Un brote de cólera en el río Ubangui deja al menos 16 muertos en la República Centroafricana

50
0
  • brote cólera río Ubangui deja al menos 16 muertos República Centroafricana
    Río Ubangui (Wikipedia/CC)

Sobre la Entidad

UNICEF
UNICEF desempeña su labor en más de 190 países y territorios para proteger los derechos de todos los niños. UNICEF lleva 70 años trabajando para mejorar la vida de los niños y sus familias.

Al menos 16 personas han muerto en el primer brote de cólera que afecta a la República Centroafricana desde el año 2011. El brote fue declarado por las autoridades nacionales, el 10 de agosto. Se han registrado 66 casos, al menos siete de ellos en niños, a lo largo del río Ubangui.

"Los niños pequeños, especialmente los menores de cinco años, son particularmente vulnerables a esta enfermedad mortal", dijo Mohammed Malick Fall, representante de UNICEF en la República Centroafricana. "Tenemos que actuar con rapidez para garantizar que esta enfermedad, fácilmente prevenible, no se lleve por delante más vidas".

El cólera es una dolencia diarreica aguda causada por la ingestión de alimentos o agua que ha sido contaminada por la bacteria Vibrio cholerae, que se encuentra en la materia fecal.

El brote comenzó en Djoukou, en el distrito de Kemo, una zona de difícil acceso situada a unos 100 kilómetros río arriba de la capital, Bangui. Las comunidades en esta zona tienen poco o ningún acceso a agua potable y utilizan el río Ubangui como su principal fuente de este elemento. El acceso por carretera a algunas de estas zonas es muy difícil si no imposible. Las personas afectadas que viajan en embarcaciones sobrecargadas han favorecido la expansión de la bacteria río abajo.

En colaboración con el Ministerio de Salud y sus aliados, UNICEF está proporcionando medicinas, agua potable, tabletas de purificación de agua y kits de higiene a las comunidades afectadas.

Además, voluntarios de las comunidades en las zonas afectadas están formando a sus conciudadanos para que conozcan y apliquen medidas de prevención como solo beber agua potable, lavarse las manos con jabón, comer los alimentos cocinados y evitar la defecación al aire libre. La movilización comunitaria es clave para prevenir la propagación de la enfermedad ya que la mayoría de los pueblos afectados no tienen acceso a electricidad o red telefónica.

Comentarios