Hasta un centenar de alegaciones contra el aprovechamiento de aguas de Berkeley en Retortillo presenta Stop Uranio

72
0
72
  • Río Yeltes (Wikipedia).

La Plataforma ciudadana contra la mina de uranio de Salamanca (Stop Uranio) ha presentado un centenar de alegaciones contra el aprovechamiento de aguas subterráneas y superficiales de la empresa Berkeley Minera España S.A. en la explotación de Retortillo (Salamanca).

La petición de Stop Uranio para que se denieguen los permisos se centra en que la empresa "no dispone todavía de ninguna de las autorizaciones previas pertinentes y en estado de vigencia para la extracción y beneficio del mineral".

Al tratarse de una explotación minera calificada como "radioactiva", el proyecto de Berkeley Minera España S.A. está supeditado a la autorización previa del Ministerio de Industria que "todavía no ha sido otorgada" y en cuya tramitación el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) ha pedido suspensión el pasado 30 de julio, "con exigencia de nuevos estudios y proyecto por parte de la empresa", ha señalado la plataforma.

Stop Uranio ha señalado que no oculta su preocupación ante la exagerada solicitud de recursos hídricos superficiales y subterráneos por parte de Berkeley.

Igualmente, la autorización de la Consejería de Economía y Empleo de la Junta de Castilla y León "queda condicionada a la presentación de nueva y abundante documentación por parte de la empresa solicitante, con una espera de al menos un año, según consta en el mismo informe del CSN", ha continuado.

Según la plataforma, "a la vista de las pruebas, y teniendo en cuenta que la minera no dispone de ninguna autorización para la finalidad del aprovechamiento, parece cuanto menos razonable que el procedimiento de concesión de aguas sea suspendido hasta que esas autorizaciones sean otorgadas y puedan tener vigencia, de ahí que ahora proceda el archivo del expediente".

Por otra parte, el CSN "exige" a la empresa Berkeley un nuevo programa de Vigilancia Radiológica Ambiental (PVRA) preoperacional que "permita evaluar las consecuencias de impactos radiológicos sobre la población y el medio ambiente, e identificar el cauce de los vertidos en aguas superficiales, así como los datos históricos del caudal del mismo y cómo se va a proceder en las épocas de estiaje", ha insistido.

Además, al tratarse del cauce del río Yeltes, "parece claro que no se puedan tramitar las concesiones de agua sin la justificación previa y suficiente de los hechos anteriormente mencionados", ha matizado Stop Uranio.

Disponibilidad de agua

En este sentido, el área prevista para la actividad minera se sitúa en una zona de clima mediterráneo caracterizada por "al menos dos meses de sequía durante el verano", lo que resulta "especialmente relevante" en los municipios de Villavieja de Yeltes y Retortillo, que "en ocasiones y debido a la falta de precipitaciones han tenido que abastecer a su población de agua para consumo".

Por lo tanto, "resultaría altamente imprudente la captación de aguas durante el período de estiaje, ya que esta actividad detraería el agua disponible para uso humano, prioritario en todo momento respecto a cualquier tipo de actividad minera, y que en el caso del río Yeltes, protegido a nivel comunitario como ZEPA y LIC, pondría en peligro la garantía de un caudal mínimo ecológico incluso en los meses del año con mayor índice de pluviosidad".

Finalmente, Stop Uranio ha señalado que "no oculta su preocupación ante la exagerada solicitud de recursos hídricos superficiales y subterráneos por parte de Berkeley, que aunque se refiere exclusivamente a las labores mineras, no hace referencia alguna a la cantidad de agua que será necesaria para el proceso de valorización del mineral, actividad netamente consumidora de este recurso vital y productora de aguas tóxicas e hiperácidas".

Comentarios