Connecting Waterpeople

Samoa designa su segundo sitio Ramsar

15
0
(0)
  • Samoa designa segundo sitio Ramsar
    O Le Pupū Puē National Park

Sobre la Entidad

Ramsar
La Convención sobre los Humedales, llamada Convención de Ramsar, es un tratado intergubernamental que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos.
15

Temas

Samoa ha declarado como Humedal de Importancia Internacional el Parque Nacional O Le Pupū Puē, el primer parque nacional de la región del Pacífico Sur, establecido en 1978.

El sitio (sitio Ramsar núm. 2313) se extiende desde los puntos más altos de la isla de Upolu hasta los acantilados escarpados de lava de Le Pupū en la costa sur de la isla. Alberga dos marismas herbáceas de montaña y partes del río Mataloa y del río Vaalega, todos buenos representantes de tales ecosistemas en Samoa.

El parque incluye grandes extensiones de bosques formados principalmente por plantas nativas y es considerado el bosque tropical mejor conservado de la isla. Contiene partes de la cuenca de Togitogiga, la principal fuente de agua para cuatro aldeas, y también cuenta con cascadas que constituyen una atracción turística primordial.

O Le Pupū Puē National Park visitor center

El sitio es un Área importante para la conservación de las aves y la biodiversidad, así como una de las ocho zonas clave para la biodiversidad terrestre de Samoa. Sus hábitats diversos sustentan cuatro de las ocho especies de aves de Samoa amenazadas a escala mundial, entre ellas la paloma manumea (Didunculus strigirostris), en peligro crítico, y el mielero mao (Gymnomyza samoensis), en peligro de extinción, cuyas poblaciones han disminuido drásticamente en los últimos años. Se conoce muy poco sobre la biodiversidad de agua dulce de Samoa; es probable que los ecosistemas de agua dulce del parque sustenten una biodiversidad considerable.

Se están emprendiendo diversas acciones de manejo para hacer frente a la rápida propagación de plantas invasoras tras los ciclones de 1990 y 1991 que ocasionaron graves daños a los bosques de las tierras bajas.

La redacción recomienda