El expediente a 6 municipios por los vertidos al Andarax es una rabieta de la Junta de Andalucía, afirma Eugenio Gonzálvez

50
0
50
  • Río Andarax (Wikipedia).
  • Gonzálvez (PP) pide a la Junta que deje "sin efecto" los procedimientos y convoque una reunión.

El presidente de la Mancomunidad de Municipios del Bajo Andarax y alcalde de Gádor (Almería), Eugenio Gonzálvez, ha dirigido un escrito al delegado territorial de Medio Ambiente en Almería, José Manuel Ortiz, en el que protesta y tilda de "rabieta" de la Junta la apertura de un expediente sancionador a seis de los siete municipios que constituyen la mancomunidad por verter aguas residuales al río.

En su escrito, Gonzálvez hace referencia a los procedimientos iniciados por los "incumplimientos" en materia de depuración de las aguas residuales a los municipios de Gádor, Santa Fe, Viator, Pechina, Benahadux y Rioja a partir de las analíticas realizadas por los técnicos de la Administración andaluza, que muestra que los residuos "superan los parámetros legalmente previstos".

Gonzálvez vuelve a insistir en que la competencia de la limpieza del cauce del río y la adopción de medidas pertinentes "solo corresponde a la Comunidad Autónoma"

Para el presidente, la apertura de los expedientes "no es más que una rabieta surgida de la polémica" que existe entre la Junta de Andalucía y los ayuntamientos del Bajo Andarax así como el de la capital "en la adopción de medidas de eliminación de plagas de mosquitos que, desde hace un mes, viene asolando a las poblaciones referidas".

Ante esto, Gonzálvez vuelve a insistir en que la competencia de la limpieza del cauce del río y la adopción de medidas pertinentes "solo corresponde a la Comunidad Autónoma", por lo que considera que la decisión del Gobierno andaluz constituye una "huída hacia delante" que "no tiene más fin que ocultar al verdadero y único responsable de la decisión creada" que a su juicio es la Junta.

De esta manera, ha pedido al delegado que "deje sin efecto" los procedimientos iniciados y que se cite a los representantes locales para "mantener una reunión" y tratar de "adoptar acuerdos" para solucionar los vertidos que se echan al río "dentro de un clima de colaboración y sensatez que una administración al servicio del ciudadano requiere", puesto que "cualquier otra postura en nada contribuirá a resolver la cuestión de fondo".

Los municipios, víctimas

Asimismo, el también primer regidor gadorense considera que los municipios son "víctimas" y no "culpables" de la situación ante la "inoperancia" de la Administración andaluza; sentido en el que se ha referido al convenio entre los municipios afectados y la Junta para que ésta acometiera la conexión entre los pueblos y la depuradora de El Bobar en la capital. "Tras más de cuatro años, el tema sigue igual", ha reprochado en relación al último de los convenios firmados al respecto, en 2010.

"Es la Junta de Andalucía la que incumple sus compromisos y encima pretende culpabilizar de ello a los municipios del Bajo Andarax", ha suscrito el alcalde de Gádor, cuyo Consistorio es uno de los seis que más vertidos lanzan al río según la Junta, ya que su depuradora "no está realizando ningún tipo de tratamiento del agua bruta" puesto que "no se realiza ningún tipo de mantenimiento de las instalaciones existentes".

En este sentido, Gonzálvez ha defendido que a través de la concesionaria del servicio de aguas (Aqualia) se han "ido asumiendo inversiones en el abastecimiento de agua, adelantando y completando inversiones que le correspondían a la Junta en un clima de entendimiento entre ambas administraciones", según ha dicho.

De este modo, el presidente de la Mancomunidad de Municipios indica a Ortiz que, a su parecer, no es el momento "adecuado" para "entrar en esta guerra" y "mucho menos a través de los medios de comunicación que solo conllevan alarma en los ciudadanos, confundiéndolos y convirtiéndolos en verdaderos perjudicados de la situación creada, fruto de la inoperancia de la Comunidad Autónoma", según insiste en su escrito.

Así, tilda de "grave deslealtad institucional" la postura adoptada por la Junta ya que "debe primar el diálogo" con las entidades locales y "no acudir a los medios de comunicación que nada pueden resolver", según ha considerado.

La solución provisional, a estudio

Por otra parte, fuentes del Ayuntamiento de Almería han indicado este lunes que la solución provisional planteada por la Junta para tratar provisionalmente el problema de los vertidos de aguas residuales al río hasta que finalicen las obras de ampliación de la estación depuradora de El Bobar deben ser objeto de estudio entre los técnicos de ambas administraciones.

Ortiz planteó conducir hasta la depuradora de El Bobar las aguas residuales de los municipios del Bajo Andarax que no estén cumpliendo con su obligación de depurar dichas aguas en las condiciones legalmente establecidas, para lo que se utilizarían las redes de colectores que ya ha ejecutado la Junta de Andalucía para la Mancomunidad del Andarax.

Esta decisión debe contar con el visto bueno del Ayuntamiento de la capital, desde donde se ha recordado que la depuradora está pendiente de una ampliación que permita el tratamiento de las aguas residuales de todos los municipios, por lo que adoptar esta decisión podría suponer un riesgo ante la saturación de la planta.

No obstante, han señalado la "voluntad" del Consistorio en trabajar para "solucionar" este problema pese a que las obras, reiniciadas recientemente por la Junta, acumulen "diez años de retraso" frente al programa inicial.

Comentarios