El alcalde de Las Palmas anuncia que se encuentran a la espera de las alegaciones de Emalsa para tomar una decisión

20
0
20

El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Juan José Cardona, ha señalado que Emalsa, empresa adjudicataria del abastecimiento del agua en la ciudad, ya dispone de los informes técnicos y jurídicos sobre la decisión que el Ayuntamiento prevé adoptar en cuanto a su intervención y ahora tiene un plazo de 10 días para presentar alegaciones.

Cardona explicó, en declaraciones a los medios, que cuando Emalsa haya dado una respuesta, se someterá a la junta de gobierno el acuerdo donde se detallará en qué va a consistir la intervención y se designará al interventor municipal que durante un "tiempo prudencial, que puede ir de 6 meses a dos años", tendrá "acceso a esa información que, hasta este momento, no se ha podido conocer" y que consideró "básica y estratégica" para saber el "estado real" en el que se encuentran las infraestructuras, las redes de producción, de abastecimiento, de saneamiento, de depuración y de reutilización del agua.

El primer edil de la capital grancanaria matizó que le preocupa el estado de las instalaciones "y esta es la razón por la que hace ya año y medio se pusieron en marcha una serie de pasos, que han ido progresivamente, avanzando".

Asimismo, recordó que desde que comenzó su mandato ha señalado que "las herramientas de control que el Ayuntamiento estaba aplicando a la compañía eran manifiestamente suficiente", ya que el equipo de gobierno municipal debe "saber a diario lo que pasa en el servicio público". "Tengo que saber el estado en el que se encuentran todos y cada uno de los servicios públicos que están otorgados en concesión administrativa a una empresa privada", apostilló.

Por ello, en el caso de Emalsa, puntualizó, era necesario trabajar en un "mayor control público, imprescindible para saber qué está ocurriendo en el servicio público más importante, el más básico, el esencial que tiene una ciudad, que es el agua". De todas formas, recalcó que la intervención "no es una sanción" sino que servirá para dar "mucha tranquilidad a todos".

Asimismo, incidió en que las decisiones adoptadas hasta ahora se centran en que en Emalsa estaba "instalada la cultura de que la presencia del Ayuntamiento era suficiente para acceder o controlar a la compañía", sin embargo insistió en que hay que "separar los dos 'roles' que tiene el Ayuntamiento con Emalsa, como miembro de su accionariado, en el Consejo de Administración, y lo más importante como titular del servicio" para conocer y poder prever lo que puede ocurrir en la compañía.

Por otro lado, al ser cuestionado por el próximo pleno municipal para abordar el tema de Emalsa, el primer edil de Las Palmas de Gran Canaria indicó que se celebrará con el objeto de informar al pleno, así como para que éste tenga "la potestad, la posibilidad de debatir con todos los grupos sin perjuicio de que el órgano competente para tomar la decisión sea la junta de gobierno".

Respecto a la postura que espera de la oposición, consideró que, "en el fondo, buscan la manera de hacer compatible el respaldo a la decisión municipal, con la crítica al alcalde" y aseguró que "va a ser muy difícil que se opongan a la decisión" aunque dijo que "aprovecharán lógicamente para sacar rédito político, criticando".

Comentarios