Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Idrica
Fundación Botín
Laboratorios Tecnológicos de Levante
DATAKORUM
AECID
Schneider Electric
Vector Energy
Amiblu
Minsait
Catalan Water Partnership
FENACORE
Confederación Hidrográfica del Segura
Saint Gobain PAM
Fundación CONAMA
EPG Salinas
KISTERS
HRS Heat Exchangers
Hidroconta
CAF
TEDAGUA
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
AMPHOS 21
Innovyze, an Autodesk company
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
AGS Water Solutions
Red Control
TecnoConverting
J. Huesa Water Technology
ADECAGUA
Global Omnium
Sacyr Agua
s::can Iberia Sistemas de Medición
Agencia Vasca del Agua
Grupo Mejoras
Almar Water Solutions
Ingeteam
TRANSWATER
GS Inima Environment
Likitech
Aqualia
Hach
Cajamar Innova
IAPsolutions
Fundación Biodiversidad
Baseform
Asociación de Ciencias Ambientales
Filtralite
IRTA
ESAMUR
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Rädlinger primus line GmbH
Barmatec
Xylem Water Solutions España
ADASA
Kamstrup
Sivortex Sistemes Integrals
ICEX España Exportación e Inversiones
FLOVAC
Molecor
ISMedioambiente
ACCIONA
Lama Sistemas de Filtrado
SCRATS
ONGAWA
LACROIX
RENOLIT ALKORPLAN

Se encuentra usted aquí

A examen la estrategia de la UE para combatir la desertificación

  • examen estrategia UE combatir desertificación

El Tribunal de Cuentas Europeo (TCE) está llevando a cabo una auditoría del marco estratégico de la UE para combatir la desertificación - el proceso por el que tierras anteriormente fértiles pasan a ser cada vez más secas e improductivas. La auditoría estudiará si se está combatiendo de manera efectiva y eficiente el riesgo de desertificación en la UE.

Según la definición de la Convención de las Naciones Unidas de Lucha contra la Desertificación (CNULD), la desertificación consiste en la degradación de la tierra en zonas áridas, semiáridas y subhúmedas secas, resultante de diversos factores, entre ellos, variaciones climáticas y actividades humanas. La desertificación es a la vez resultado y causa del cambio climático, y también se debe a prácticas insostenibles de gestión de la tierra. La desertificación magnifica el cambio climático, dado que la tierra desertificada pierde su capacidad de almacenar carbono, y por lo tanto disminuye la capacidad de absorción de gases de efecto invernadero.

En palabras de Phil Wynn Owen, Miembro del Tribunal de Cuentas Europeo responsable de la auditoría, «la desertificación puede conducir a la reducción de la producción de alimentos, a la infertilidad del suelo, a una disminución de la capacidad de adaptación natural de la tierra y de la capacidad de almacenar carbono. Todo ello puede a su vez causar pobreza, la agravación de problemas de salud debidos al polvo arrastrado por el viento, y un declive de la biodiversidad. Asimismo puede dar lugar a pérdidas de sustento que obliguen a migrar a las personas afectadas».

La erosión del suelo, combinada con la escasez de agua y las temperaturas más elevadas que aumentan la evaporación, aumentan aún más el riesgo de desertificación. La situación es especialmente grave en gran parte de España, el sur de Portugal y de Italia, el sudeste de Grecia, Chipre y zonas de Bulgaria y Rumanía ribereñas del Mar Negro. Las investigaciones indican que hasta el 44 % de España, el 33 % de Portugal y el 20 % de Grecia corren un gran riesgo de erosión del suelo. En Chipre, según su programa de acción nacional para combatir la desertificación, el 57 % del territorio se encuentra en una situación crítica en cuanto al riesgo de desertificación.

La financiación de la EU de proyectos contra la desertificación procede de diversas fuentes, como el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural, el programa LIFE y los programas de investigación de la UE.

Hasta la fecha, trece Estados miembros se han declarado afectados por la desertificación ante la CNULD. Los auditores visitarán cinco de ellos: Rumanía, Chipre, Italia, España y Portugal.

La publicación del informe de auditoría está prevista para finales de 2018. También está prevista la próxima publicación este año de una auditoría conexa sobre la gestión de los riesgos de inundación.