Entrevista a Elena Campos, Responsable de I+D de Valoriza Agua

251
0

Sobre la Entidad

Valoriza Agua
Valoriza Agua, filial de Sacyr que realiza la gestión del ciclo integral del agua. Con más de 100 plantas de tratamiento, depuración y/o desalación construidas y diseñadas, es una de las principales compañías del sector de la tecnología del agua.
  • Entrevista Elena Campos, Responsable I+D Valoriza Agua
    Elena Campos, Responsable de I+D de Valoriza Agua
  • “El sector del agua es tan innovador que la falta de referencias en nuestro país crea desconfianza hacia la tecnología española”
  • Canal Innovación Sacyr.

La I+D en el sector del agua es toda una carrera de fondo que Valoriza Agua sortea con gran esfuerzo y su equipo humano. Así lo asegura Elena Campos, responsable del Departamento de I+D de Valoriza Agua, que destaca el empeño por la transmisión de conocimiento entre todos los equipos de I+D de Sacyr para mantener a Valoriza Agua a la vanguardia técnico-científica en su sector.

Incide en el esfuerzo de equipo para ser una empresa puntera en todo el ciclo del agua y, en concreto, en desalación, siendo una las 10 mayores compañías a nivel mundial por capacidad de plantas construidas.

P.- ¿Cuáles son las máximas que rigen el trabajo de innovación en Valoriza Agua?

Este es un sector altamente tecnificado, y por tanto la I+D es una necesidad intrínseca en la mejora continua de procesos. Manteniendo vivos valores de excelencia científica, desarrollamos investigación y damos soporte a otras unidades para mejorar su competitividad desde un punto de vista técnico. Desarrollamos tecnologías que sean sostenibles tanto desde un punto de vista económico como medioambiental.

P.- ¿Qué tipos de trabajo lleva a cabo el departamento de I+D+i en Valoriza Agua? ¿Qué tipo de actuaciones contempla y hacia dónde se dirige?

Las líneas de investigación buscan incrementar la disponibilidad del recurso agua y a la mejora de los procesos. En aguas residuales trabajamos para una mejor calidad del vertido o su reutilización, por ejemplo contaminantes emergentes, reducción de emisión de olor, de nutrientes o disminución del volumen de fangos.

En desalación, en procesos que consuman menos energía, minimicen problemas de ensuciamiento, reciclaje de membranas, integración de energías renovables, disminución de vertidos (vertido cero), posibilidades de utilización de desalación en agricultura y mejora de calidad de agua producida.

P.- ¿Existen colaboraciones con otros entes para desarrollar su trabajo?

Es habitual contar con grupos de investigación de universidades o centros de investigación que aportan excelencia científica para proyectos altamente innovadores. También colaboramos con otras empresas tanto de dentro como de fuera de Sacyr, a nivel nacional o internacional.

P. - ¿Cuáles cree que son los principales problemas a lo que se debe enfrentar la innovación en este sector?

En general, el sector del agua es muy innovador, altamente tecnificado pero existe una desconfianza sobre la tecnología desarrollada en España, lo que genera limitaciones administrativas que dificultan la aplicación de tecnologías ante la falta de referencias. Además, las líneas de ayudas nacionales son limitadas y no cubren los gastos e inversiones necesarias, no así los programas europeos, que sí los cubren en gran medida aunque son altamente competitivos y de difícil acceso.

Por otro lado, hay mucha investigación que no se traduce en desarrollo de tecnología porque el principal objetivo de los centros de investigación y universidades es publicar y hacer curriculum, lo que choca con los fines de la empresa, al igual que lo hace la ausencia de resultados a corto plazo.

P.- La colaboración es una parte esencial en la innovación.

En Sacyr colaboramos los diferentes equipos de I+D con reuniones de coordinación, cursos de formación y eventos externos. Por otro lado, herramientas como este blog o los ‘innovation Fridays’ (iFridays) mejoran la comunicación entre empresas del grupo, permiten aprovechar sinergias y compartir resultados.

P.- Valoriza Agua está presente en Portugal, Oriente, Asia, Sudamérica y Australia. ¿La concienciación con el medio ambiente es la misma que la que tenemos en España?

En la mayoría de los países el nivel de concienciación medioambiental, al menos en el nivel regulatorio es similar al español y europeo. Con el paso de los años y el alto nivel de globalización de nuestra sociedad tiende cada vez a ser más equivalente y más exigente. Sí hay peculiaridades; Australia es un país con un nivel de concienciación ambiental altísimo, que podría ser el referente a seguir, y en Europa, la concienciación social en el norte es mayor que en el sur.

P.- ¿Qué beneficios reporta la innovación de proyectos como Denitox?

Este proyecto desarrolla una tecnología que elimina nitrógeno en corrientes de alta carga con un consumo energético mucho menor que los procesos convencionales y sin necesidad de consumir materia orgánica. Así, hay una menor emisión de nitrógeno en el vertido (con alto potencial contaminante), un ahorro económico y de emisión de gases de efecto invernadero.

P.- Sobre la participación en el ‘proyecto Olores’ junto a una empresa del sector de fabricación de helados, ¿cuál es el objeto de este proyecto y en qué consiste?

Este proyecto se desarrolla en una fábrica de helados en la que Sadyt construyó una planta de tratamiento de aguas residuales para limitar las incidencias del olor, que ocasionaron quejas vecinales.

Sadyt ha realizado mapas de olor, identificando los puntos emisores, ha desarrollado una metodología para hacer un diagnóstico fiable del problema, tecnologías avanzadas para mejorar la eficiencia de medida de olor, minimizando el impacto y reduciendo el coste energético y de consumo de químicos.

P.- ¿Qué logros ha conseguido Valoriza Agua en materia de desalación alrededor del mundo?

Las plantas desaladoras que hemos construido son un ejemplo de buena ejecución y de excelencia en operación, y han sido reconocidas con diversos premios. La planta de Perth fue galardonada como la mejor planta desaladora del mundo, y fue la primera gran planta desaladora de agua de mar que incorporó ultrafiltración como pretratamiento. Ahora estamos en fase de puesta en marcha de una de las plantas más grandes del mundo en Israel, Ashdod, con un diseño que minimiza el consumo energético y que ha supuesto un hito especial por ser la primera vez que una empresa no israelí construye una gran planta en este país.

P.- ¿Qué ventajas otorga el ‘proyecto Osmos’ en procesos de desalación?

El proceso de desalación que desarrolla el proyecto OSMOS consiste en la utilización de la tecnología conocida como ‘ósmosis directa’. Sus ventajas son el ahorro energético y la minimización de los problemas de ensuciamiento de las membranas.

P.- Cómo responsable del departamento de I+D de Valoriza Agua, ¿te gustaría abordar algún proyecto en concreto dentro y fuera de nuestras fronteras?

Personalmente me encantaría liderar un gran proyecto de colaboración internacional Horizon 2020, para creación de nuevas tecnologías que integren energías renovables y mejoren la huella ambiental de procesos de tratamiento de agua. Estamos intentando conseguir financiación para un proceso que, alimentado por energía solar térmica, aproveche las ventajas de la ósmosis inversa para producir agua potable a partir de agua salobre, sin consumo de energía fósil y que además consiga un vertido líquido cero, concentrando la salmuera generada mediante un novedoso proceso de destilación por membranas. Tenemos realizados algunos desarrollos preliminares que han dado muy buenos resultados.

Comentarios