Redacción iAgua
Connecting Waterpeople
Hach
LACROIX
Minsait
DATAKORUM
SDG Group
MonoM by Grupo Álava
Fundación CONAMA
Fundación Biodiversidad
AMPHOS 21
NTT DATA
AGS Water Solutions
Xylem Water Solutions España
Vector Energy
EMALSA
SCRATS
J. Huesa Water Technology
Ingeteam
KISTERS
EPG Salinas
TecnoConverting
Global Omnium
Baseform
AGENDA 21500
HRS Heat Exchangers
Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento del Perú
Prefabricados Delta
LABFERRER
ISMedioambiente
Autodesk Water
IRTA
Asociación de Ciencias Ambientales
Aganova
RENOLIT ALKORPLAN
Sacyr Agua
ONGAWA
Grupo Mejoras
Rädlinger primus line GmbH
FENACORE
Hidroconta
IAPsolutions
ESAMUR
TFS Grupo Amper
Ens d'Abastament d'Aigua Ter-Llobregat (ATL)
Idrica
Smagua
Aqualia
Hidroglobal
Filtralite
Molecor
Fundación Botín
Saint Gobain PAM
Terranova
TRANSWATER
ADECAGUA
Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia
Esri
Consorcio de Aguas de Asturias
Laboratorios Tecnológicos de Levante
CAF
Schneider Electric
MOLEAER
ACCIONA
Sivortex Sistemes Integrals
Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico
Agencia Vasca del Agua
FLOVAC
TEDAGUA
Arup
Cajamar Innova
Almar Water Solutions
Gestagua
Confederación Hidrográfica del Segura
ICEX España Exportación e Inversiones
GS Inima Environment
Red Control
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
Catalan Water Partnership
Likitech
Amiblu
Siemens
s::can Iberia Sistemas de Medición
AECID
ADASA
Lama Sistemas de Filtrado
Kamstrup
Barmatec

Se encuentra usted aquí

Así es el retroceso de Pine Island, el mayor glaciar de la Antártida Occidental

Sobre la Entidad

Agencia Espacial Europea
La Agencia Espacial Europea es la puerta de acceso al espacio del continente europeo. Su misión consiste en garantizar que la inversión en actividades espaciales siga dando beneficios a los ciudadanos de Europa.

El rápido adelgazamiento del glaciar antártico Pine Island aparece claramente registrado en los veinte años de datos recogidos por los radares de los satélites de la ESA. Y revelan que la pérdida de hielo es más veloz de lo que se creía.

Pine Island es el mayor glaciar del casquete polar de Antártida Occidental, y donde está teniendo lugar una de las más rápidas pérdidas de hielo de todo el continente. Alrededor de una décima parte del casquete polar drena al mar a través de este glaciar.

En los bordes de los casquetes polares el hielo se levanta, se desgaja y flota sobre el agua. Medir estas plataformas heladas y seguir su evolución es importante para determinar con precisión la masa de los casquetes polares y su contribución a los cambiantes niveles marinos.

Pine Island es el mayor glaciar del casquete polar de Antártida Occidental

Pero las mediciones son complicadas. Las perforaciones y muestreos submarinos pueden hacerse localmente, pero no proporcionan los datos continuos y globales necesarios para una vigilancia precisa.

Los satélites obtienen información frecuente de áreas amplias, proporcionando así un medio efectivo de cuantificar el deshielo. Los radares en los satélites pueden ver a través de las nubes y en la oscuridad, lo que los hace especialmente adecuados para observar los polos, donde la climatología es adversa y hay largos periodos de oscuridad.

A lo largo de 20 años las órbitas de los satélites ERS de la ESA han sido cambiadas ocasionalmente para hacer medidas más frecuentes sobre las zonas polares. Si bien las misiones ERS-1 y 2 terminaron en 2000 y 2011, respectivamente, aún se sigue recurriendo a sus datos archivados para hacer descubrimientos.

Un estudio publicado recientemente, ha analizado el adelgazamiento acelerado y el retroceso de la frontera entre el hielo y el mar en el glaciar antártico Pine Island basándose en datos de ERS. Los resultados muestran que entre 1992 y 2011 la línea de crecimiento del glaciar retrocedió 20 kilómetros de media, alcanzando un máximo de 40 km en la sección central. El retroceso se mantuvo constante mientras el hielo adelgazaba más de 200 metros en 20 años.

Esta aceleración es consistente con el aumento del deshielo producido por aguas más cálidas en la parte inferior de la parte flotante de las plataformas heladas.

"Un primer desafío es medir el desplazamiento del hielo con precisión suficiente como para detectar las variaciones mareales del hielo en la línea de crecimiento, el punto en el que el hielo empieza a flotar", dijo Noel Gourmelen, co-autor del estudio.

"Un segundo desafío es discriminar entre el flujo de hielo, de unos 4 kilómetros al año, y las variaciones, de alrededor de un metro, debidas a la marea. Ambas se detectan con una única medida".

Para ello los científicos han recurrido a la interferometríar radar, combinando dos o más imágenes radar de la misma área para detectar los cambios ocurridos entre cada medición. 

Suscríbete al newsletter

Newsletters temáticos que recibirás

Los datos proporcionados serán tratados por iAgua Conocimiento, SL con la finalidad del envío de emails con información actualizada y ocasionalmente sobre productos y/o servicios de interés. Para ello necesitamos que marques la siguiente casilla para otorgar tu consentimiento. Recuerda que en cualquier momento puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación y eliminación de estos datos. Puedes consultar toda la información adicional y detallada sobre Protección de Datos.

La redacción recomienda