Connecting Waterpeople
Sensus

El agua, recurso vital y garante de sostenibilidad

  • agua, recurso vital y garante sostenibilidad
    iPERL, primer medidor de tecnología estática introducido en el mercado.
  • El crecimiento de la población, sobre todo en las ciudades, ha acelerado la transformación digital. Un nuevo escenario en el que el agua juega un papel fundamental, donde tecnologías como el sensor de medida iPERL contribuyen a fortalecer la gestión del recurso dentro de las Smart Water Networks.
Descargar artículo en PDF
Iniciar sesión

Sobre la Entidad

Sensus
Compañía especializada en soluciones tecnológicas que ofrece Smart Meters, Sistemas, Software y Servicios para los sectores de la electricidad, gas y agua.

Publicado en:

Portada iAgua Magazine

El dinamismo de la sociedad actual, donde la necesidad de cumplir con la exigencia impuesta por unos estrictos horarios, nos hace estar en continua evolución, buscando fórmulas que nos permitan adecuarnos a este ritmo. Pero también hay que tener en cuenta el importante aumento de la población mundial, que según previsiones de las Naciones Unidas, se estima que dentro de treinta años haya 9.700 millones de personas en todo el mundo.

En paralelo, los centros urbanos, así como las infraestructuras, deben adaptarse a estas necesidades cambiantes, sobre todo si tenemos en cuenta que para 2050 el 70% de la población residirá en zonas urbanas.

Sin duda, una de las necesidades básicas de las personas, habiten en entornos urbanos o no, es el acceso al agua potable, pero a día de hoy tres de cada diez personas viven sin agua potable en sus hogares, lo que implica una mayor necesidad de concienciación por parte de las autoridades mundiales sobre qué es lo que está ocurriendo con el suministro de este bien tan escaso.

Las infraestructuras urbanas, sobre todo las que tienen que ver con el sector del agua, no avanzan de la manera que lo deberían hacer

A esta necesidad de buscar soluciones para garantizar el acceso al agua potable para toda la población mundial, hay que añadir que las infraestructuras y las redes de suministro deben ser adecuadas y estar preparadas para dar respuesta a las necesidades de abastecimiento. Esto incluye una red de saneamiento adecuada a cada entorno, sea urbano o rural.

El problema lo encontramos al conocer el dato de que las infraestructuras urbanas, sobre todo aquellas que tienen que ver con el sector del agua, no avanzan o se actualizan de la manera que lo deberían hacer, con lo que esto implica en términos económicos al producirse roturas de tuberías obsoletas o fugas de agua.

Estas incidencias en las instalaciones hacen que se pierda demasiada agua, un recurso ya de por sí escaso en el mundo, que además no se está gestionando adecuadamente para que llegue a los consumidores finales. Para hacernos una idea de esto, podemos decir que en tan solo cinco años, en 2025, se prevé que habrá restricciones en el uso de agua provocadas por incidencias en la red de suministro que afectarán a más de un tercio de la población mundial.

A esta cuanto menos preocupante situación hay que añadirle la pandemia que vivimos provocada por la COVID-19, donde una de las armas más eficaces para combatir la infección y propagación es una correcta higiene de manos, a través de frecuentes lavados con agua y jabón.


Sensor de medida iPERL.

Garantizar la disponibilidad y una gestión sostenible del agua

Uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por las Naciones Unidas, donde se busca conseguir un futuro mejor para toda la población, es el de garantizar la disponibilidad de agua, su gestión sostenible y saneamiento.

Pero para saber más acerca de lo que significa esto, tengamos en cuenta datos como que unos 1.800 millones de personas de todo el mundo utilizan una fuente de agua potable contaminada, o que la escasez de agua afecta a más del 40% de la población mundial y si no se toman medidas ya, esta cifra podría aumentar.

En 2025 se prevén restricciones en el uso de agua por incidencias en la red de suministro que afectarán a un tercio de la población

Pero también, al hilo de lo anterior, debemos señalar que el mundo está cada vez más urbanizado, con más de 3.500 millones de personas que viven a día de hoy en las ciudades, lo que representa el 60% del PIB mundial. Además, esta creciente y rápida urbanización se observa en las previsiones de las Naciones Unidas al señalar que en apenas diez años la cifra de habitantes en ciudades aumentará hasta los 5.000 millones de personas.

Ante semejante magnitud de habitantes en entornos urbanos, junto con las importantes carencias manifiestas del sistema en lograr una capacidad de suministro y gestión eficiente del agua, se hace imprescindible tomar medidas urgentes para adaptar las infraestructuras actuales y futuras.

Ciudades eficientes

Un elemento positivo que nos está mostrando toda esta situación es que cada vez hay una mayor concienciación por lograr un futuro sostenible, así como un mayor respeto medioambiental. Las empresas cada vez más utilizan materiales biodegradables o reciclables en sus productos, se buscan procesos de fabricación cada vez menos contaminantes y, mayoritariamente, el consumidor opta por tecnologías o productos que estén dentro de esta filosofía denominada “eco-friendly”.

En este sentido, las ciudades y las nuevas construcciones se están adaptando a esta nueva revolución sostenible, con edificios más eficientes, construidos con materiales específicos y que utilizan energías limpias. En esta línea están las redes de suministro, que cada vez son más avanzadas en términos de fiabilidad y lectura de consumos precisos.

Pero estas redes de suministro, llamadas Smart Water Networks, van más allá de las lecturas precisas: se pueden considerar como un conjunto de productos, servicios y soluciones integrados que permiten una continua evaluación de la situación de la red, con capacidad para diagnosticar cualquier problema de fugas o pérdidas. Esto además implica que las empresas de abastecimiento cumplan con todas las normativas establecidas tanto de cara a la administración, como a los clientes, garantizando así una mejor eficiencia en el suministro de agua y en definitiva una mejor conservación del planeta.

Las Smart Water Network basan sus capacidades en dos elementos fundamentales. Por un lado, su alta capacidad para medir de forma totalmente precisa a través de modernos contadores, así como otros dispositivos instalados en red; y por otro lado, la posibilidad de recoger datos que posteriormente serán analizados, aportando conclusiones sobre el comportamiento de la red.

En Sensus, como compañía líder en soluciones para la industria del agua, desarrollamos sistemas de lectura a distancia y control de redes de agua. Pero yendo un paso más allá, somos referentes en la implementación de productos inteligentes en las redes de agua que permiten a las empresas gestionar este recurso de una manera más eficiente, y además, somos parte de ese avance de las Smart Water Networks, captando información remota, constante y que sirva para los clientes en su día a día y que tengan una mayor eficiencia en todos sus procesos.

Sin embargo, tenemos que ser conscientes de que ofrecer una determinada tecnología enfocada hacia la eficiencia y la sostenibilidad no es garantía de fidelización de un cliente, ya que estos cada vez son más exigentes al contar con una sobreinformación gracias a las nuevas tecnologías, y más aún en un sector tan competitivo y reducido como el del agua.

En Sensus, como líder en soluciones para la industria del agua, desarrollamos sistemas de lectura a distancia y control de redes de agua

Para hacer frente a ello y aunque no es un concepto nuevo, la transformación digital juega un papel primordial. Esta transformación digital la podemos definir como la aplicación de la tecnología a las diferentes áreas de la empresa para mejorar y optimizar los procesos. En definitiva, se trata de redefinir procesos y la definición de nuevas acciones.

Por lo que respecta a nuestro sector, podemos observar que esta transformación digital aporta beneficios como una mejora de la recolección y el análisis de los datos, un mejor entendimiento de las necesidades de los clientes así como de sus expectativas, o una reducción del consumo de agua, entre otras ventajas.

Esto nos permitirá como empresa avanzar e ir un paso por delante de ellos, y por lo tanto, anticiparnos a las necesidades futuras que puedan surgir a nuestros clientes, pero también conseguiremos simulación de tendencias futuras, optimizar el coste del mantenimiento de la red, impulsar la cultura de la innovación en la empresa, cumplir con los requerimiento legales y, en definitiva, dos conceptos absolutamente imprescindibles con los que empezábamos este artículo: optimizar la inversión en la infraestructura y preservar recursos de agua.

Tecnología al servicio del agua

Estamos, por lo tanto, viendo el gran potencial que tiene la tecnología para el sector del agua, y de qué forma puede convertirse en el aliado de las empresas de abastecimiento y en el de los gobiernos mundiales en la lucha contra el desabastecimiento y la gestión eficiente del agua.

Más concretamente en el sector del agua, la medición es uno de los pilares más importantes, la cual debe ser precisa y fiable, conservándose en el tiempo. Tiene que haber conectividad IoT, y que estos sensores aporten valor (más allá de su propia actividad propia de medición). Como ejemplo, podemos citar a iPERL, el sensor de medida más vanguardista de Sensus, que más allá de medir el agua aporta valor gracias a su capacidad para crear datos y comunicarlos.

En el sector del agua, la medición es uno de los pilares más importantes, la cual debe ser precisa y fiable, conservándose en el tiempo

El sensor iPERL fue el primer dispositivo de medición de agua del mercado que incorporó la tecnología estática para una aplicación de agua potable, con una gran diferenciación con los medidores estáticos: la utilización de la tecnología del campo magnético remanente, lo que ofrece un rango de medida lineal para cualquier tipo de caudal.

Y es que a lo largo de los más de 170 años de historia de Sensus, iPERL ha sido uno de los desarrollos más revolucionarios de la compañía. Un sensor que ya han instalado numerosas empresas a nivel mundial, desde India hasta Londres, desde Italia hasta EE.UU., y por supuesto en España, son mercados en donde reconocidas empresas de gestión de agua, aeropuertos internacionales, municipios, recintos comerciales o instalaciones deportivas, entre otros, ya conocen y han comprobado las ventajas que ofrece la tecnología del sensor iPERL.

La redacción recomienda

13/11/2020 · Digitalización · 19 1

Fernando Gascón: "El agua hay que medirla, aquello que no se puede medir, no se puede gestionar"

03/11/2019 · Digitalización · 211 2

"La medición es importante en las empresas de aguas. Si no mides, no sabes donde puedes optimizar"

02/01/2019 · Premios iAgua · 95 1

Fernando Gascón: "Sensus España es referente de la medición en el sector desde hace 42 años"