Asaja de Castilla-La Mancha se suma a las movilizaciones convocadas en Albacete y Toledo contra la tarifa eléctrica

36
0
36

La Asociación Agraria de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Castilla-La Mancha se suma a las movilizaciones de este miércoles, 26 de febrero, convocadas en Albacete y Toledo en protesta por los efectos del incremento de las tarifas eléctricas en las explotaciones agropecuarias, especialmente las de riego.

Bajo el lema 'El regadío agoniza, no al tarifazo eléctrico', Asaja de Castilla-La Mancha se adhiere a los actos reivindicativos contra la subida de los costes eléctricos, en los que estarán presentes los representantes de la organización de las cinco provincias, según ha informado Asaja en nota de prensa.

Denuncian que las explotaciones ganaderas también están sufriendo los efectos de este incremento desmesurado

Los actos se llevarán a cabo en la Subdelegación del Gobierno en Albacete, a la que también acudirá la Junta Central de Regantes de la Mancha Oriental y UPA Castilla-La Mancha; y en la Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha en Toledo, en la que estará presente la Comunidad de Regantes del Canal Bajo del Alberche.

Estas movilizaciones, que comenzarán a partir de las 12.00 horas, se desarrollarán de manera sincronizada con la del resto del regadío nacional, las cuales estarán coordinadas por Fenacore.

"Empeoramiento de la situación"

Según Asaja, "la situación ha ido empeorando desde la desaparición de las tarifas especiales de riego en el año 2008 como consecuencia de la liberalización del mercado de la electricidad", por lo que esta organización defiende una revisión del tratamiento dado a las explotaciones de regadío, "que pagan durante todo el año una cuota de potencia muy elevada cuando solamente riegan entre dos y seis meses al año, en función del cultivo".

Por este motivo, Asaja propone que se reconozca el carácter estacional del sector del regadío y se permita modificar el término de potencia contratada en los períodos en los que no hay actividad o ésta es mínima.

Asimismo, denuncian que las explotaciones ganaderas también están sufriendo los efectos de este "incremento desmesurado" del precio de la electricidad, lo que se suma "al aumento de otros costes de producción y a la crisis de precios en origen en sectores como el vacuno y el ovino de leche, que está llevando al cierre de granjas ganaderas en la región".

Comentarios