Connecting Waterpeople

El uso de drones reduce los costes de muestreo de calidad de aguas en Auckland, Nueva Zelanda

2
359
  • uso drones reduce costes muestreo calidad aguas Auckland, Nueva Zelanda
  • Gracias a micro vehículos aéreos no tripulados, el Ayuntamiento de Auckland puede obtener datos de calidad del agua de forma más rápida, segura y barata que con métodos convencionales.

La ciudad neozelandesa de Auckland está utilizando drones para el seguimiento de la calidad de las aguas, lo que se traduce en un ahorro de hasta un 30% de los costes. El Ayuntamiento de Auckland trabaja con la firma de consultoría ambiental Pattle Delamore Partners (PDP), que ha desarrollado la metodología para la toma de muestras.

Anteriormente se utilizaban embarcaciones e incluso helicópteros para este trabajo; ahora los drones recogen las muestras a una distancia de hasta 1 km de la costa mediante una bolsa que se sumerge en el agua para recoger la muestra. Tras analizar las muestras, los resultados pasan al sistema de seguimiento de calidad de aguas de la ciudad, como parte de la iniciativa “Safeswim”, que proporciona datos al público en tiempo real.

Uno de los objetivos de usar esta tecnología es mejorar la exactitud de las predicciones de calidad de agua, así como reducir mano de obra necesaria para el muestreo. Estudios anteriores han demostrado que aunque la calidad del agua puede ser deficiente en la costa, mejora gradualmente mar adentro, por lo que se quiere determinar con los drones en qué momento empieza a mejorar. Los resultados pueden ayudar a decidir si es posible organizar eventos como competiciones de natación si la calidad en la zona poco profunda indica que hay un riesgo alto.

PDP calcula que el uso de drones reduce los costes de muestro hasta un 30% en comparación con métodos convencionales.

El uso de drones en el sector del agua no es algo nuevo: se han utilizado ampliamente para la inspección de infraestructuras en zonas de difícil acceso. Un ejemplo es la empresa inglesa Anglian Water, que ha utilizado micro vehículos aéreos no tripulados para detectar fugas. En Barcelona, FCC participa en el proyecto ARSI (Aerial Robot for Sewer Inspection), que desarrolla un dron equipado con múltiples sensores de calidad de aire y aguas para agilizar, facilitar y mejorar las tareas de inspección de alcantarillas.

Puedes leer la noticia completa en Smart Water Magazine.

La redacción recomienda