Aqualia
Connecting Waterpeople
Smart Water Magazine
Subscribe to the newsletter with the latest and most relevant news of the global water sector.

"España debe posicionarse fuerte si quiere iniciar una transición en la política de aguas"

1
219
  • "España debe posicionarse fuerte si quiere iniciar transición política aguas"
    Roberto González García, responsable del Programa de Aguas de SEO/BirdLife.

Sobre la Entidad

SEO/BirdLife
Sociedad Española de Ornitología, fundada en 1954 con el objetivo de conservar las aves silvestres y su hábitat.
Minsait
· 219
1

Más de un centenar de organizaciones se han unido para pedir al Ministerio para la Transición Ecológica que proteja la Directiva Marco del Agua, ya que algunos países de la UE como Holanda y Alemania quieren modificarla para rebajar sus objetivos. En iAgua queremos conocer las opiniones de las principales organizaciones que han puesto en marcha esta petición y que son, a su vez, las que trabajan por el cuidado de nuestras aguas. Hablamos con Roberto González García, responsable del Programa de Aguas de SEO/BirdLife.

Para ponernos en contexto, ¿por qué la Comisión Europea se plantea la modificación de la Directiva Marco de Agua?

La Comisión Europea ha asumido el compromiso del programa “Por una mejor normativa”, que en última instancia deriva en la evaluación del funcionamiento de las normativas europeas. Así, la Directiva Marco del Agua (DMA) se enfrenta a un proceso de revisión que se conoce como “fitness check”, que no es otra cuestión que evaluar si esta normativa es adecuada o no para el propósito por el cual fue creada. Son evaluaciones que se hacen a políticas integrales desde una visión más estratégica y global. Ahora le toca a la política del agua, ya que la propia DMA en su artículo 19 incorpora la posibilidad de revisión y la propuesta de introducir modificaciones si fuese necesario, a más tardar diecinueve años después de su entrada en vigor. Así el 17 de septiembre del año pasado se lanzó la fase que se conoce como consulta pública, en la que tanto la ciudadanía europea como los grupos de interés pueden participar aportando su opinión y expresando sus puntos de vista. Esta fase termina el 4 de marzo, pero continúa con el análisis de las aportaciones y posteriores oportunidades y grupos de trabajo de debate entre las partes interesadas.

La Directiva Marco del Agua (DMA) se enfrenta a un proceso de revisión que se conoce como “fitness check”

¿Cuáles son los argumentos que se plantean para justificar la modificación de la DMA?

Inicialmente algunos aseguran que es poco probable lograr los objetivos que se plantearon para un porcentaje elevado de masas de agua en toda Europa, y entienden que esta es una de las razones que justifican la necesidad de una nueva extensión en plazos, es decir, retrasar los objetivos, incluso plateándose llevarlos a 2045. Esta justificación no es válida bajo ningún concepto, el debate debería centrarse en cómo construir más esfuerzos para cumplir con los objetivos. Además, entendemos que en España, hasta la fecha, esos esfuerzos no han tenido lugar de la forma en la que la situación requiere. Esto sería como si te queda una asignatura para septiembre, no has estudiado lo suficiente y en agosto pides al profesor que aplace el examen a diciembre. Es un planteamiento que, en primer lugar, asume claramente una falta de acción en la línea que establece la DMA y, en segundo lugar, resta garantías de que nuevas promesas se vayan a cumplir (recordando que el plazo de 2027 ya es una segunda excepción al plazo de 2015).

¿De qué manera dicha modificación podría afectar a nuestras fuentes de agua y ecosistemas acuáticos?

La afección negativa es clara si tenemos en cuenta que el propio objetivo de la directiva es garantizar el no deterioro y alcanzar el buen estado de los ecosistemas acuáticos en el año 2015. Los plazos 2021 y 2027 ya eran excepciones al objetivo inicial, por lo que aplazar o retrasar los objetivos no es otra cuestión que asumir un fracaso en Europa como modelo social y económico. La directiva presenta unos objetivos medioambientales a partir de los cuales establecer un modelo sostenible que asegure la disponibilidad del recurso sin destruir nuestros ecosistemas acuáticos, con el fin último de equilibrar el cumplimiento de los requisitos ambientales, sociales y económicos. A todo esto se suma la propia urgencia que nos impone la realidad actual: una gran cantidad de ecosistemas acuáticos se encuentran al borde del colapso por no cambiar el modelo puramente extractivo y no apostar por transitar hacía la nueva cultura del agua, donde los ecosistemas acuáticos se ponen en el centro de la política de aguas, como pieza clave para garantizar el mantenimiento del recurso a largo plazo, en cantidad y calidad. En España, sin ir más lejos, podemos citar incluso los humedales más importantes del país como Doñana, Daimiel, delta del Ebro, Mar Menor o albufera de Valencia como ejemplos de una gestión ajena a los principios de la DMA. A esta situación preocupante hay que sumar nuevos problemas e incertidumbres derivados del cambio climático. Ante este diagnóstico a nadie se le escapa que lo que debemos hacer es actuar ya, si lo que queremos es evitar que ese porcentaje de 44 % de masas de agua superficiales y 42 % de las subterráneas en mal estado se incremente, en lugar de reducirse.

El análisis de los planes hidrológicos en España aprobados hasta el momento evidencia que los objetivos de la directiva no se han asumido de la forma que correspondería

¿Cuál es la posición de la administración española en este debate?

Hasta la fecha entendemos que juega un papel neutral. De hecho, la posición oficial es que se entiende que la DMA supone un logro en el ámbito de la política de aguas y que el reto futuro debe enfocarse a mejorar la implementación. Es una posición que podría ir en la línea que el movimiento civil solicita, si bien la realidad hasta la fecha sobre los esfuerzos invertidos en esa implementación parece más bien otra. El análisis de los planes hidrológicos aprobados hasta el momento evidencia que los objetivos de la directiva no se han asumido de la forma que correspondería, mientras que las medidas dirigidas a satisfacer e incrementar las demandas siguen priorizándose, apostando por mantener un modelo donde los recursos disponibles, los usos y la protección de los ecosistemas acuáticos están completamente desequilibrados. Lo pertinente y responsable, a fecha de hoy, sería trabajar para ver cómo podemos adoptar medidas realistas que aseguren el cumplimiento de los objetivos medioambientales, es decir el buen estado de las masas de agua en 2027, única salida digna para cumplir el consenso que alcanzamos como sociedad en el año 2000 al aprobar la DMA. Y ahí esperamos que España se posicione fuerte si verdaderamente quiere iniciar esa transición en la política de aguas y no llevar a un callejón sin salida a miles de agricultores y a todo un sector clave para este país, y por supuesto, si verdaderamente quiere reducir ese porcentaje de ríos, humedales y acuíferos en mal estado, donde casi la mitad de los mismos están en una situación alarmante y preocupante.

Hemos iniciado el llamamiento a toda la sociedad civil para que se sumen a la campaña #ProtegeTuAgua, firmen por mantener la Directiva fuerte y exijamos entre todos más acciones en su implementación

¿Qué acciones tienen previstas en este ámbito en los próximos meses?

Desde SEO/BirdLife seguiremos trabajando en crear lazos entre todos los implicados en la materia: organizaciones conservacionistas, sindicatos, mundo agrario, entidades del mundo académico, usuarios consuntivos y no consuntivos como asociaciones y federaciones deportivas. Apostar por defender la directiva nos beneficia a todos, por mucho que desde ciertos ámbitos quieran tergiversar el mensaje. Aquí estamos todos del mismo lado, agricultores, trabajadores, empresas, organizaciones de todo tipo. Por eso iniciamos en este momento el llamamiento a toda la sociedad civil para que se sumen a la campaña #ProtegeTuAgua, firmen por mantener la Directiva fuerte y exijamos entre todos más acciones en su implementación. Seguiremos y participaremos en todo este proceso de revisión, y sin duda, una tarea fundamental de nuestra organización en esta línea será continuar el trabajo que desarrollamos de seguimiento de la planificación hidrológica, especialmente ahora que se inicia el tercer ciclo de planificación. Porque la gestión del agua en España debe incorporar nuevos valores y dejar de pensar en el agua solo como un recurso que se debe explotar sin asumir las consecuencias que ello conlleva

La redacción recomienda

14/03/2018 · Vídeos · 272 0

El 44% de los ríos de España, en mal estado ecológico