Los socialistas vascos piden medidas para que a ningún ciudadano se le corte el agua, la luz o el gas

16
0
16
  • Propone instar al Gobierno central a poner en marcha una "tregua energética" que frene "la desbocada subida del precio de la luz".

El PSE-EE en el Parlamento vasco ha pedido al Gobierno de Iñigo Urkullu que "establezca las medidas que sean necesarias para impedir que a ningún ciudadano se le pueda cortar el suministro de la luz, el agua o el gas si se encuentra en situación demostrable de no poder atender sus facturas, en especial en las épocas de mayor demanda".

La portavoz de Energía del grupo socialista, Natalia Rojo, ha presentado una proposición no de ley que recupera en las instituciones vascas la iniciativa "bloqueada en el Congreso de los Diputados por la mayoría absoluta del PP", y apela a la capacidad de autogobierno para paliar la conocida como "pobreza energética, que afecta al diez por ciento de los ciudadanos en España".

En su propuesta, Rojo recuerda la situación que sufren los hogares cuyos miembros "son incapaces" de pagar una cantidad de servicios de la energía suficiente "para la satisfacción de sus necesidades domésticas básicas o cuando se ven obligados a destinar una parte excesiva de sus ingresos a pagar la factura energética de sus viviendas".

"El creciente número de familias que se encuentra en situación de pobreza, hace inaplazable que se adopten medidas para garantizar el suministro básico de agua, luz y gas a las personas que no pueden hacer frente al pago de esas facturas y no tienen luz, están pasando frío en su casa y no disponen de agua para beber, asearse y lavar su ropa", explica.

La representante del PSE-EE reprocha al PP que en el Congreso de los Diputados haya bloqueado una solución que ya se está ofreciendo en otros países europeos, "con el agravante de que quien defendió la negativa del Gobierno de Rajoy habló de medidas alternativas como la reforma laboral, la misma que permite, no ya el despido barato, sino el empobrecimiento generalizado de las rentas de los trabajadores". "Las instituciones no podemos quedar impasibles cuando los ciudadanos reclaman que se atiendan sus urgencias", destaca.

"Tregua energética"

Por ello, propone instar al Gobierno central a poner en marcha una "tregua energética" que frene "la desbocada subida del precio de la luz que tanto daño está haciendo a las economías familiares y a la competitividad de las empresas", y que implante un sistema de precios más justos para la energía y el agua.

Rojo defiende también que se establezca un "suelo social", reconocido como derecho vital para dar solución a las situaciones de "pobreza energética y a la angustia de muchas familias que no pueden pagar sus facturas", y que se busque un gran acuerdo sobre el modelo energético en el Estado para las próximas décadas.

Por último, en tanto el Gobierno de España no asuma esta responsabilidad", reclama que el Gobierno vasco, "en el ejercicio de la capacidad de autogobierno, establezca las medidas que sean necesarias para impedir que a ningún ciudadano se le pueda cortar el suministro de la luz, el agua o el gas si se encuentra en situación demostrable de no poder atender sus facturas, en especial en las épocas de mayor demanda".

Comentarios