Taiwán quiere ser observador o invitado en la UNFCCC, donde está excluido por su relación con China

37
0
  • Taipéi (Wikipedia/CC).
    Taipéi (Wikipedia/CC).
  • El estudio del cambio climático es una asignatura obligatoria en primaria y secundaria en Taiwán.
37

El representante de Taiwán en España, Javier Ching-Shan Hou ha reclamado un puesto como observador o bien como invitado en la Convención Marco de Cambio Climático de la Organización de Naciones Unidas -organismo multilateral donde está excluido por sus relaciones con China- porque, a su juicio, el cambio climático es una amenaza global de la que ningún lugar del mundo queda excluido.

En un encuentro-coloquio con periodistas, politólogos y miembros de la Asociación Independiente de Parlamentarios Amigos de Taiwán, el representante de la Oficina Económica y Cultural de Taipei ha situado su alocución en el marco de la negociación de un nuevo acuerdo contra el cambio climático, tras vencimiento del Protocolo de Kioto en 2012, que sentará las bases para el futuro desarrollo de la protección ambiental que se firmará en París (Francia) en 2015.

En concreto, ha señalado que la Cumbre del Clima de Lima abordará asuntos de "trascendental importancia" en esta materia, de los que "ninguna región del mundo debería quedar apartada" y que "sentarán las bases para el futuro del planeta".

Taiwán es un lugar especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático

Por ello, ha insistido en la voluntad de Taipei de participar en la Convención Marco y obtener un estatus de observador. En este sentido, ha recordado que el Parlamento Europeo ha emitido apoyos en los últimos cuatro años para que Taiwán tuviera alguna representación a las Cumbres del Clima que, sin embargo, no han sido secundadas por la Comisión Europea.

En este contexto, ha explicado que Taiwán, o República de China, está excluida de la ONU desde 1971 y, por tanto, no tiene participación en este encuentro. Sin embargo, pese a esta restricción, ha defendido que desde el gobierno de Taipei se han dado pasos importantes para luchar contra el cambio climático, que pasan por unos objetivos de reducción de emisiones más ambiciosos que las intenciones de objetivo actuales en la negociación multilateral o por el hecho de que el estudio del cambio climático sean una asignatura obligatoria en primaria o secundaria o que el país sea uno de los referentes en la fabricación mundial de luces LED.

"Taiwán ha actuado discreta y diligentemente para cumplir con su papel como miembro responsable de la comunidad internacional. hemos hecho todo lo posible para dar pasos prácticos que fueran el reflejo de las iniciativas y esfuerzos de la Convención Marco de Naciones Unidas de Cambio Climático, en el que es nuestro deseo de involucrarnos significativamente e integrarnos así en el sistema de mutua cooperación mundial para recibir apoyo y asistencia de la comunidad internacional", ha asegurado.

En este sentido, ha subrayado la "ambiciosa política" para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y los "notables logros" obtenidos en los últimos años, pese a ser un territorio "falto de autosuficiencia energética y con limitada capacidad" para llevar por sí mismo el cuidado de medio ambiente.

Objetivos ambiciosos

"Damos más de lo que se exige el resto", ha añadido Ching-Shan Hou, que ha enumerado los distintos objetivos que se ha marcado Taiwán en la lucha contra el cambio climático. En concreto, ha dicho que aspira a reducir en 2020 las emisiones de CO2 procedentes de la combustión de carburante a los niveles de 2005 y, para 2025 a los niveles del año 2000. En materia de eficiencia energética, Taiwán pretende alcanzar en 2015 una reducción en la intensidad de la energía de más del 20 por ciento respecto a los niveles de 2005 y llegar a una reducción del 50 por ciento en 2050.

Además, ha relatado los avances en la legislación del país para proteger la naturaleza y el medio ambiente de su territorio, cubierto en un 70 por ciento por bosques y los proyectos de cooperación que ha promovido en este ámbito ejerciendo un papel de "miembro responsable de la comunidad internacional".

Asimismo, ha indicado que Taiwán es un lugar especialmente vulnerable a los efectos del cambio climático y, por ello, en su papel de contribuyente como de víctima de este fenómeno global, el país está creando una economía verde.

En definitiva, ha apostado por el "gran impulso" a la lucha mundial contra el cambio climático que proporcionaría a la comunidad internacional la inclusión de Taiwán, que podría aportar su experiencia en la protección medioambiental. "Necesitamos que nos admitan como observadores para contribuir de verdad a la lucha contra el cambio climático. Es una cuestión de voluntad política", ha manifestado.

Comentarios