad puramente personal, obviamente alimentada por mi formación y mi trabajo. Está inspirado en iniciativas de otras personas, fundamentalmente de colegas que conocí durante mi experiencia en Australia, que desarrollaron una herramienta parecida para ese país. Empieza como una herramienta para ayudarme a detectar situaciones que se salen de lo normal, con información muy limitada. Poco a poco, viendo que la base de usuarios va creciendo y que existen otras necesidades, hoyextremo va incorporando más información. También recibimos sugerencias de usuarios que vamos añadiendo a medida que encontramos la manera más atractiva y eficiente de comunicar esa información.

Detalle de la herramienta Hoyextremo.com.

Esta herramienta depende directamente de la disponibilidad de datos climáticos y que se actualicen al menos diariamente. Las agencias y servicios meteorológicos de la mayoría de los países ponen muchísimas trabas para compartir estos datos, que por otra parte son financiados con dinero público. Afortunadamente, AEMET hizo en su día una apuesta por compartir parte de los datos y facilitar su acceso. Aún es muy difícil acceder a gran parte de los datos de temperatura y precipitación, y deben seguir avanzando en esta dirección, pero hay que reconocer el valor de esta iniciativa por parte de AEMET. La mayoría de los países de nuestro entorno ponen aún más obstáculos para acceder a datos climáticos y eso dificulta mucho extender hoyextremo a otras ubicaciones. De todos modos, existen vías para acceder a observaciones en otros puntos y tenemos mucha ilusión por la posibilidad de cubrir otras áreas.

P.- También ha desarrollado otra herramienta, Last "24-h weather in Spain", que permite conocer la evolución de las temperaturas, así como datos de oscilación térmica, humedad y chubascos en cada punto de la geografía española. ¿Cómo ha sido el proceso de creación esta herramienta?

R.- De nuevo, nace por una curiosidad personal. Y aquí es evidente que la curiosidad es un factor fundamental en la ciencia y la divulgación científica, muchas veces los proyectos no tienen un objetivo definido de partida. La idea de “last 24-h weather in Spain” era visualizar la situación meteorológica actual a partir de estaciones. En principio, queríamos monitorizar de una manera ágil e intuitiva los posibles eventos extremos en España. Luego, abrimos esa herramienta al público porque pensamos que esa agilidad a la hora de ver los distintos valores registrados recientemente podía ser útil. Mi formación es en física de la atmósfera, de modo que el mayor reto fue construir las plataformas web presentaban ambas herramientas.

Hoyextremo.com depende directamente de la disponibilidad de datos climáticos y que se actualicen al menos diariamente

Last 24-h weather in Spain” es una herramienta en funcionamiento, pero también en desarrollo. Tenemos muchas ideas para completar la información que se proporciona ahora mismo. Por ejemplo, añadir nuevas opciones de visualización de los datos en las últimas 24 horas en forma de gráficos y expandir a países vecinos.

P.- Estas dos herramientas están al alcance de todos los ciudadanos que quieran conocer datos sobre el clima en España. ¿Considera que herramientas como esta pueden concienciar a los ciudadanos a ser más conscientes de los efectos del cambio climático?

R.- Por supuesto, y la acogida que tienen este tipo de herramientas entre la ciudadanía lo demuestra. Creo que en los próximos años veremos más iniciativas en esta dirección. En nuestro caso, hoyextremo.com es más útil para ser conscientes de los efectos del cambio climático porque da una perspectiva más amplia, nos sitúa las condiciones actuales dentro del contexto climático más reciente para mostrarnos como la recurrencia e intensidad de temperaturas altas no es normal. Además, creo que es útil porque tiene en cuenta la estacionalidad y no solo identifica situaciones extremas durante los meses más cálidos, sino durante todo el año. Creo que la manera en que se presenta, haciendo uso de percentiles, es positivo para que cualquier ciudadano pueda como de extraordinaria es la situación actual. Por otra parte, nos muestra la lluvia acumulada comparada con lo esperable según el clima reciente y esto nos dibuja unas condiciones donde la sequía tiende a ser más habitual. En su conjunto, hoyextremo.com permite concienciarnos de que el cambio climático está ocurriendo ya y que sus efectos tendrán un impacto progresivamente mayor.


Percentiles de temperaturas extraídos de Hoyextremo.com.

P.- Los datos de estas aplicaciones se actualizan con mucha regularidad, y sin los avances en digitalización nada de esto sería posible. ¿Por qué es necesario invertir en digitalizar los servicios de clima? ¿Qué mejoras considera necesarias a este respecto?

R.- Absolutamente. Como decía antes, la disponibilidad de estos datos es fundamental. No solo tienen que estar abiertos, las administraciones tienen que facilitar su acceso y crear herramientas adecuadas para poder usar esta información. Muchos de los servicios de clima están ya ampliamente digitalizados, quizás hay que hacer esfuerzos en digitalizar información analógica histórica de gran valor. La mejora más urgente es facilitar el acceso a datos climáticos y meteorológicos a los investigadores para que puedan desarrollar su trabajo. Actualmente muchos investigadores tienen problemas enormes para acceder a dichos datos que son cruciales para saber más sobre los efectos del cambio climático en España. Sin el acceso a esa información por parte de los investigadores, nuestra capacidad para prepararnos se ve muy limitada. Por supuesto, el siguiente paso ha de ser la creación de plataformas para que la ciudadanía pueda acceder a esa información de manera sencilla y gratuita. Al fin y al cabo, las infraestructuras para recoger y mantener esas bases de datos están financiadas con fondos públicos.

P.- Por último, y a modo de conclusión, ¿cómo de importante es que los ciudadanos estén informados de los datos del clima?

R.- Es crucial que los ciudadanos tengan acceso tanto a los datos climáticos como a una lectura por parte de expertos. Lo uno sin lo otro está incompleto. Es necesario que los datos sean interpretados por personas con los conocimientos adecuados en física de la atmósfera, meteorología, clima y estadística. Pero al mismo tiempo, han de poder examinar los datos por sí mismos, de esta manera la confianza en las personas que transmiten ese mensaje será mucho mayor. Mi experiencia con hoyextremo es que si además se presentan estos datos con visualizaciones atractivas, fáciles de entender y rigurosas, el beneficio es enorme, tendremos una ciudadanía consciente de los retos que el cambio climático nos plantea ahora y en el futuro.

La redacción recomienda