El agua de limpieza viaria de Ceuta tiene una elevada concentración de formaldehídos, según CCOO

35
0
35
  • EDAR de Ceuta.

Comisiones Obreras (CCOO) de Ceuta ha hecho públicos este lunes los resultados del informe encargado a "un laboratorio independiente" sobre la composición del agua que utiliza la concesionaria del servicio de limpieza pública viaria de la ciudad autónoma para baldear las calles. El dictamen revela la existencia de "una gran concentración de formaldehidos, un producto considerado cancerígero, en niveles 200 veces superiores a los índices permitidos".

Según el análisis, solicitado por el comité de empresa de Trace, adjudicataria del servicio desde febrero del año pasado, el agua procedente de la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) porta 66 partes por millón (ppm) de formaldehidos "cuando lo valores de referencia están entre 0,3 y 0,37".

"Este producto", ha explicado el sindicato en un comunicado de prensa, "está considerado como cancerígeno y su inhalación a altas concentraciones, como es el caso, provoca severa irritación del tracto respiratorio, pudiendo llegar a causar la muerte".

"Sin equipos de protección individual"

CCOO ha recordado que los trabajadores dedicados a esta tarea "vienen quejándose reiteradamente de irritación ocular, del tracto respiratorio y de la piel, síntomas que indudablemente se corresponden con la exposición a este agente químico" y ha denunciado que la plantilla realiza sus funciones "sin la utilización de los equipos de protección individual previstos en la normativa de Seguridad e Higiene en el Trabajo, que en este caso serían equipos de protección respiratoria, guantes, delantales y máscara facial".

La central ha presentado denuncia ante la Inspección de Trabajo "para que proceda a verificar los hechos relatados y a actuar según lo previsto en la normativa reguladora de prevención de riesgos laborales". Además, ha exigido al Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas (PP) que, "como responsable del servicio", proceda a paralizar "inmediatamente" una actividad "que supone un grave riesgo para la salud de los trabajadores para la de todos los ciudadanos, ya que la evaporación de las aguas compromete la calidad de vida de todos las personas que transitan por nuestras calles".

CCOO considera "una grave negligencia" del Ejecutivo local su "permisividad" con esta actividad "peligrosa" y "un síntoma más de su incapacidad reiteradamente demostrada para gestionar los servicios públicos de interés general".

Comentarios