Connecting Waterpeople
CETA2020
Consulta el avance del programa y compra ya tu entrada con descuento.

Los ríos de Cuba tienen agua más limpia gracias a una agricultura ecológica

1
268
  • ríos Cuba tienen agua más limpia gracias agricultura ecológica

Tras la desintegración de la Unión Soviética a principios de la década de los 90, la producción agrícola en Cuba disminuyó al cortarse el suministro de fertilizantes, pesticidas, tractores y petróleo procedentes de Rusia. Bajo la amenaza de una crisis alimentaria, la isla recurrió a un modelo de agricultura sin productos químicos en las dos décadas siguientes, que incluía huertos urbanos ecológicos.

Por lo menos, esa es la historia que nos han contado. Ahora, por primera vez en 50 años, un equipo de científicos cubanos y estadounidenses han trabajado juntos para comprobar un aspecto clave de esta historia: cuál ha sido el impacto de la agricultura contemporánea sobre la calidad del agua de los ríos cubanos.

Los investigadores han encontrado concentraciones de nutrientes mucho menores que las del Río Mississippi en EE. UU. en los 25 ríos cubanos estudiados, y piensan que la principal razón es la transición de Cuba a un modelo de agricultura sostenible, con un menor uso de fertilizantes. El estudio se publicó el 30 de enero en GSA Today.

La concentración de nitrógeno disuelto encontrada en los ríos cubanos es aproximadamente entre la cuarta y la tercera parte de la del Río Mississippi, cuyo excesivo aporte de nitrógeno es el principal responsable de la “zona muerta” del Golfo de México, una zona con niveles tan bajos de oxígeno que no permite la vida marina. “Las aguas de los ríos cubanos demuestran que la agricultura no necesariamente ha de aportar un exceso de nutrientes a los ríos, embalses y zonas costeras”, concluyen los autores.

Rita Yvelice Sibello Hernández, científica del Centro de Estudios Ambientales de Cienfuegos (CEAC), que ha dirigido la parte cubana junto con el director del CEAC, señala que el estudio ayuda a entender mejor la interacción entre las tierras de cultivo y los ríos en un contexto de agricultura ecológica sostenible, y puede suponer un buen ejemplo para otros países del Caribe y del mundo.

Por otra parte, el equipo de científicos de ambos países encontró altas concentraciones de E. Coli en las aguas cubanas, probablemente debido al gran número de cabezas de ganado, además del uso intensivo de caballos y animales de carga para el transporte y el trabajo agrícola. De hecho, el estudio revela que Cuba puede mejorar en gran medida la calidad del agua de sus ríos. Una mejor gestión permitiría reducir la cantidad de estiércol y de sedimento que acaba en los ríos, por ejemplo vallando para mantener al ganado alejado de las orillas.

Amanda Schmidt, del Oberlin College en Ohio, que ha liderado la parte estadounidense del equipo internacional, comenta que “Cuba ha estado realizando un experimento forzado en agricultura ecológica desde el final de la década de los 80”, del que se pueden extraer conclusiones para mejorar la agricultura en EE. UU. Aunque quedan cuestiones complejas en cuanto a la producción o la política agrícola, etc., los bajos niveles de contaminación por nutrientes encontrados en los ríos cubanos sugieren que el modelo cubano puede ser un modelo de agricultura más sostenible.

Puedes leer la noticia completa en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda