Connecting Waterpeople
1 de Febrero en Isle Utilities Webinar Series

Seguridad de las presas: las crecidas máximas probables aumentarán en los próximos 80 años

  • Seguridad presas: crecidas máximas probables aumentarán próximos 80 años

La capacidad de las presas podría correr un mayor riesgo de ser superada debido a la desactualización de los modelos de posibles precipitaciones máximas, según una investigación financiada por la industria llevada a cabo por la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW) y la Universidad de Melbourne.

El estudio, publicado en Water Resources Research, concluye que el modelo de precipitaciones que los ingenieros utilizan para ayudar en el diseño de infraestructuras críticas como grandes presas y centrales nucleares debe actualizarse para tener en cuenta el cambio climático.

El artículo calcula que las estimaciones de "Precipitación Máxima Probable" (PMP) para 546 grandes presas de toda Australia se incrementarán entre un 14 y un 38% de media debido a la humedad atmosférica.

Los investigadores afirman que los modelos existentes de PMP no se han actualizado desde hace al menos 20 años, y que los fenómenos meteorológicos más recientes ya demuestran que el clima se está calentando y hace que las tormentas sean más intensas y frecuentes.

El autor principal, Johan Visser, del Laboratorio de Investigación del Agua de la UNSW en Sídney, dijo que las presas entrañan muchos riesgos dada la cantidad de agua que retienen.

Algunas de las peores inundaciones del mundo se debieron a tormentas extremas que desbordaron una presa, haciéndola fallar y liberando un muro de agua aguas abajo", dijo Visser.

"Los ingenieros diseñan las presas para que se adapten a la mayor inundación que se pueda esperar razonablemente en un lugar determinado, lo que se conoce como crecida máxima probable (PMF). Para calcularla, primero hay que calcular cuál es la mayor cantidad de lluvia meteorológicamente posible sobre esa zona en un tiempo determinado, lo que llamamos la PMP. El problema es que el cálculo de la PMP se basa únicamente en datos históricos sin tener en cuenta las condiciones climáticas futuras. Esto significa que muchas grandes presas construidas hace décadas se diseñaron utilizando información representativa de un clima más frío.

"El objetivo de esta investigación era analizar si las estimaciones de PMP han cambiado a lo largo de las últimas seis décadas y cómo podrían cambiar estas estimaciones en el futuro si se tiene en cuenta un posible aumento de la humedad atmosférica debido al cambio climático conocido".

La Oficina de Meteorología recopila y publica las directrices actuales de la PMP para varios periodos de tiempo y lugares de Australia.

El colaborador principal de la Universidad de Melbourne, el profesor Rory Nathan, dijo: "Ningún país del mundo ha actualizado todavía los procedimientos operativos utilizados para estimar las PMP a fin de tener en cuenta el cambio climático, y esta investigación proporciona la primera prueba de que estos procedimientos deben ser revisados".

"Cualquier aumento de las estimaciones de la PMP dará lugar a las correspondientes en la PMF, pero se necesitará algún tiempo para averiguar la mejor manera de utilizar estos resultados para mejorar la toma de decisiones en el futuro. La evaluación de las repercusiones del cambio climático conlleva profundas incertidumbres y esta investigación refuerza la necesidad de considerar enfoques de gestión adaptativa, de modo que asignemos los recursos progresivamente a lo largo del tiempo a medida que mejore nuestra comprensión de estos riesgos crecientes.

Nos enfrentamos a una crisis climática y esta investigación se suma a la urgencia con la que debemos frenar nuestras emisiones de carbono

La nueva investigación, financiada por 10 de las principales operadoras de agua y propietarios de presas de toda Australia, volvió a analizar los registros meteorológicos existentes, añadió datos más actualizados de los últimos 20 años que no se habían incluido anteriormente y, a continuación, calculó los posibles cambios en el futuro incorporando los últimos modelos de escenarios climáticos de la muy respetada fase 6 del Proyecto de Intercomparación de Modelos Acoplados. Estos modelos climáticos se utilizan para explorar cómo afectarán a las emisiones de gases de efecto invernadero una serie de opciones socioeconómicas globales durante el próximo siglo.

Los investigadores afirman que han demostrado que el método actual de cálculo de la PMP está probablemente desfasado y no tiene en cuenta las posibles consecuencias de los cambios actuales en las condiciones atmosféricas, y mucho menos los previstos en el futuro.

El profesor Ashish Sharma de la UNSW, autor con el cual se debe contactar respecto al artículo, dijo: "Se trata de un trabajo de investigación importante, no sólo para Australia, sino para todo el mundo. La Organización Meteorológica Mundial ha desarrollado y recomendado el enfoque de la PMP, y países de todo el mundo lo utilizan de forma más o menos sistemática. Cualquiera que planifique la construcción de una gran presa tiene que pensar a 50 o 100 años vista, y esta investigación deja claro que la planificación futura debe tener en cuenta los efectos futuros del cambio climático en el límite superior plausible de las precipitaciones extremas".

Puedes leer la noticia original en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda

17/01/2023 · Entrevistas · 5.354 1

Caro-Patón: "No hay justificación jurídica para el incremento de los caudales ecológicos del Tajo"