Connecting Waterpeople
Contenido premium

La normativa UNE-ISO 23991 impulsa la eficiencia y la durabilidad en las conducciones del regadío

Mónica Herranz destaca la importancia de la Norma UNE-ISO 23991 en la infraestructura de riego

Nuevo Regadío Forum 2024, que celebra hoy su tercera jornada, ha abordado la sostenibilidad y el cambio climático y el papel crucial del regadío en estos desafíos globales. 

Gracias a los patrocinadores del evento (Prefabricados Delta, Saint-Gobain PAM, IRTA, ATL, ACCIONA, LabFerrer, Molecor, Vector Energy, Hidroconta y unregadíomásseguro), el foro ofrecerá, del 17 al 20 de junio, una serie de ponencias que abordarán temas cruciales como la eficiencia, sostenibilidad, modernización y digitalización del regadío, con la participación de destacados expertos. 

En este tercer día, se ha resaltado la importancia del agricultor como defensor del medioambiente, el control de los riesgos en el regadío, y cómo el regadío puede ser una garantía de sostenibilidad y una herramienta efectiva en la lucha contra el cambio climático. Mónica Herranz, responsable de Normalización y Valorización en Saint-Gobain PAM, ha ofrecido una detallada exposición sobre los avances normativos y tecnológicos en la industria de las tuberías de fundición dúctil destinadas al riego: «Cuando la contratación pública o cualquier tipo de contratación cita normas y exige su cumplimiento, está optimizando la integración de requisitos de seguridad, calidad y sostenibilidad», ha comenzado.

Así, ha centrado su presentación en la reciente adopción de la norma UNE-ISO 23991, que establece los parámetros de diseño e instalación de estos sistemas esenciales para la infraestructura de riego. Esta normativa, promulgada inicialmente a nivel internacional como ISO y adoptada nacionalmente como UNE en 2023, impone exigencias de diseño, especificaciones técnicas, métodos de ensayo, y recomendaciones de uso, las cuales aplican a los tubos, racores y accesorios utilizados en redes de riego bajo presión. Los componentes deben cumplir con criterios detallados en normas como la UNE-EN 545 e ISO 2531, asegurando así su calidad y eficacia. 

Mónica Herranz ha destacado cómo estas normas son el resultado de una colaboración extensa entre el sector público y privado, y cómo contribuyen a incrementar la competitividad permitiendo un acceso más justo y transparente al mercado. Además, las normas facilitan la vigilancia del mercado y garantizan la protección del consumidor, elementos que refuerzan la confianza en estos productos esenciales para la agricultura moderna. 

La implementación de la norma UNE-ISO 23991 también aborda aspectos críticos como la resistencia al impacto, la durabilidad ante condiciones adversas de instalación, y la flexibilidad frente a movimientos sísmicos o ajustes estructurales: «La nueva norma UNE-ISO 23991 detalla los factores de diseño hidráulico y mecánico de los componentes de tuberías de fundición dúctil, aspectos relacionados con la corrosividad del suelo y la importancia de los revestimientos».  

Saint-Gobain PAM es líder en el diseño y fabricación de soluciones sostenibles, saludables, seguras y respetuosas con el medioambiente

La norma también enfatiza la perspectiva de la economía circular y la necesidad de ser más eficiente y optimizar la forma en que se gestionan los recursos a lo largo de su ciclo de vida para tener un impacto positivo en el medioambiente y en la sociedad: «Un capítulo importante de la norma trata sobre la explotación, mantenimiento y coste total de las redes de riego por tubería; es indispensable tener en cuenta las implicaciones de los costes de ciclo de vida». En este punto, Saint-Gobain PAM es líder en el diseño y fabricación de soluciones sostenibles, saludables, seguras y respetuosas con el medioambiente. En este sentido, Mónica Herranz ha subrayado la durabilidad y la reciclabilidad de las tuberías de fundición dúctil y ha explicado que estas características no solo prolongan la vida útil de los productos y reducen la necesidad de recursos nuevos, sino que también disminuyen los costos operativos y ambientales, aportando beneficios significativos tanto a los usuarios como al entorno: «Saint-Gobain PAM apuesta por la economía circular, con diseño y fabricación de soluciones sostenibles, saludables, seguras y respetuosas con los recursos hídricos y el planeta». 

Además, Herranz ha expuesto cómo la nueva normativa aborda técnicamente la instalación y el mantenimiento de estas infraestructuras, optimizando su funcionamiento y reduciendo los costes a largo plazo. En este sentido, las tuberías de Saint-Gobain PAM están diseñadas para soportar condiciones adversas sin comprometer su integridad, lo que es esencial en ambientes sujetos a variaciones extremas por factores como el tráfico pesado o las condiciones del terreno. 

Asimismo, la compañía no solo se enfoca en la producción sostenible, sino que también ha implementado prácticas como el uso de materiales reciclados, la reutilización del agua y la valorización de residuos, resaltando su enfoque integral hacia la sostenibilidad. 

La sesión ha concluido con un bloque de preguntas y respuestas en el que se ha discutido cómo la contratación pública puede ser un motor esencial para mejorar la sostenibilidad en el sector del regadío. También se ha enfatizado que esta contratación debe inspirar al resto de la cadena de valor a incorporar prácticas sostenibles, subrayando la necesidad urgente de considerar el impacto en el planeta. Además, se ha abordado la pregunta sobre los certificados de calidad y medioambiente de Saint-Gobain PAM, donde Mónica Herranz ha destacado que la empresa posee numerosos certificados en estos ámbitos desde hace muchos años, en línea con la reciente directiva europea anti-greenwashing, la cual prohíbe declaraciones medioambientales sin una base justificada. Este compromiso con la certificación de calidad y gestión ambiental fue presentado como un ejemplo de la seriedad con la que la empresa aborda la sostenibilidad.