Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Newsletters temáticos de iAgua
Tratamiento, Digitalización, Cambio Climático, Agro, Data, LATAM, México. ¡Elige el tuyo y suscríbete!

Las invasiones biológicas, un riesgo mundial

99
  • invasiones biológicas, riesgo mundial
  • invasiones biológicas, riesgo mundial
  • invasiones biológicas, riesgo mundial
  • invasiones biológicas, riesgo mundial

Sobre la Entidad

Ecowater Technologies,S.L.
Empresa especializada en la gestión de proyectos y soluciones en control de Especies Exóticas Invasoras Acuáticas mediante procesos biológicos y ecológicos.
· 99
Minsait

Considerado el segundo mayor problema medio ambiental, después de la emisión de gases a la atmósfera, este fenómeno hace referencia al proceso de introducción, establecimiento y expansión de especies exóticas procedentes de otras áreas geográficas. Este trasvase de especies de unas regiones a otras se ha llevado a cabo desde tiempos inmemoriales pero, sin duda alguna, los movimientos humanos, la intensificación del comercio, la alteración de los ecosistemas y el mayor desarrollo, han acelerado el proceso.

La flota comercial marítima se dobla cada 10 años, y se calcula que por esta vía se transportan anualmente unas 10 mil millones de  toneladas de agua y unas 7.000-10.000 especies diariamente. Esto ha supuesto que en menos de un siglo las aguas que bañan el Reino Unido, posean cerca de 100 especies de algas exóticas que han llegado adheridas a las embarcaciones o a través del vaciado en puerto de aguas de lastre.

De forma similar, la apertura del canal de Suez supuso la entrada de más de 300 especies originarias del Mar Rojo al Mar Mediterráneo en menos de un siglo. Se En los ecosistemas marinos —bastante permeables a la entrada de nuevas especies— la intervención humana ha acelerado las tasas de introducción en un orden de magnitud de 106. En otras palabras, una especie que por medios propios necesitara 5.000 años para alcanzar una nueva región biogeográfica, hoy sólo tardaría un día. En los ecosistemas terrestres, las tasas de invasión no han sido menos espectaculares.

Las invasiones biológicas en el marco del cambio global

Se prevé que en los próximos 50 años las invasiones biológicas constituirán un fenómeno de cambio de mayor magnitud que el cambio climático. Los ecosistemas marinos ya están experimentando un aumento del establecimiento de especies exóticas, cuyo establecimiento estaba limitado por las bajas temperaturas del agua en invierno. Otro aspecto del cambio global de suma importancia es la eutrofización de los ecosistemas por aumentos en los niveles de nitrógeno y fósforo, que resultan del uso excesivo de fertilizantes, de la lluvia ácida, de vertidos de aguas residuales con depuración insuficiente y de la contaminación en general. Tanto el nitrógeno como el fósforo son elementos esenciales para los organismos, que a menudo limitan la producción primaria de los ecosistemas.

Vías de introducción en ecosistemas acuáticos

En los ecosistemas acuáticos, las vías de introducción también son variados pero se pueden agrupar en cuatro: introducciones intencionadas (por ejemplo, pesca deportiva), acuicultura, trasiego de embarcaciones (aguas de lastre y organismos adheridos a los cascos) e interconexión de cuencas hidrográficas.

En el mar, sin embargo, el mecanismo principal de introducción de especies probablemente sea el agua de lastre. Por falta de estudios concretos desconocemos la importancia de este vector de introducción. No obstante para hacernos una idea de su importancia, basta decir que los investigadores norteamericanos Carlton y Geller hallaron 317 especies de organismos en el agua de lastre de un carguero japonés recalado en la costa pacífica de los EE.UU. En muchos casos se trata de especies que viven en la columna de agua y dado que este mecanismo de introducción lleva muchos años existiendo, es probable que muchas de las especies planctónicas que ahora tengan una distribución muy amplia, hayan sido dispersadas a través del agua de lastre. Finalmente, el cuarto mecanismo de introducción es la ruptura de barreras geográficas (tan importantes para la evolución), como por ejemplo la interconexión de cuencas hidrográficas. El caso más conocido es la apertura del Canal de Suez que ha propiciado la entrada de numerosas especies del Mar Rojo al Mediterráneo. Abierto el año 1869, la conexión entre ambas cuencas ha ocasionado la introducción de más de 300 especies de macroflora y macrofauna al Mediterráneo, especies que han recibido el nombre de lessepsianas.

En el caso de las aguas continentales, la interconexión de cuencas hidrográficas rompe estas barreras geográficas y favorece las invasiones biológicas. Muchos de los grandes ríos europeos (Danubio, Rin, Sena, Ródano, etc.) están conectados para facilitar la navegación, lo que ha significado un corredor de invasión para varias decenas de especies, principalmente desde la zona pontocáspica (Mar Negro y Mar Caspio) hacia el Mar Báltico. El mejillón cebra (Dreissena polymorpha) sería una especie que ha seguido esta ruta.

Reciente pero rápida invasión del mejillón cebra

El mejillón cebra (Dreissena polymorpha) es un molusco bivalvo originario de los estuarios de los mares Caspio y Negro. Es un colonizador muy eficaz. A ello contribuyen su elevada fecundidad, (un solo individuo, puede generar 1.500.000 de nuevos congéneres por año) la facilidad con las que sus larvas planctónicas son transportadas por el agua y la capacidad de los adultos de sobrevivir fuera del agua durante algunos días. Esta especie es un potente filtrador que aumenta la transparencia del agua, e incluso modifica la concentración de nutrientes. Se establece formando colonias densas, fijadas a prácticamente cualquier superficie (hasta 150.000 individuos por metro cuadrado)

Los bivalvos han demostrado un cierto grado de evasión. Los mejillones Dreissena polymorpha y Mytilus edulis se liberan de su biso cuando se ven sometidos a agentes irritantes, permitiendo ser arrastrados por las corrientes, al igual que algunos bivalvos de la zona litoral que aprovechan las corrientes litorales y el oleaje para reubicarse. Asimismo, es bien conocida su capacidad de aislarse por horas o días, con el cierre hermético de las valvas, cuando las condiciones ambientales se vuelven adversas, habiéndose demostrado este comportamiento tanto ante el estímulo de factores naturales como antropogénicos

Altera los sustratos y colapsa las infraestructuras, originando impactos ecológicos y socio económicos en los diversos países de Europa y Norteamérica donde se ha introducido. Por todo ello, el mejillón cebra está considerado por el Programa Global de Especies Invasoras (GISP) como una de las 100 más peligrosas.

En el Sur de Europa, existen referencias de la aparición fortuita de individuos de mejillón cebra en el Duero en Portugal (finales del siglo XIX) Desde un enfoque global, en la actualidad, Cuencas Hidrográficas en Europa y América del Norte, han sido invadidas por el bivalvo. En el Cono Sur de América Latina, el L.fortunei (mejillón dorado), produce daños ingentes en los sistemas hidrológicos de la mayoría de países. En el caso de Europa, la práctica totalidad de paises de la UE, están seriamente afectados por la invasión de diversas variedades de moluscos bivalvos invasores.

El impacto socio económico

Los costes económicos generados como consecuencia de la invasión de bivalvos invasores (D. polymorpha, D. rostriformis bugensis, L. fortunei, C. fluminea, entre otros), en sistemas industriales (generación de energía hidroeléctrica y nuclear, riego, piscifactorías, consumo humano, ocio,) y domésticos de Europa y América durante los 10 últimos años, pueden parecernos exorbitantes: 500.000 millones de Euros. Sin embargo, las cifras reales son aún mucho mayores. Solo en USA, la cifra oficial alcanza los 350.000 millones de dólares. Brasil 84.000 millones de dólares. La UE dispone de un capítulo presupuestario para la lucha contra las especies exóticas invasoras de 12.000 millones de Euros. Y así podríamos exponer costes con cifras mareantes en los 70 países afectados severamente por bivalvos invasores.

El impacto ambiental

La presencia de bivalvos invasores supone una amenaza para la biodiversidad. Estas especies no sólo se adaptan al nuevo medio, sino que lo invaden por completo los hábitats acuáticos. Si las nuevas condiciones se adaptan a los estándares ideales para su reproducción y expansión, ejercerán una gran presión sobre las especies autóctonas, en muchos casos provocarán su completa extinción.

Los efectos colaterales

La carrera por alcanzar métodos de control o erradicación de bivalvos invasores, ha permitido realizar arriesgados ensayos con una gran variedad de productos y materiales altamente nocivos para especies no objetivo, las aguas crudas y las tierras. Estos procedimientos añaden un daño, en muchos casos irreparables, que repercute en la cadena alimenticia de los animales o trófica, tanto terrestres como marina – acuáticas en la comunidad biológica. Del mismo modo, las tierras de cultivos, regadas con aportes químicos en los sistemas de riego y agua para consumo humano, contienen niveles preocupantes de elementos nocivos para la salud de seres humanos, animales y plantas.

Una nueva estrategia

El proceso invasivo de bivalvos debe ser tratado como un riesgo global. La resistencia y adaptación de estos organismos, ha demostrado que, a pesar de las medidas coyunturales aplicadas exclusivamente para atajar impactos directos sobre espacios naturales y sectores afectados, no producen efectos eficientes ni duraderos. Al igual que un organismo humano, afectado por una dolencia crónica, puede mantener una aceptable calidad de vida, si los tratamientos empleados, no producen efectos colaterales que afecten otros órganos, así deben ser aplicados los tratamientos de control de bivalvos.

Para atajar invasiones biológicas, los métodos empleados, deben ser biológicos. Tras años de investigación, a partir de la bacteria Pseudomona protegens, llamada también la bacteria de las tierras, ha dado lugar a un molusquicida capaz de llevar a cabo la compleja tarea de mantener a raya la proliferación de colonias de bivalvos en sistemas de aguas abiertas y cerradas. Siendo este un avance importante para el control de bivalvos invasores, precisa de otros elementos que coadyuven a conseguir un resultado duradero y sostenible, tanto económico como ambiental.

Estas aplicaciones disponible uso en USA, CANADA y ESPAÑA, requieren de adaptaciones fácilmente asumibles por los entornos y actores afectados. También se requiere adaptación en las normativas de uso y aplicación ya obsoletas, como así se demuestra por la impotencia de gestores responsables por el mantenimiento y control de industrias y espacios naturales.

La redacción recomienda

19/08/2019 · Especies Invasoras · 21

CONTROL ECOLÓGICO AVANZADO DE ESPECIES EXÓTICAS BIVALVOS INVASORES

12/08/2019 · Especies Invasoras · 32 1

CONTROL ECOLÓGICO AVANZADO DE ESPECIES EXÓTICAS BIVALVOS INVASORES

08/08/2019 · Digitalización · 21

CONTROL ECOLÓGICO AVANZADO DE ESPECIES EXÓTICAS BIVALVOS INVASORES

05/08/2019 · Digitalización · 37

NUEVO IMPLEMENTADOR PARA EL CONTROL DE BIVALVOS EN AGUAS SOMERAS Y PROFUNDAS

29/07/2019 · Investigación · 38 2

CONTROL ECOLÓGICO AVANZADO DE ESPECIES EXÓTICAS BIVALVOS INVASORES

22/07/2019 · Especies Invasoras · 12

CONTROL ECOLÓGICO AVANZADO DE ESPECIES EXÓTICAS BIVALVOS INVASORES

08/07/2019 · Especies Invasoras · 25

Mussels at Work: A Time Lapse Demonstration

04/07/2019 · Agro · 29

CONTROL ECOLÓGICO AVANZADO DE ESPECIES EXÓTICAS BIVALVOS INVASORES