Aqualia
Connecting Waterpeople
Ulbios
BELGICAST by TALIS
ADECAGUA
J. Huesa Water Technology
Red Control
Lama Sistemas de Filtrado
Regaber
Aigües Segarra Garrigues
Likitech
Asociación de Ciencias Ambientales
NaanDanJain Ibérica
Cajamar Innova
BACCARA
Blue Gold
Elmasa Tecnología del Agua
NOVAGRIC
FLOVAC
LACROIX
ISMedioambiente
Baseform
Xylem Water Solutions España
Terranova
SCRATS
Rädlinger primus line GmbH
UPM Water
Saleplas
Gestagua
Redexia network
Bentley Systems
Ingeteam
TEDAGUA
Laboratorios Tecnológicos de Levante
GS Inima Environment
Innovyze, an Autodesk company
Fundación We Are Water
Fundación Biodiversidad
Vector Motor Control
Saint Gobain PAM
AZUD
Hach
s::can Iberia Sistemas de Medición
Grupo Mejoras
Grundfos
Agencia Vasca del Agua
Kurita - Fracta
STF
EMALSA
TecnoConverting
FENACORE
Confederación Hidrográfica del Segura
Kamstrup
ABB
Global Omnium
Sacyr Agua
IAPsolutions
Control Techniques
AECID
biv Innova
Fundación CONAMA
EPG Salinas
DuPont Water Solutions
Hidroconta
Consorcio de Aguas de Asturias
ACCIONA
DAM-Aguas
Barmatec
Aganova
VisualNAcert
Elliot Cloud
IIAMA
Catalan Water Partnership
Centro Nacional de Tecnología de Regadíos (CENTER)
SEAS, Estudios Superiores Abiertos
UNOPS
Insituform
Almar Water Solutions
Aqualia
Schneider Electric
Cibernos
Fundación Botín
Filtralite
HANNA instruments
ITC Dosing Pumps
AGENDA 21500
Miya Water
ESAMUR
Isle Utilities
ICEX España Exportación e Inversiones
Prefabricados Delta
CALAF GRUP
Idrica
Molecor
Smagua
Mancomunidad de los Canales del Taibilla
Minsait
CAF
Jornada Agricultura y Agua en Levante: Presente y Futuro

Nanofibras como alternativa para garantizar el agua purificada y depurada

  • Nanofibras como alternativa garantizar agua purificada y depurada
    Iván Camps Balabanov, investigador del Instituto de Ciencias Físicas de la UNAM.
  • Creadas en el Instituto de Ciencias Físicas, estas membranas de nanohilos son capaces de retener metales pesados, que no son contemplados en métodos convencionales.

Sobre la Entidad

UNAM
La Universidad Nacional Autónoma de México es una universidad pública mexicana, la más grande del país y de América Latina,
ABB

Un equipo de investigadores de la UNAM campus Morelos desarrolló membranas capaces de retener hasta en 98 % metales pesados presentes en el agua; estas nanofibras podrían ser una alternativa para garantizar agua purificada en escuelas, centros laborales, espacios públicos y hogares en zonas marginadas.

En México sólo 57 % de las aguas residuales urbanas se someten a tratamiento, mientras que las no tratadas se vierten “crudas” en los cuerpos de agua o son reutilizadas para riego, según la “Agenda Ambiental 2018, Diagnóstico y Propuestas”, presentado por la Universidad Nacional.

Y aunque la decantación de sedimentos (reposo del agua) y la cloración en tanques de almacenamiento son los métodos más frecuentes para el saneamiento del líquido, éstos no contemplan la eliminación de metales pesados (arsénico, mercurio, plomo, cromo o cadmio) u otros compuestos nocivos. “Esta situación favorece el consumo de agua embotellada”, refirió Iván Camps Balabanov, investigador del Instituto de Ciencias Físicas (ICF).

Ante esta situación, el Grupo de Ciencia de Materiales del ICF desarrolla un proyecto de investigación liderado por Lorenzo Martínez y coordinado por Iván Camps, en el que se dieron a la tarea de crear unas membranas electrohiladas, que contienen nanopartículas activas de hierro (Fe) y níquel (Ni).

Electrohilado con hierro y níquel

Camps Balabanov explicó el proceso de creación: “Como si fueran hilos finos que se jalan de un carrete, los nanohilos son arrastrados desde la aguja de una jeringa, que contiene la suspensión polimérica, hacia una placa colectora en donde se acumula y finalmente forma la membrana electrohilada compuesta de nanofibras”.

La formación de estos nanohilos es inducida por un campo eléctrico generado por un potencial de alto voltaje: 30 mil voltios (para poner en perspectiva, los electrodomésticos requieren de 120 V), que al cabo de un par de horas formará una membrana de 10 centímetros cúbicos.

Para que la membrana retenga los metales pesados, los investigadores sintetizaron nanopartículas cerovalentes de hierro y níquel (característica que las hace extremadamente activas con otros metales), que se agregan a la solución polimérica antes del electrohilado.

En pruebas de laboratorio, los científicos observaron que suspendida en la superficie o sumergida en el agua contaminada, la nanofibra es capaz de retener altos niveles de cromo (100 partes por millón) en un primer ciclo. “En el laboratorio podemos controlar y cuantificar correctamente el contenido del contaminante, así como determinar con exactitud cuánto metal eliminamos”.

Iván Camps subrayó que esta nanotecnología, creada en el ICF, es una alternativa para la sanidad del agua en escuelas, centros de trabajo, espacios públicos y hogares. “Cumple con todos los lineamientos de la química sostenible o 'química verde', que establece que la metodología de fabricación de nanopartículas y nanofibras no conlleven a la generación de subproductos difíciles de desechar o que puedan ser nocivos para el medio ambiente”.

En la fase final del proyecto, los expertos pretenden lograr un método simple que permita lavar y reusar las nanofibras, para maximizar su funcionalidad a mediano y largo plazos.

Redacción iAgua

La redacción recomienda

21/08/2017 · Sequía · 44.850 1
¿Escasez agua México?