Connecting Waterpeople

José Mª de Miguel: "La modernización de regadíos ha supuesto numerosas ventajas en su gestión"

3
214
  • José Mª Miguel: " modernización regadíos ha supuesto numerosas ventajas gestión"
    José Mª de Miguel Pérez, presidente de AERYD.

Sobre la Entidad

Smagua
La 24 edición del Salón Internacional del Agua y del Riego tendrá lugar del 5 al 7 de febrero de 2019 en Feria de Zaragoza. SMAGUA, más de 40 años al ofreciendo soluciones al sector hídrico.
· 214
3

SMAGUA, regresa en su 24ª edición a Feria de Zaragoza del 5 al 7 de febrero de 2019 para convocar, una vez más, a profesionales de todo el mundo que encuentran un amplio escaparate con lo último en equipamientos y tecnologías aplicadas al ciclo del agua. Con más de 40 años ofreciendo soluciones al sector hídrico, se ha convertido en uno de los salones más importantes de Europa. Hablamos con José Mª de Miguel Pérez, presidente de la Asociación Española de Riegos y Drenajes, cuya entidad organiza una Jornada Técnica sobre “Tecnologías innovadoras de reducción de costes energéticos en el regadío” el día 7 de febrero en el marco de SMAGUA.

Pregunta: Dentro de SMAGUA 2019, AERYD celebra una jornada técnica sobre tecnologías innovadoras en el regadío, ¿qué podrán encontrar los asistentes a la misma?

Respuesta: La modernización de regadíos ha supuesto numerosas ventajas en su gestión, especialmente, en la eficiencia en la utilización de recursos hídricos, pero lleva aparejada un notable incremento de infraestructuras de bombeo. Esta circunstancia hace necesario llevar a cabo estudios de optimización del funcionamiento de las redes y minimización de los costes de explotación y en especial los energéticos, precisando para ello un adecuado diseño y gestión de las infraestructuras. Éstos serán los principales objetivos de la jornada.

Para ello se expondrán las principales estrategias de diseño y gestión que se han desarrollado al efecto, como las que se expondrán en cada una de las ponencias: i) la gestión conjunta de agua y energía para optimizar el consumo de ambos recursos, ii) sistemas de bombeo, tanto para extracción de aguas subterráneas como para presurizar sistemas de riego, obteniendo una disminución de los costes energéticos y la huella de carbono, iii) estrategias concretas de ahorro energético, iv) el aprovechamiento de energías renovables y, por último, v) la implantación de soluciones informáticas para la gestión de redes, incluyendo la gestión de la demanda.

P.- ¿A quién está dirigida la jornada técnica?

R.- La jornada técnica resultará seguro interesante a gestores y técnicos de comunidades de regantes, proyectistas y estudiantes. Todos ellos tendrán la oportunidad de asistir a la presentación de tecnologías orientadas a la reducción de costes energéticos en el regadío, desarrolladas por investigadores de prestigio internacional. Asimismo, la jornada representará un foro de diálogo en el que asistentes e investigadores podrán compartir impresiones y experiencias, así como establecer contactos entre ellos.

P.- ¿Qué importancia tiene el binomio agua-energía en el sector del regadío?

R.- Durante los últimos años en España se han realizado, desde las Administraciones y las Comunidades de Regantes, grandes esfuerzos para la modernización de las zonas regables. En estas transformaciones se ha perseguido siempre, como resultado el ahorro y máxima eficiencia en el uso del agua, un recurso que se ha demostrado necesario cuidar. Prueba de ello son la sequía prolongada que se ha sufrido en los últimos años en varias Demarcaciones españolas.

La modernización de los regadíos ha conllevado, en la mayoría de los casos, un incremento muy significativo del consumo eléctrico. De esta manera, ha entrado en la ecuación de la gestión del regadío un nuevo factor, los costes energéticos. Esta incorporación es preciso estudiarla desde dos puntos de vista: primero, su utilización desde un punto de vista cuantitativo, es decir, primar el ahorro del recurso o el uso de recursos renovables, y, en segundo lugar, la energía necesaria para optimizar el recurso agua, este incremento energético constituye uno de los principales costes del sector en numerosas zonas regables, llegando en algunos casos a comprometer incluso la rentabilidad de las inversiones realizadas en modernización como consecuencia del considerable incremento del coste eléctrico, ya que los diseños de las redes para las modernizaciones fueron realizados cuando los precios de la energía eran mucho más baratos.

P.- En la jornada se hablará sobre estrategias energéticas en el regadío. ¿Cuáles son los retos en este sentido?

R.- Como se ha apuntado anteriormente, los retos son muy claros: ambientales, mediante la reducción de las necesidades energéticas, bien tanto desde un punto de vista de consumos específicos como de utilización de energías renovables; y económicos.

Este último reto resulta especialmente interesante y necesario en el contexto actual de los mercados energéticos. En los últimos meses los precios de la energía eléctrica han alcanzado máximos históricos, influyendo para ello motivos diversos como el precio del petróleo y de las emisiones de CO2, la disponibilidad de distintas tecnologías de generación, etc.

La reducción del consumo energético deberá ser obtenida mediante la disminución de sus pérdidas y las presiones requeridas por las redes, la optimización de la distribución del agua y la programación del riego. Esto requiere ser abordado desde tres ámbitos de actuación: la planificación del regadío, el diseño de sus infraestructuras e instalaciones, y la operación y el mantenimiento de las mismas, en las que habría que empezar a tener en cuenta técnicas de big. data, de forma que los datos puedan ser convertidos en información y conocimiento útil para una gestión global.

P.- También habrá espacio para hablar sobre el aprovechamiento de las energías renovables. ¿Qué papel juegan éstas en el ámbito del ciclo del agua?

R.- Las energías renovables sin duda van a jugar un papel muy importante en todas las fases del ciclo del agua, en este caso, en la fase final del ciclo: el consumo eficiente del agua en la actividad agrícola. En estos momentos es también esencial analizar las posibilidades que han abierto los últimos cambios normativos para el autoconsumo.

Así será esencial, estudiar la utilización de la energía solar fotovoltaica como fuente de energía para los sistemas de bombeo en agricultura, incluso, en determinadas zonas la implantación de generación de energía eólica o el aprovechamiento de energía hidráulica que inevitablemente se pierde en determinados momentos en las redes de distribución. Cada uno de esos casos conlleva también el análisis del resto de factores que participan en el regadío, como puede ser la gestión y distribución de la demanda. La modernización ha facilitado enormemente la explotación de las zonas regables, por lo que estas ventajas también hay que ponerlas al servicio de una gestión global, en la que participan el agua y la energía.

La redacción recomienda