Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
TecnoConverting
NTT DATA
ICEX España Exportación e Inversiones
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
s::can Iberia Sistemas de Medición
Hach
FLOVAC
Molecor
Confederación Hidrográfica del Segura
Filtralite
Rädlinger primus line GmbH
Cajamar Innova
MOLEAER
ISMedioambiente
Sacyr Agua
Barmatec
Consorcio de Aguas de Asturias
ACCIONA
Vector Energy
Saint Gobain PAM
Amiblu
TEDAGUA
AGS Water Solutions
ADECAGUA
Kamstrup
Fundación CONAMA
Likitech
Innovyze, an Autodesk company
Fundación Biodiversidad
FENACORE
Lama Sistemas de Filtrado
IAPsolutions
ESAMUR
Xylem Water Solutions España
Aqualia
LACROIX
Fundación Botín
SCRATS
Smagua
EPG Salinas
Agencia Vasca del Agua
KISTERS
Schneider Electric
Almar Water Solutions
Prefabricados Delta
DATAKORUM
RENOLIT ALKORPLAN
IRTA
Catalan Water Partnership
Asociación de Ciencias Ambientales
TRANSWATER
Hidroconta
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
ADASA
Aganova
Red Control
AMPHOS 21
Global Omnium
CAF
Grupo Mejoras
Ingeteam
Baseform
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
AGENDA 21500
Idrica
J. Huesa Water Technology
AECID
LABFERRER
Hidroglobal
GS Inima Environment
Sivortex Sistemes Integrals
ONGAWA
Minsait
Laboratorios Tecnológicos de Levante
MonoM by Grupo Álava
HRS Heat Exchangers

Se encuentra usted aquí

Nuevas investigaciones apuntan a la posible infravaloración del impacto medioambiental de los PFAS

  • Nuevas investigaciones apuntan posible infravaloración impacto medioambiental PFAS
    Pablo González-Cebrián/iAgua.
  • Se encontró que gran parte de nuestras fuentes de agua superan los límites seguros de consumo de PFAS.
  • Es el primer estudio que cuantifica la carga ambiental de PFAS a escala global.

Sobre la Entidad

Redacción iAgua
Redacción de iAgua. La web líder en el sector del agua en España y Latinoamérica.

Las sustancias perfluoroalquiladas y polifluoroalquiladas, comúnmente conocidas como PFAS, son un grupo de más de 14,000 productos químicos fabricados por el ser humano desde la década de 1950 por sus propiedades para resistir el calor, el agua, la grasa y las manchas.

Se han encontrado comúnmente en productos para el hogar como sartenes antiadherentes, ropa, cosméticos, insecticidas y envases de alimentos, así como en productos de la industria especializada, como espumas contra incendios.

Pero a pesar de sus propiedades, estos productos químicos tienen un lado oscuro, ya que una vez que están en el medio ambiente o en nuestros cuerpos, no se degradan más.

Los PFAS se han relacionado con problemas ambientales y de salud, incluidos algunos cánceres, pero mucho se desconoce sobre la verdadera escala y posibles impactos del problema, incluido las concentraciones en el agua potable que bebemos.

Un nuevo estudio internacional liderado por la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW), publicado en Nature Geoscience, evaluó los niveles de contaminación por PFAS en superficies y aguas subterráneas en todo el mundo.

Se encontró que gran parte de nuestras fuentes de agua superan los límites seguros de consumo de PFAS. «Muchas de nuestras fuentes de agua están por encima de los límites regulatorios de PFAS», dice el autor principal del estudio, el profesor de Ingeniería de la UNSW, Denis O'Carroll.

«Ya sabíamos que los PFAS son omnipresentes en el medio ambiente, pero me sorprendió descubrir la gran cantidad de fuentes de agua que están por encima de los niveles recomendados para agua potable», dice. «Estamos hablando de más del 5%, y supera el 50% en algunos casos».

Gran parte de nuestras fuentes de agua superan los límites seguros de consumo de PFAS

El equipo de investigación recopiló mediciones de PFAS de fuentes de todo el mundo, incluidos informes gubernamentales, bases de datos y literatura revisada por pares. En total, recopilaron más de 45,000 datos, que abarcan aproximadamente 20 años.

Es el primer estudio que cuantifica la carga ambiental de PFAS a escala global.

El estudio también encontró altas concentraciones de PFAS en Australia, con muchos lugares por encima de los niveles recomendados para el agua potable. Solía tratarse de áreas donde se habían utilizado espumas contra incendios en el pasado, como instituciones militares e instalaciones de entrenamiento contra incendios.

El Prof. O'Carroll enfatiza que estas trazas de PFAS se encuentran en las fuentes de agua, como embalses, y no en el agua potable en sí misma, ya que el agua potable pasa por plantas de tratamiento, algunas de las cuales están diseñadas para reducir la cantidad de productos químicos como los PFAS en el agua antes de que salga del grifo.

Pero algunos operadores de agua, por ejemplo, Sydney Water, no miden rutinariamente la amplia gama de PFAS que pueden estar presente en el agua potable, dice el Prof. O'Carroll.

«El agua potable es en gran medida segura, y no dudo en beberla», dice. «Tampoco sugiero que el agua embotellada sea mejor, porque no significa que hayan hecho algo diferente en comparación con la que sale del grifo. Pero en verdad creo que hacer un seguimiento los niveles de PFAS y hacer que los datos estén fácilmente disponibles vale la pena.»

Un debate polémico: ¿qué concentración de PFAS es demasiada?

La mayoría de las personas en Australia, y en muchos lugares del mundo, probablemente tengan niveles bajos de PFAS en sus cuerpos. Sin embargo, los riesgos potenciales para la salud de los productos químicos PFAS están poco entendidos y no se han acordado universalmente.

Según un panel de expertos en salud del gobierno australiano, hay evidencia limitada o nula de que los PFAS representen un daño clínicamente significativo para la salud humana, aunque más allá de Australia, los organismos principales en EE. UU. y Europa sugieren que los PFAS están vinculados a efectos adversos para la salud.

El estudio sugiere que la contaminación real por PFAS en los recursos hídricos a nivel mundial podría ser superior a la sospechada

En 2023, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró que el PFOA, un tipo de PFAS, es un carcinógeno humano de categoría uno. Aunque los PFAS se han relacionado con muchos de estos efectos en la salud, no necesariamente se ha demostrado que los causen, pero dada la naturaleza potencial de los riesgos y “permanente” de estos productos químicos, muchos organismos reguladores han endurecido el uso de los PFAS e introducido límites seguros de agua potable como precaución.

«Dos formas de PFAS dieron lugar a preocupaciones hace unos 20 años: PFOS y PFOA», dice el Prof. O'Carroll. «Estos productos químicos están regulados en diferentes medidas en todo el mundo. En EE. UU., los límites propuestos para el agua potable de PFOS y PFOA son cuatro nanogramos por litro». Un tercer PFAS también está regulado en Australia, llamado PFHxS, donde la suma de PFOS y PFHxS está limitada a 70 nanogramos por litro, muy por encima del límite combinado de cuatro nanogramos por litro de PFOS y PFOA en los EE. UU. Pero los niveles aceptables para el PFOA en agua potable en Australia son aún más altos. «El PFOA, por otro lado, está regulado en Australia a 560 nanogramos por litro, lo que es dos órdenes de magnitud mayor que en los EE. UU.», dice el Prof. O'Carroll.

Aunque los límites de Australia parecen ser menos estrictos en comparación con los de EE. UU., las pautas recomendadas para el agua potable de ambos países palidecen en comparación con las de Canadá. En lugar de limitar solo dos o tres formas de PFAS en el agua potable, en Canadá se limita la suma de 14,000 PFAS a un total 30 nanogramos por litro. «Hay debate sobre a qué nivel deberían regularse los PFAS», dice el Prof. O'Carroll. «Australia tiene límites mucho más altos que EE. UU., pero la pregunta es por qué. Ambos organismos de salud tendrían razones diferentes para eso, y no hay un consenso realmente sólido».

Un riesgo infravalorado

El estudio sugiere que la contaminación real por PFAS en los recursos hídricos a nivel mundial podría ser superior a la sospechada. Esto se debe, en parte, a que solo se vigila y se regula un número limitado de los 14.000 PFAS existentes, y también a que los niveles de PFAS en los productos de consumo son más altos de lo esperado.

El profesor O'Carroll y su equipo intentan ahora desarrollar su investigación cuantificando estos niveles de PFAS procedentes de productos de consumo en el medio ambiente.

También están trabajando para desarrollar tecnologías que puedan degradar los PFAS en los sistemas de abastecimiento, y estudiando el desarrollo de modelos predictivos que determinen dónde irán a parar los PFAS en el medioambiente.

Lee la noticia original en Smart Water Magazine.

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda