"En Smart Water somos líderes globales con una oferta de hardware y software difíciles de igualar"

322
5
(5)
  • " Smart Water somos líderes globales oferta hardware y software difíciles igualar"
  • La captación, clasificación e interpretación de la información es una de las áreas donde las empresas de agua están buscando socios para afrontar con éxito el apasionante camino de la transformación digital. Schneider Electric, con 26.600 millones de facturación y 36.000 referencias a nivel mundial, es sin duda uno de los mejor posicionados. Entrevistamos a Jokin Larrauri, vicepresidente del segmento de aguas y aguas residuales de Schneider Electric.
  • Fotografías: Pablo González-Cebrián/iAgua.

Un contenido de:

Sobre la Entidad

Schneider Electric
Schneider Electric lidera la transformación digital y la automatización en edificios, infraestructuras e industrias. Con nuestra innovadora tecnología smart water proporcionamos fiabilidad, sostenibilidad y eficiencia en el ciclo del agua.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine
322

Licenciado en Ciencias Ambientales de formación, Larrauri ha estado ligado al sector del agua durante toda su carrera en el ámbito de las tecnologías de la información.

En 2002 comenzó en una ingeniería desarrollando proyectos de plantas de tratamiento para las principales constructoras para un año más tarde saltar al área comercial internacional de la entonces filial de tecnologías de la información de Abengoa, Telvent. Allí durante 4 años desarrolló proyectos de sistemas de control en Oriente Medio para las principales empresas de abastecimiento de agua de la zona, ganando varias licitaciones internacionales en Qatar, Turquía, Arabia Saudí y Libia.

En 2007 pasó a dirigir las soluciones tecnológicas en el sector de agua en Telvent hasta que en 2010 lidera la unidad de negocio de agua.

Un año después Schneider Electric compra Telvent, movimiento que acaba con Larrauri en la dirección del área de soluciones globales de agua dela compañía. Desde hace dos años ejerce de Vicepresidente de Ventas y Desarrollo de Negocio global de Schneider Electric, tanto en su área de soluciones como de productos en el segmento de Agua.  

Pregunta: Sr. Larrauri, ¿cuál es la posición de Schneider Electric en el sector del agua?

Respuetsa: Schneider Electric es una de las empresas líderes en el mercado global para la provisión de productos, sistemas y servicios para la distribución eléctrica, la automatización y control, el software de gestión avanzada de operaciones y mantenimiento y los servicios de eficiencia energética en el sector de agua. En cifras globales de negocio estamos en el top 3 junto con ABB y Siemens, si bien es cierto que estas empresas enfocan su negocio más a productos, y nosotros hacemos mucho énfasis en las soluciones, ya que vemos que muchos de nuestros clientes prefieren soluciones integradas para la electrificación, automatización y gestión, tanto para plantas de tratamiento, desalación y depuración, como para redes de abastecimiento y saneamiento. En el ámbito de Smart Water somos líderes globales con una oferta de hardware, software y servicios difícil de igualar.

P.- ¿Qué relevancia tiene el mercado del agua para una compañía que factura 25.000 millones de euros al año?

R.- Muchísima. El agua es uno de los segmentos estratégicos de Schneider Electric desde hace ya una década, mucho antes de que el Foro Económico Mundial en Davos elevara en 2015 la crisis del agua como el principal riesgo para el mundo en los próximos años. No somos el segmento más grande en cuanto a cifra de negocio dentro de la compañía, pero sí el que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos 5 años, y somos, junto al segmento de “Cloud and Service Providers”, el que más está creciendo en la primera mitad de este año.

Además, las principales empresas del sector de agua son clientes estratégicos dentro de la compañía. Este estatus es importante pues asegura que, independientemente de la facturación, se les dé a estos clientes el mismo servicio y prioridad a lo largo y ancho del planeta. Por cada cliente estratégico de Schneider, hay un Executive Sponsor, miembro del Comité Ejecutivo de Schneider, que apadrina y supervisa ese cliente al más alto nivel. Y para poner un ejemplo, nuestro CEO, Jean-Pascal Tricoire, es el Executive Sponsor de la mayor empresa de agua del mercado.  

P.- Durante los últimos años, y especialmente durante los últimos meses, se hace referencia con frecuencia el concepto de Smart Water. A usted le sonará ya a antiguo.

R.- Me suena antiguo, pues ya en 2010 Telvent, Schneider Electric y otras empresas fundamos el primer foro de gestión inteligente de agua, el Smart Water Networks – SWAN, para definir este concepto y ponerlo al alcance de las empresas de agua para su aprovechamiento. Pero ya con anterioridad, nuestros clientes que disponían de un sistema SCADA y controlaban remotamente las estaciones de bombeo, pozos, compuertas y válvulas en tiempo real, y podían disponer de la información de caudal, presión, nivel y parámetros físico-químicos en segundos, ya hacían Smart Water. Es ahora con la revolución digital a nivel usuario y nuestra sed de información que los términos de Real Time, Smart Water, Digital Water, IoT, etc. se entremezclan y expresan una realidad que no ha hecho más que salir a la luz de forma global.

P.- El ámbito de actuación de Schneider Electric es global. ¿Qué países o áreas geográficas destacaría por sus avances en este sentido?

R.- Nuestro ámbito de actuación es “Glocal”, global más local. Global porque vendemos nuestra tecnología a más de cien países, pero Local porque disponemos de más de 3000 distribuidores e integradores a nivel mundial que nos ayudan a que nuestra tecnología dé lo mejor de sí allá donde esté instalada. Y en el ámbito de Smart Water, más que países o áreas geográficas, destacaría clientes pioneros, que han sido valientes y han apostado por la integración de sistemas de información y por la digitalización de sus servicios antes de que lo hicieran sus vecinos. Mi primera experiencia en este sentido fue con Copasa en Brasil en 2005, seguida por Kahramaa en Qatar en 2007 y por Anglian Water en Reino Unido en 2010. Pero fueron casos aislados, copiados muchos años después por otras empresas, ya a nivel más regional. Pero es ahora en el último año y medio que estamos viendo licitaciones internacionales en este sentido, y adquisiciones y apuestas firmes por Smart Water por las empresas líderes del sector como Xylem o Suez.  

P.- ¿El sector del agua es consciente de la necesidad de recogida e interpretación de datos (Big Data) en todos los procesos para la correcta toma de decisiones y en aras de la transparencia?

R.- En mis quince años de experiencia he visto al sector de agua muy consciente de la necesidad de recogida de datos e interpretación para llevar a cabo sus procesos dentro del ciclo del agua. Por la propia naturaleza y origen del agua, a menudo muy lejos de los puntos de consumo, se hace necesaria la telelectura y telegestión para poder optimizar la operación, se hace necesaria la cartografía para gestionar más del 80% de su inversión que está bajo tierra, se hace necesaria la lectura del consumo para poder abastecer a la población, etc. Con acierto, a menudo se dice en el sector que somos ricos en datos, pero pobres en información. La información siempre ha estado disponible para actividades concretas. Es cuando necesitamos poner en distintos contextos esa información (fugas, satisfacción del cliente, interrupción del servicio, ahorro energético, etc.) cuando el sector del agua no ha sido tan consciente de esa necesidad de recogida de datos e interpretación para esos fines más transversales en la organización. Y ahora con el impacto mediático de las redes sociales, las empresas de agua necesitan poder mostrar esta información contextualizada para informar y ayudar al usuario. 

P.- En el ámbito de las grandes infraestructuras como puedan ser plantas de tratamiento, presas, grandes conducciones, ¿cómo está influyendo esta revolución digital?

R.- Los operadores de estas grandes infraestructuras se están dando cuenta de que en su día estas infraestructuras se diseñaron teniendo en cuenta unos parámetros de operación concretos, y que, con el paso del tiempo, estos van cambiando y pueden poner en riesgo la rentabilidad y la resiliencia de estas infraestructuras. Disponer de la información en tiempo real de todas las áreas que inciden en una actuación concreta, disponer de una recomendación del sistema que te permita vislumbrar las consecuencias de tus actuaciones antes de que ocurran, o te permitan predecir el comportamiento de los distintos elementos que componen esa gran infraestructura es de enorme valor para anticiparse a los imprevistos, y garantizar que esa infraestructura sea lo más eficiente posible en cualquier escenario de operación, y por ende más rentable.   

P.- ¿Con qué referencias cuenta Schneider Electric en este sentido?

R.- Una de las cosas que me fascinan de trabajar en Schneider Electric es saber la cantidad de referencias que tenemos en distribución eléctrica, automatización y control, software de gestión avanzada de operaciones y mantenimiento, y servicios de eficiencia energética en el sector de agua. Tenemos nuestra tecnología instalada en más de 36.000 instalaciones de agua a nivel mundial.

En el área de Smart Water, nuestra tecnología ayuda a gestionar y optimizar la operación de muchas de las mayores plantas depuradoras, desaladoras o de tratamiento del mundo, tales como Atotonilco en México o Seine Aval en Francia, Torrevieja en España o Sydney en Australia. Nuestro software ayuda a las empresas de agua a gestionar de forma inteligente las operaciones de abastecimiento y saneamiento de ciudades como Londres, Sydney, Shanghai, Las Vegas o Barcelona, por nombrar algunas de las más significativas. Nuestro software de gestión inteligente de mantenimiento ayuda a ciudades como Nueva York, Toronto, Pekín o París a sacar el máximo rendimiento de sus activos y personal. Y nuestros servicios de eficiencia energética ayudan a comprar energía de forma eficiente y más rentable a ciudades como Sydney o Bilbao, o a ahorrar millones de dólares anuales a más de 10 ciudades en Estados Unidos.

Y aunque estas referencias sean algunas de las más destacables, me gustaría hacer énfasis en las miles y miles de referencias en pequeñas instalaciones en todo el mundo que día a día dan servicio nuestros distribuidores e integradores, que suponen más de dos tercios de nuestro negocio global.

P.- En el caso de la gestión de las redes urbanas de agua son muchas las áreas donde hay que tomar datos e interpretar para su gestión y resolución de cualquier incidencia que pueda surgir. ¿Cuáles son esas áreas? ¿Cómo se integran en una plataforma única?

R.- Durante estos quince años he tenido el enorme privilegio de visitar centros de control de las empresas de agua en ciudades de cinco continentes. Y aunque no hay dos iguales, todas se asemejan en que tienen que desarrollar cinco funciones básicas: operar, mantener, planificar, cobrar y gestionar su personal y finanzas.  Hay varios sistemas de información que dan soporte a estas funciones básicas. Las denominadas OT (Operational Technologies) orientadas a la operación,  mantenimiento y planificación, tales como sistemas de control (SCADA – Supervisory Control And Data Acquisition), sistemas de almacenamiento de datos (Historians), sistemas de información de Laboratorio (LIMS - Laboratory Information Management System), sistemas de gestión de mantenimiento asistido por ordenador (EAM - Enterprise Asset Management), sistemas de gestión de brigadas (WFM – Workforce Management), sistemas de información geográfica (GIS – Geographic Information System) y modelización hidráulica (HM – Hydraulic Modeling). Y las denominadas IT, orientadas al cobro y gestión de finanzas y personal, tales como lectura automática de contadores (AMR - Automatic Meter Reading o AMI - Automatic Metering Infrastructure), sistemas de facturación y cobro (CIS – Commercial Information Systems ó Billing Systems), sistemas de gestión de clientes (CRM – Customer Relationship Management), sistemas financieros de gestión (ERP – Enterprise Resource Planning) y sistemas de inteligencia de negocio o agregadores de información ejecutiva (BI – Business Intelligence).

El reto reside en cómo contextualizar, interpretar y actuar con información que en la mayoría de los casos no está integrada, no está disponible en una única base de datos, no es fiable, y no está accesible fácilmente en múltiples dispositivos o para las personas adecuadas según la incidencia.

El ejemplo más claro y básico se explica con las fugas. Cuando hay una fuga todos los sistemas arriba descritos se ven afectados y pueden aportar información valiosa que puede permitir gestionar esa incidencia de forma eficiente y eficaz (disminución de presión y aumento de caudal en el SCADA, área de la fuga en el GIS, clientes afectados en el CRM, coste de la actuación en el ERP, orden de trabajo en el EAM, etc.). El problema grave reside en que esa información rara vez está centralizada, contrastada y está disponible para todos los usuarios en una plataforma única. Y si lo está, está integradas para un problema concreto, como puede ser en este caso las fugas. Aunque el cliente disponga de este sistema verticalizado para la gestión completa de las fugas, este mismo sistema es inútil para la gestión de la energía, para mejorar la satisfacción del cliente, o para prevenir el bloqueo del alcantarillado, por poner ejemplos dispares, pero que podrían resolverse de igual modo que las fugas descritas con anterioridad.

Las empresas de agua hoy día están bien dotadas de tecnología OT/IT para hacer las funciones verticales de su negocio (operar, mantener, planificar, cobrar y gestionar las finanzas y el personal), pero no para hacer frente a problemas transversales que hacen que varios departamentos tengan que colaborar y compartir información que muchas veces no es fácilmente integrable o no está procesada. Los distintos departamentos colaboran a nivel manual entre ellos, pero muchas veces tienen fines enfrentados que no hacen fácil la gestión global de esa incidencia transversal.

P.- Entonces la implantación del smart water para las compañías de agua no es únicamente un reto tecnológico sino de organización.

R.- Sin duda. Para muchas empresas de agua el concepto Smart Water supone un cambio cultural considerable. La tecnología abunda, y para mí el reto tecnológico reside más en cómo se enfoca su implementación que en la tecnología en sí. Y aquí es donde el reto organizativo cobra una importancia enorme, y es algo que las empresas de agua todavía no han tomado suficiente consciencia de su importancia. La revolución digital va a ayudar a que las empresas funcionen como un todo, y no únicamente como la suma de sus distintos departamentos. Ese día aún queda lejano, pero poco a poco iremos recorriendo ese camino y espero podamos ver empresas de agua con sistemas de información completamente integrados, transversales y disponibles para cualquier usuario en cualquier tipo de dispositivo, con capacidades predictivas y donde el usuario tenga toda la información disponible incluso antes de que ocurra alguna incidencia.

P.- Cambiando de tercio. El incremento de la demanda y la amenaza del impacto del cambio climático hacen de la eficiencia energética uno de los mayores desafíos para la Smart Water. ¿De qué manera responden las soluciones de Schneider Electric?

Por cuarto año consecutivo Schneider Electric está reconocida por el índice de Sostenibilidad del Dow Jones como empresa líder en sostenibilidad

R.- Schneider Electric lleva años desempeñando un papel importante en la gestión de la eficiencia energética en múltiples sectores de la sociedad a nivel global. Por cuarto año consecutivo está reconocida por el índice de Sostenibilidad del Dow Jones como empresa líder en sostenibilidad, y participó como partner oficial tanto en la COP21 de París como en la COP22 en Marrakech. Dentro del sector de agua, nuestras soluciones abarcan todo el ciclo de la energía, desde su compra, gestión y ahorro en los puntos de producción, hasta su utilización más eficiente en los puntos de consumo, ya sea en plantas depuradoras, de tratamiento o desaladoras, o en redes de abastecimiento y saneamiento, donde el bombeo es el principal consumidor de energía.

Nuestras soluciones combinan un diseño eficiente de nuestros productos, siendo más eficientes en el uso de energía que los de nuestra competencia, así como servicios de auditoría energética de instalaciones de agua, que muchas veces desembocan en “energy performance contracts”, donde el ahorro energético paga los costes del proyecto en un plazo determinado, y sin comprometer el funcionamiento de las instalaciones. En este último caso somos líderes en Estados Unidos, país que ha sabido capitalizar hasta la fecha este modelo de negocio pagado por el ahorro.

Sin embargo, vemos que en el ámbito de Smart Water a nivel global, el área de eficiencia energética está infravalorado. Los grandes protagonistas del Smart Water actualmente son la gestión de fugas y la gestión eficiente de contadores. Pero la electricidad es en la mayoría de las empresas de agua la factura mensual más importante, y sin embargo todas las empresas de agua dicen ser eficientes energéticamente. Aquí tenemos un potencial enorme de mejora, y todo pasa en mi opinión porque las administraciones públicas encuentren un vehículo de licitación adecuado para la optimización de sus procesos, ahorro energético incluido, y puedan licitar este tipo de concursos sin tener que pedir financiación a la administración central, pues es el ahorro el que financia los proyectos. 

P.- Descríbanos algunos de los proyectos más emblemáticos en este sentido.

R.- Nosotros decidimos copiar en Estados Unidos, allá por 2011, el modelo de negocio que nuestros colegas del Segmento de Hoteles y Hospitales hacían con sus clientes desde los años 90. Tomaban una cadena hotelera, auditaban sus principales edificios, y les proponían un plan de ahorro a 5-10 años que pagaba el coste del proyecto, y suponía una inversión cero a sus clientes. Schneider llevaba ahorrados a sus clientes más de 1000 millones de dólares desde 1992 a 2009, y nos preguntamos si podíamos hacer lo mismo en la industria del agua.

En 2012, contratamos el primer servicio de gestión de energía en una infraestructura de agua a la ciudad de Denison, en Texas, EEUU, donde propusimos un plan de ahorro de más de 200.000 USD/anuales, que pagaba las actuaciones a 10 años sin entorpecer el funcionamiento de las dos plantas de agua involucradas en el proyecto, una de depuración y otra de tratamiento.

Posteriormente contratamos similares proyectos de autofinanciación de gestión energética en Riverbank, California, ahorrando el 75% de su consumo energético; en la ciudad de Clute, Texas, donde estamos consiguiendo ahorros de 300.000 USD/año en ahorros en costes operacionales y de consumo energético; y en Kirksville, Missouri, donde les estamos ahorrando 350.000 USD/año a la empresa de agua de la ciudad mezclando servicios de eficiencia energética con eficiencia operacional y reducción de fugas. 

En 2017 hemos contratado tres grandes proyectos de energy performance contracts, por un valor acumulado de más de 20 millones de dólares en las ciudades de El Centro en California, Lakeland en Florida y Laurel en Mississippi, que se suman a los casi 50 millones de dólares de cartera que tenemos en este tipo de proyectos en Estados Unidos.

Fuera del ámbito de la gestión autofinanciada de la energía, llevamos 4 años de un contrato de 7 años ayudando a AECOM a dar servicios de eficiciencia energética a Sydney Water. A nivel nacional, desde el año 2015 estamos asesorando al Consorcio de Aguas de Bilbao en el proceso de licitación de su suministro eléctrico, buscando al suministrador que ofrezca las condiciones más competitivas y flexibles, le ayudamos así a conseguir el precio más eficiente dentro de las posibilidades que ofrece el mercado eléctrico en España y por debajo de su presupuesto y le informamos de posibles cambios legislativos en dicho ámbito. Igualmente, validamos que su suministro eléctrico se factura de forma correcta, reclamando si procede errores de facturación.

P.- Para concluir ¿cómo se imagina la gestión del ciclo integral del agua dentro de 30 años?

R.- Pues me la quiero imaginar completamente digitalizada, con herramientas de ayuda a la toma de decisiones y análisis predictivo en todas las áreas de funcionamiento de la empresa, con capacidad de actuar en pocos clicks en los aspectos de funcionamiento tanto verticales como transversales de la empresa, como pueda ser el cobro de una factura como la gestión de una determinada fuga. Si soy gestor de 200 plantas depuradoras en un determinado territorio, poder saber en pocos clicks en qué planta empezar para ahorrar el mayor número de kWh, y en esa planta en qué áreas o equipos incidir primero, si en cambiar la bomba A, el filtro B o el variador C de tal zona de la planta.

Me gustaría que fuéramos capaces de disfrutar del servicio de una empresa de agua donde sabemos que se ahorra hasta el último m3 de agua, o el último minuto de su personal, donde se publiciten todas las mejoras del servicio que se van experimentando, donde se nos informe de los eventos antes de que estos ocurran, donde dispongamos de la información en un portal que podamos consultar con nuestro móvil y donde podamos participar e interactuar con la empresa para entre todos poder preservar este elemento tan valioso como es el agua.

En definitiva, no un escenario muy diferente al que podamos disfrutar hoy en otros sectores, donde los avances tecnológicos en información están a la vanguardia, pero que para bien o para mal, en el agua aún nos queda mucho por recorrer. El agua lo vale, así que, por necesidad, como siempre, llegaremos a la excelencia en la gestión del agua gracias entre otras cosas a la excelencia en los sistemas de información, llámense Smart Water, Digital Water o IoT.

Comentarios