Connecting Waterpeople
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

Un nuevo estudio muestra que una depuradora de aguas residuales puede resfriarse

  • nuevo estudio muestra que depuradora aguas residuales puede resfriarse

Ha llegado el otoño y la temporada de resfriados y gripe, en la que los virus se propagan por las escuelas, los lugares de trabajo y los espacios públicos. Pero no sólo los humanos pueden resfriarse. Un trabajo publicado recientemente muestra que las bacterias de las depuradoras de tratamiento de aguas residuales también pueden resfriarse de vez en cuando.

En las plantas depuradoras, el trabajo lo hacen a menudo las bacterias, que llevan a cabo procesos biológicos para descomponer los contaminantes y purificar el agua. Al igual que las bacterias, los virus están por todas partes a nuestro alrededor, y las bacterias, al igual que otros seres vivos, pueden ser infectadas por virus. Oskar Modin, profesor de la División de Tecnología del Medio Ambiente del Agua del Departamento de Arquitectura e Ingeniería Civil, ha puesto a prueba la tesis de que una depuradora de aguas residuales puede resfriarse.   

Una gran depuradora contiene miles de millones de bacterias que trabajan en un proceso de tratamiento llamado de lodos activados

Las comunidades bacterianas están constantemente expuestas a los virus que las infectan, así que los investigadores se preguntaron si el proceso puede estar periódicamente más expuesto y qué ocurre entonces. Midieron la concentración de partículas de virus que se liberaban en cuatro depuradoras de aguas residuales diferentes en Suecia y la compararon con la cantidad de carbono orgánico que se liberaba al mismo tiempo. Encontraron una conexión entre los virus y el carbono orgánico: cuando había más virus, también había más carbono orgánico en el efluente.   

Es importante controlar los procesos biológicos

La eliminación del carbono orgánico disuelto en las aguas residuales es importante porque, de lo contrario, provocaría un mayor consumo de oxígeno allí donde se vierte el agua depurada, lo que afectaría al medio acuático. Es importante investigar más a fondo el hecho de que las bacterias de la depuradora puedan resfriarse y, por tanto, tener un peor rendimiento, sobre todo para poder prevenir o aliviar los síntomas y así maximizar la eficacia de las bacterias.

Los virus suelen estar especializados en una determinada especie, lo que significa que los humanos y las bacterias no pueden ser infectados por el mismo virus. Una posible forma de influir en el número de virus en las depuradoras podría ser ajustar su modo de funcionamiento. Se han observado diferencias entre las depuradoras estudiadas, que se piensa puedan estar relacionadas con el diseño o el control de los procesos de tratamiento biológico, dice Oskar.   

Los investigadores aún no saben exactamente cómo se manifiesta el frío en las bacterias y hasta qué punto el virus afecta a los procesos de depuración. Siguen investigando la cuestión en otros sistemas en los que interactúan virus y bacterias, y esperan analizar un periodo de tiempo más largo, y si la estación del año, la temperatura y otros factores tienen alguna importancia.

Puedes leer la noticia completa en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda

17/01/2023 · Entrevistas · 5.354 1

Caro-Patón: "No hay justificación jurídica para el incremento de los caudales ecológicos del Tajo"