OCTOPUS TECHNOLOGY, una alternativa eficaz y ecológica a la fractura hidráulica

0
90
  • OCTOPUS TECHNOLOGY, alternativa eficaz y ecológica fractura hidráulica
    (Wikipedia/CC)

Sobre la Entidad

CORDIS
CORDIS constituye el principal portal y repositorio público de la Comisión Europea para difundir información sobre todos los proyectos de investigación financiados por la Unión Europea.

La extracción segura y responsable de gas de esquisto es una prioridad de la Unión Europea, pero aún es necesario dar con un método de extracción que cuente con el visto bueno de la opinión pública. La fracturación hidráulica o hidrofracturación, además de no resultar ideal, provoca terremotos. Una empresa del Reino Unido propone una alternativa prometedora a través del proyecto financiado con fondos europeos OCTOPUS TECHNOLOGY.

Octopus Completions confía firmemente en su tecnología, la cual «conducirá al desarrollo de una alternativa económica, rápida y sostenible desde el punto de vista medioambiental a las tecnologías de hidrofracturación». Es más, es una tecnología muy superior a la fracturación alternativa sin agua normalmente denominada «ecológica».

Octopus es una tecnología de perforación que crea cientos de «microlaterales» al mismo tiempo que parten de un pozo de perforación vertical u horizontal. La técnica deja libre el acceso al pozo principal para su utilización en un futuro, multiplica la productividad por entre dos y diez veces en comparación con otras técnicas de última generación y permite finalizar un pozo entre cuarenta y ochenta días antes que con tecnologías multilaterales preexistentes de finalización de pozo.

Octopus es una tecnología muy superior a la fracturación alternativa sin agua normalmente denominada «ecológica»

Gracias al apoyo ofrecido por el Instrumento específico para las pymes, la empresa se propone ahora desarrollar la tecnología en mayor medida y mostrar su eficacia y rendimiento medioambiental a posibles clientes. A todas luces, esta es una meta que merece la pena perseguir, dado que la fracturación hidráulica se emplea hoy en día en ciento sesenta mil pozos en todo el mundo. La posibilidad de contar con una técnica que aumente la productividad, evite la contaminación de miles de millones de litros de agua limpia y reduzca el riesgo sísmico provocado por la inyección de agua contaminada en el subsuelo podría revolucionar el sector.

Nick Barnett de Octopus Completions habla sobre todas estas posibilidades, los resultados del estudio de viabilidad de fase 1 y los planes de comercialización futuros.

Pregunta: ¿En qué medida su tecnología es superior a las alternativas?

Nick Barnett: Octopus perfora simultáneamente cientos de microlaterales, lo que evita perder tiempo cambiando continuamente la herramienta y tener que entrar y salir una y otra vez del pozo. Tras su finalización, el pozo principal queda libre y se puede acceder al mismo fácilmente en intervenciones posteriores. No se emplea agua ni materiales adicionales, lo cual alivia el tráfico en las carreteras adyacentes y reduce el riesgo de temblores. También evita el fantasma de la contaminación y la tensión adicional añadida en las redes de transporte que supone la reubicación del agua sucia tras el proceso a la hidrofracturación.

P.- ¿Qué opinión tiene sobre la labor destinada a desarrollar la fracturación «ecológica»?

R.- La fracturación sin agua se contempla desde 2009 y es un método encomiable desde el punto de vista tecnológico para estimular pozos. Aun así no se considera demostrada tras ocho años de práctica y no ha cobrado un impulso suficiente.

También es una opción cara, a pesar de que el GLP utilizado (propano o butano) puede revenderse tras el proceso de estimulación.

P.- ¿Podría explicar cómo funciona la tecnología de Octopus?

La fracturación sin agua se contempla desde 2009 y es un método encomiable desde el punto de vista tecnológico para estimular pozos

R.- Dada la naturaleza de secreto comercial de muchos de los componentes de Octopus, esta es una descripción muy superficial: Las juntas de Octopus se instalan en el pozo y se emplea un fluido de taladrado normal para presurizar el sistema al completo a niveles normales de perforación.

Esto provoca que los microlaterales perforen al mismo tiempo desde el pozo principal y formen «tributarios». La perforación tarda poco en completarse, y a continuación se despresuriza el pozo para que comience a producir. Los modelos estándar de la industria muestran que la producción puede ser más de tres veces superior a la de un pozo convencional.

P.- ¿Cómo mejoraron esta tecnología?

R.- Al igual que la con la mayoría de nuestros logros, adoptamos un proceso de ampliación incremental. Ensayamos la funcionalidad de cada elemento antes de combinarlos en un entorno de pruebas para realizar los primeros ensayos del sistema. Por último los integramos para generar un sistema operativo básico con el que realizaremos las pruebas sobre el terreno.

P.- ¿Cómo han reaccionado los posibles clientes ante su trabajo?

R.- Hemos recibido varias muestras de interés y apoyo de varios clientes potenciales y, si bien aún es pronto para elegir un socio comercial, tenemos la intención de contestar a estas reacciones positivas iniciales de cara a desarrollar relaciones más sólidas en un futuro.

P.- ¿Qué lecciones importantes han extraído de su estudio de viabilidad?

R.- Ahora tenemos un conocimiento más preciso de nuestros mercados, tanto en el ámbito geográfico como en cuanto a formación y operación. También hemos despertado el interés por nuestra tecnología en el sector de las energías renovables.

P.- ¿Solicitarán financiación para la fase 2? De ser así, ¿qué intentarán conseguir con este nuevo apoyo de la Unión Europea?

R.- Ya estamos trabajando en la propuesta para la fase 2 y confiamos es que acelere con rapidez y eficacia nuestra empresa hasta un estado en el que podamos desarrollar una presencia mundial.

Comentarios