Connecting Waterpeople
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

Un estudio encuentra contaminación por PFAS en el 83% de los ríos estudiados en EE.UU.

  • estudio encuentra contaminación PFAS 83% ríos estudiados EE.UU.

La ONG Waterkeeper Alliance ha publicado un nuevo e innovador análisis de los ríos estadounidenses que da la voz de alarma sobre la contaminación por sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas (PFAS). En un análisis de 114 cursos fluviales de todo el país, se descubrió que el 83% contenía al menos un tipo de PFAS, sustancias que pueden causar efectos perjudiciales para la salud de las personas y el medio ambiente. Se trata probablemente del estudio más extenso sobre los PFAS en las aguas superficiales que se ha realizado en los Estados Unidos, y los resultados revelan la presencia generalizada de estas sustancias químicas tóxicas.

Un total de 113 grupos locales – Waterkeepers – recogieron muestras de 114 cursos fluviales de 34 estados y del Distrito de Columbia (D.C.). Los análisis independientes indican un nivel de contaminación alarmante: 94 grupos participantes confirmaron la presencia de PFAS en sus ríos. Se encontró al menos una de estas sustancias en los ríos de 29 estados y el D.C.; en muchos se detectaron hasta 35 PFAS diferentes.

"Cuando empezamos a analizar los ríos en busca de PFAS a principios de este año, sabíamos que nuestro país tenía un importante problema de PFAS, pero estos resultados confirman que nos quedamos cortos. Se trata de una crisis medioambiental y de salud pública generalizada que debe ser abordada inmediatamente por el Congreso y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA). Para empezar a abordar este problema urgente, el Congreso debe empezar por aprobar la normativa para PFAS de 2022 (Clean Water Standards for PFAS Act of 2022), y la EPA debe priorizar el uso de la financiación de la Ley de Infraestructuras bipartidista para coordinar el seguimiento a nivel nacional y regular la contaminación por PFAS. Este informe proporciona la información necesaria para que los gobiernos federal y estatal tomen medidas y protejan la salud y la seguridad de nuestras comunidades", dijo Marc Yaggi, director general de Waterkeeper Alliance.

En algunos lugares, como los arroyos conectados al río Potomac en Maryland, el río Lower Susquehanna en Pensilvania y el río Niágara en Nueva York, el nivel de contaminación es entre miles y cientos de miles de veces superior a lo que los expertos consideran seguro para el agua potable. Esto es especialmente preocupante, ya que se calcula que el 65% de los estadounidenses se abastecen de agua potable en aguas superficiales similares a las de las muestras.

Estos hallazgos son un paso importante para cubrir una importante laguna de datos y validan el llamamiento de la Waterkeeper Alliance a la EPA para que amplíe el seguimiento de las masas de agua con el fin de obtener una imagen completa de la contaminación por PFAS en todas las cuencas hidrográficas del país.

  • Se detectó sulfonato de perfluorooctano (PFOS) por encima del nivel de advertencia sanitaria provisional de la EPA de 0,02 ppt en 159 muestras tomadas en cursos fluviales en 28 estados y en el D.C. El nivel más alto detectado fue de 1.364,7 ppt en una muestra del arroyo Piscataway, en Maryland.
  • Se detectó ácido perfluorooctanoico (PFOA) por encima del nivel de advertencia de salud provisional de la EPA de 0,004 ppt en 158 muestras tomadas en cursos fluviales en 26 estados y el D.C. El nivel más alto detectado fue de 847 ppt en una muestra de Kreutz Creek, Pennsylvania.
  • Se detectaron sustancias químicas GenX en cuatro muestras de tres cursos fluviales: el río Saluda (Carolina del Sur), el río Cape Fear (Carolina del Norte) y el arroyo Tar (Oklahoma), y se detectó por encima del nivel de advertencia sanitaria de la EPA de 10 ppt en una muestra del río Cape Fear, Carolina del Norte.
  • Se detectaron sustancias químicas PFBS en 118 de 228 lugares de muestreo (una frecuencia de detección del 52%) y por encima del nivel de advertencia sanitaria de la EPA de 2.000 ppt en una muestra de Kreutz Creek, Pennsylvania.

Desde al menos la década de 1950, los PFAS se han utilizado ampliamente en diferentes industrias y se encuentran en muchos productos de consumo, comerciales e industriales. Se trata de sustancias persistentes que no se descomponen con el tiempo. Además, se acumulan en las personas, la fauna y el medio ambiente. Como resultado, se han encontrado PFAS en las aguas superficiales, el aire, el suelo, los alimentos y muchos materiales comerciales. Los estudios científicos relacionan cada vez más estas sustancias químicas tóxicas con graves problemas de salud como el cáncer, las enfermedades hepáticas y renales, los problemas reproductivos, las inmunodeficiencias y los trastornos hormonales.

A pesar de los graves riesgos para la salud, actualmente no existen límites universales con base científica para las distintas sustancias químicas en el grupo de las PFAS en Estados Unidos. En el caso de muchos PFAS, la EPA ni siquiera ha establecido un límite de recomendación para la salud que permita al público determinar qué cantidad de PFAS es perjudicial en el agua potable. En la mayoría de los casos, la EPA no realiza un seguimiento adecuado de estas sustancias químicas; es por ello que estos resultados son tan singulares e importantes.

"Esta iniciativa innovadora no sólo es un modelo de recopilación de datos de forma colectiva y colaborativa, sino que ayuda a mejorar el acceso equitativo a los datos y la información científica, lo que en última instancia impulsa una mayor concienciación pública y la protección ambiental", dijo Dominique Lueckenhoff, Vicepresidente Senior de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de Hugo Neu Corporation y antiguo encargado de temas regulatorios en materia de aguas de la EPA. "Tenemos una grave emergencia de contaminación tóxica entre manos y Waterkeeper Alliance ha abordado esta emergencia, mientras que el entorno regulatorio nos ha decepcionado", añadió Bob Bowcock, fundador y director general de Integrated Resource Management. "Los PFAS deben ser sustituidos en los procesos de fabricación por alternativas más seguras. Hay que poner fin a los usos no esenciales. Hay que poner fin a los vertidos industriales. Debe darse prioridad a la limpieza de los lugares altamente contaminados".

Estos datos demuestran claramente que el Congreso y la EPA deben actuar con urgencia para controlar la contaminación persistente por PFAS en Estados Unidos. La actual falta de supervisión pone en riesgo la salud y la seguridad de personas y ecosistemas e implica costosas actividades de limpieza y tratamiento para eliminar la contaminación por PFAS una vez que se ha producido.

Puedes leer la noticia original en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda

17/01/2023 · Entrevistas · 5.354 1

Caro-Patón: "No hay justificación jurídica para el incremento de los caudales ecológicos del Tajo"