Connecting Waterpeople
Lee iAgua Magazine 34

Baleares anuncia en INVESTAGUA una inversión de 600 millones en saneamiento y calidad del agua

  • Baleares anuncia INVESTAGUA inversión 600 millones saneamiento y calidad agua
  • Miquel Mir, conseller de Medio Ambiente y Territorio de Govern de les Illes Balears, ha presentado las políticas, planes y programas de inversión para infraestructuras hidráulicas en el corto y medio plazo que se están llevando a cabo en las Islas Baleares.
  • INVESTAGUA se celebra entre el 12 y el 23 de abril, y reúne a los más altos responsables de las Administraciones Públicas con competencias sobre el ciclo integral del agua.
  • Accede al área privada de INVESTAGUA para ver su intervención.

Miquel Mir, conseller de Medio Ambiente y Territorio de Govern de les Illes Balears, ha intervenido en la última de las tres sesiones que INVESTAGUA dedica a los Planes de Inversión de las Comunidades Autónomas, y que ha tenido lugar este miércoles día 14 de abril.

En ella, Miquel Mir ha presentado las políticas, planes y programas de inversión para infraestructuras hidráulicas en el corto y medio plazo que se están llevando a cabo en las Islas Baleares, algo que ya adelantó durante esta entrevista publicada en iAgua Magazine 26 hace justo un año.

Ha empezado diciendo que "nuestro reto es como convertir el agua en un tema atractivo, incluso desde un punto de vista de la comunicación”, y ha explicando que “en relación a la gestión de los recursos hídricos, la particularidad del archipiélago es que forma una única cuenca hidrográfica”. Así, la Dirección General del Agua tiene las competencias en materia de planificación hidrológica, infraestructura y gestión del dominio publico hidráulico, además de tener adscrita una Agencia General del Agua que cuenta con las competencias de la gestión del agua en alta y las depuradoras, a través acuerdos con los ayuntamientos.

La gestión por parte de la Agencia va desde la construcción hasta la explotación y mantenimiento”, ha detallado. Esta Agencia se creó en los 90 para cumplir con las obligaciones de saneamiento de los municipios. La agencia gestiona 79 depuradoras en todo el archipiélago, en convenios habilitantes con los municipios. “El gobierno gestiona la práctica totalidad de las EDAR con las que contamos en la comunidad”, ha contado. Así, estas depuradoras dan servicio a 1,4 millones de personas, que en los meses de temporada alta están más comprometidas por el aumento de población estacional (en un solo día pudieron gestionar la capacidad de depuración de 2 millones de habitantes en temporada alta).

Miquel Mir ha matizado que “cuando hablamos de infraestructura hídrica, hablamos de la necesidad de disponer de un músculo financiero e inversor que debe venir de las administraciones públicas con competentes en la materia”. Por ello, se creó también en los 90 un canon de saneamiento, un impuesto solidario y finalista que se dedica de manera íntegra a estas infraestructuras y al que solo pueden acceder los ayuntamientos previa presentación de proyectos”, según sus palabras. “Hablamos de un sistema de recuperación de costes propio de la comunidad autónoma que posibilita recursos para a inversión de obra nueva y la capacidad presupuestaria para el mantenimiento de las infraestructuras”.

En este sentido, ha continuado diciendo que “la fiscalidad verde, azul, paso ineludible. Es un reto que desde ya se tiene que poner solución, o al menos un camino nítido. Este canon nos ha permitido tener capacidad inversora sin depender de subvenciones externas”.

Miquel Mira ha contado que antes de 2015, se cambió el carácter finalista de este canon, que pasó a financiar inversiones comunes de la comunidad. Eso generó un déficit de inversiones y mantenimiento que “aún estamos sufriendo. Así, una de las primeras decisiones que se tomó en primer lugar en esta legislatura fue “cambiar el canon a finalista”. Con ello “se han ejecutado 60 millones de obra nueva, y 268 en mantenimiento. En total 328,7 millones de euros de inversión ya realizada”, ha explicado Miquel Mir.

En concreto, ha avanzado que “en 2017, se firmó un protocolo de inversión con Palma de Mallorca por 19 millones, y en 2109 se firmó una adenda por 57,2 millones de euros”. En total, “91,2 millones de euros se han invertido en la ciudad de Palma desde 2017 para ayudar a gestionar el sistema de saneamiento, para terminar con los vertidos directos a mar”.

También ha comentado que, en el caso de Palma, “estamos a la espera que el Estado ejecute la nueva EDAR de Palma”, una actuación declarada de interés general.

El otro punto dedicado en saneamiento lo encontramos en la ciudad de Ibiza, también a la espera de una nueva EDAR que ya está en marcha (presupuesto de 50 millones de euros), como ha manifestado el conseller. Ibiza también cuenta con un nuevo de vertidos de pluviales y fecales, con el que “se ha puesto solución al problema de vertidos pluviales y fecales directos al puerto de Ibiza”, ha afirmado. “Una vez finalizadas estas depuradoras, de Palma e Ibiza, Baleares habrá dado un paso gigante. Y gracias a una inversión e 6 millones de euros en los últimos 2 años, estamos en disposición de tener las EDAR gestionadas por el Gobierno autonómico en 2022”.

Otra de los puntos destacados de su ponencia se ha centrado en que “la Agencia Balear está elaborando un plan de saneamiento con inversiones por valor 15 millones de euros” entre 2021 a 2017. El plan hidrológico, también para el mismo periodo, comprende inversiones por 900 millones de euros, “con una tercera parte destinada a saneamiento y depuración y otra tercera parte para calidad del agua”.

El abastecimiento es otro de los grandes retos del territorio. Miquel Mir ha destacado que el pasado año se puso en marcha un proyecto LIFE para concienciar sobre el ahorro y la reutilización de agua, con presupuesto de 1 millón de euros, para poner de manifiesto del ahorro del agua y su reutilización, así como las oportunidades que suponen para el turismo.

En cuanto a la economía circular, Miquel Mir ha advertido que “avanzar hacia la economía circular y la reutilización es uno de los retos del archipiélago. Para ello, debemos afrontar la renovación de las redes de alcantarillado. El 55% del agua residual municipal que llega a las EDAR no es apta para reutilización para riego debido a su elevada concentración salina”.

Además, sobre aguas subterráneas, ha revelado que “la extracción continúa de agua subterránea ha perjudicado a los acuíferos”, con intrusiones marinas: “lo estamos cuantificando con el análisis del agua de entrada a las EDAR”. Este es otro de los grandes retos del ciclo de plan hidrológico: la recuperación de las masas de aguas subterránea. Miquel Mir ha contado que “59 masas están en buen estado, y 38 masas están en mal estado. Tenemos que seguir trabajando. Está en fase de ejecución un proyecto de recuperación de masas de aguas, con 600.000 euros de presupuesto”. Se está ejecutando en la depuradora de Sant Lluís, que reúne condiciones optimas para el proyecto (tratamiento terciario y dimensiones necesarias para el proyecto piloto).

En cuanto a los fondos europeos, ha apostado porque estos “deben contribuir a la mejora de la eficiencia de los sistemas de saneamiento y distribución de agua”. Además, en esta línea “la digitalización es muy importante, y por eso, uno de los proyectos más importantes que Baleares va a presentar (a estos fondos) es la monitorización de todo el sistema de depuración y abastecimiento de las Islas, replicando el sistema que tenemos en la isla de Ibiza”. Con ello, se podrá tener la capacidad integral de a tiempo real conocer el sistema de funcionamiento de todo el sistema del ciclo integral del agua y también la calidad del agua. “Nos queda mucho por hacer; estamos muy atentos a esta enorme ventana de oportunidades de los fondos europeos”.

Miquel Mir también ha hecho referencia al cambio climático: “Baleares tiene unos retos muy particulares, lo que le convierte en territorio frágil ante la emergencia climática. Del presupuesto consolidado de la consellería, más de un 70% se destina este año a políticas de agua”.

Para finalizar, Miquel Mir ha mencionado el estado actual de pandemia: “la COVID ha puesto de manifiesto la nítida relación entre la presión humana en las islas y la realidad del ciclo integral del agua desde una perspectiva holística: la disminución de la actividad turística ha supuesto disminución de vertidos de aguas residuales, y en abastecimiento, una notable disminución de la demanda sobre todo en zonas costeras y en los meses de verano”.

Con ello, “a pesar de tener una oportunidad única de mejora cuentita de los recursos subterráneos, no hemos sabido aprovecharla, y los gestores no ha sido capaces de sustituir el consumo por aguas desaladas. La presión no ha quedado reflejada en una mejora sustancial de los recursos subterráneos”. Por ello, “es imprescindible aprovechar la red de estaciones de desalación, no solo para abastecer a la población sino para recuperar los recursos hídricos subterráneos”.

En resumen, ha afirmado que “nos enfrentamos a un reto mayúsculo, no solo desde las administraciones, también desde la sociedad. Es imprescindible la corresponsabilidad, de la sociedad y la administración con competencias en el ciclo integral del agua”.

La redacción recomienda

04/05/2021 · Tratamiento del Agua · 151 1

Las empresas demandan fondos europeos para mantener infraestructuras de agua urbana sostenibles

28/04/2021 · Agro · 265

Balance de C de las zonas regables del TTS en distintos escenarios de incorporación de agua desalada