Los instrumentos de la PAC de integración de las preocupaciones sobre el agua son insuficientes, según el Tribunal de Cuentas de la UE

59
0
59
  • Detecta carencias en el plan de gestión de la cuenca del Guadalquivir.

El Tribunal de Cuentas de la Unión Europea ha publicado este martes un informe en el que alerta de "insuficiencias" en los instrumentos de la política agrícola común (PAC) a la hora de integrar las preocupaciones sobre el agua y pide a los Estados miembros que adapten sus programas de desarrollo rural para proteger sus recursos hídricos.

El informe se basa en una auditoría llevada a cabo entre octubre de 2012 y julio de 2013 en siete Estados miembros: España (donde los trabajos se centraron en Andalucía, en la cuenca del Guadalquivir), Dinamarca, Grecia, Francia, Italia, Holanda y Eslovaquia. Estos países sufren "problemas graves" en materia de calidad y cantidad de agua, según el Tribunal.

No existen conocimientos suficientes de las presiones a las que se ve sometida el agua por las actividades agrícolas

Los auditores critican en primer lugar el retraso a la hora de elaborar los planes de gestión de cuencas hidrográficas porque impide que los fondos destinados a desarrollo rural se gasten teniendo en cuenta los criterios de la UE en materia de calidad del agua. España sólo ha adoptado 10 planes de gestión de cuenca de un total de 25 y ya ha sido condenada por el Tribunal de Justicia por el retraso.

En segundo lugar, el examen "puso de manifiesto insuficiencias en los dos instrumentos actualmente empleados por la Comisión para integrar las cuestiones relativas al agua en la PAC (la condicionalidad y el desarrollo rural)". A juicio del Tribunal de Cuentas "se trata de instrumentos limitados con respecto a las ambiciones políticas" de la política agrícola común.

En el caso del plan de gestión de la cuenca del Gualquivir, el Tribunal considera que el análisis medioambiental llevado a cabo para elaborarlo "pasó por alto el problema de la extracción ilegal de agua subterránea". Además, los planes de desarrollo rural "no contienen ningún mecanismo para incentivar a los beneficiarios a cumplir los procesos de autorización de agua.

"Los Estados miembros deben esforzarse más por adaptar sus programas de desarrollo rural y sus acciones para proteger sus recursos hídricos y es necesario solventar los retrasos en la aplicación de la directiva marco del agua", ha dicho el responsable del informe, Kevin Cardiff, en un comunicado.

Los auditores también concluyeron que no existen conocimientos suficientes, a escala de las instituciones de la UE y de los Estados miembros, de las presiones a las que se ve sometida el agua por las actividades agrícolas, ni de la forma en que evolucionan dichas presiones.

Comentarios